El presidente está cansado de la indolencia de sus jugadores

Las cruces de Florentino Pérez dentro del vestuario por la goleada ante el Barcelona

Las palabras de Sergio Ramos sobre la llegada de Antonio Conte y su mano dura no han gustado a Florentino Pérez, que despedirá a Lopetegui, pero no se olvida de la plantilla

Foto: Ramos y Casemiro luchan contra Suárez. (Reuters)
Ramos y Casemiro luchan contra Suárez. (Reuters)

La goleada encajada por el Real Madrid en el Camp Nou, más allá del despido de Julen Lopetegui, tendrá efectos colaterales en el vestuario. Florentino Pérez terminó el partido muy enfadado por la actitud de sus jugadores, especialmente con la pasividad de alguno de los pesos pesados que pasaron inadvertidos en el Clásico ante el Barcelona, que ha terminado con el despido oficial de Julen Lopetegui.

Ha señalado a jugadores como Gareth Bale, Karim Benzema, Toni Kroos e incluso Sergio Ramos, con quien el presidente mantiene una relación de amor y odio que en los últimos tiempos suma demasiados episodios controvertidos. Florentino se ha cansado del pulso del vestuario con su persona, así lo entiende él, y lo ocurrido en el Camp Nou se convertirá en un punto de inflexión.

A Florentino, que presentará en breve a Antonio Conte como entrenador del Real Madrid, no le han hecho ninguna gracias las palabras del capitán sobre la llegada del técnico y la mano dura del italiano: "El respeto se gana, no se impone. Ni un nombre ni otro. Hemos ganado todo con entrenadores que ya conocéis, al final la gestión del vestuario es más importante que el conocimiento técnico de un entrenador”. Ramos, además, ha reprendido a su compañero Casemiro, que declaraba que "el partido ha sido un desastre y es el reflejo de la temporada que llevamos". El sevillano advirtió que "cuando llegan los momentos difíciles siempre es inoportuno opinar de esa manera”.

Ramos tiene contrato con el Real Madrid hasta junio de 2021 y su intención es terminar su carrera en el club de Concha Espina y ser el primer jugador que sale por la puerta grande del club al finalizar su carrera. Algo que no lograron ni Raúl ni Casillas. Sin embargo, el desgaste que se produjo durante las negociaciones de su renovación, sumado a declaraciones desafiantes del capitán cuestionando decisiones del club, la defensa a ultranza de Carlo Ancelotti en su pulso con la directiva tras lo cual fue destituido o el enfrentamiento por el asunto de los servicios médicos del Real Madrid, le han colocado en una postura diferente a la del presidente.

Bale, camino de la Premier

El autor del gol de la Décima es el capo del vestuario, donde la salida de Cristiano le ha dejado como único interlocutor válido del grupo. Ramos es el primero de las 'víctimas' colaterales del esperpento protagonizado por el equipo en este Clásico sin Messi, pero ni el único. Pérez se ha cansado de esperar a Gareth Bale, jugador fetiche para el presidente que no ha cumplido las expectativas de su fichaje. La salida de Cristiano permitía ganar protagonismo al galés, pero el futbolista no ha asumido el rol de jugador franquicia que tenía el portugués. Pese a que tiene contrato con el club blanco hasta junio de 2022, Pérez tiene claro que saldrá el próximo verano el jugador camino de la Premier, donde este verano ya ha sido tentado por equipos como el Manchester United.

Otro de los jugadores que sale marcado del Camp Nou es Benzema. El francés dispuso de una ocasión inmejorable para empatar el partido tras un centro delicioso desde la derecha de Lucas Vázquez, pero el delantero evidenció su falta de gol y remató alto. Karim comenzó bien la temporada, pero con el paso de las jornadas se ha ido diluyendo y mostrando su falta de pegada. En el caso del Benzema, que ya acumula nueve años en el club, tiene uno de los mejores contratos del equipo como Ramos o Bale, vínculo que le une al Real Madrid hasta el verano de 2011. Pero Florentino ha dado órdenes de buscarle club en el mercado y su indolencia en el Clásico refuerzan ese posicionamiento.

Por último esta el caso de Toni Kroos. En el club se sospecha que el alemán prepara su salida a la Premier, liga que siempre le ha parecido atractiva. El jugador se ha enfrentado a Lopetegui, quien le exigió un esfuerzo defensivo que no le hace gracia, a lo que respondió declarando en Alemania: "Yo no soy Casemiro". El técnico le mandó al banquillo ante el Levante, después de que haya realizado un pobre inicio de temporada. Desde hace tiempo en los despachos del Real Madrid se mira con lupa el rendimiento del alemán, que tiene un contrato con los blancos hasta junio de 2022 por el cual cobrará 20 millones de euros brutos por temporada, según reveló el diario 'Bild'. Florentino ha puesto incluso nombre a su sucesor, el jugador danés del Tottenham Christian Eriksen. Otros como Modric, de 33 años, parece que también tienen la puerta abierta a una salida de cara a la profunda renovación de la plantilla que planea Florentino para este verano después del estrépito protagonizado por los blancos en el Camp Nou.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios