será el primer técnico del huesca en primera

Leo Franco, de la corbata y el protocolo al banquillo del Huesca sin pasos intermedios

Leo Franco colgó hace dos temporadas los guantes en el Huesca para convertirse en director de relaciones externas y protocolo. Un año más tarde, y sin experiencia previa, pasa a ser entrenador

Foto: Leo Franco, en una entrevista. (EFE)
Leo Franco, en una entrevista. (EFE)

Los exjugadores, especialmente los buenos, siempre se encontraron un camino más corto hasta los banquillos que el resto de los seres humanos. No asegura nada haber sido agraciado con el talento de saber jugar al balón, tantos casos hay de éxito como de fracaso, pero desde tiempos pretéritos los profesionales de éxito siempre tuvieron la transición más sencilla. A Mourinho o a Machín, por poner dos ejemplos, siempre les costó mucho más llegar que a Zinedine Zidane. El último ejemplo es Leo Franco, portero en su momento del Atlético de Madrid, del Zaragoza y del Huesca, equipo del que será el primer entrenador en la máxima categoría.

Su experiencia en los banquillos es nula, su salto es mayor incluso que el de Zidane, que pasó de un palco a ser asistente de Mourinho, de Ancelotti y, finalmente, entrenador del Castilla antes de hacerse con las riendas del primer equipo sustituyendo a Benítez. También supera en el salto a Guardiola, que pasó una temporada en el filial, en Tercera, antes de dar el salto al banquillo del Camp Nou y convertirse, casi desde el primer día, en uno de los entrenadores más valorados del universo. Leo Franco ni siquiera ha pasado por alguna posición previa, a él le sueltan directamente con el primer equipo.

Leo Franco, un hombre de gran personalidad, era hasta el momento director de relaciones externas y protocolo de la SD Huesca, el equipo en el que dejó los guantes. La directiva, muy influida por José Antonio Martín Otín 'Petón', que no es el presidente pero sí un asesor con buen porcentaje de propiedad y voz autorizada, ha considerado correcto que el portero pase en dos años de defender la meta al banquillo pasando por un cargo que, en principio, tiene muy poco que ver con el fútbol.

El guardameta emula, aunque de una manera más drástica, parte del camino que recorrió Zinedine Zidane, que también era carne de palco antes de saltar a los banquillos. En su caso era asesor del presidente Florentino Pérez, una suerte de enlace entre la directiva y el banquillo. Ninguno de los dos ha salido de su club de retirada antes de enfrentarse a dirigir un equipo de Primera.

El testigo de Rubi

Franco tomará el testigo de Rubi, que después de ascender al club en Segunda ahora buscará otros retos, probablemente como entrenador del Espanyol. Sus carreras son muy divergentes, el primero tuvo una exitosa vida como futbolista, siendo portero del Atlético, el Mallorca o el Zaragoza, además de la selección argentina, mientras que Rubi se ha ido poco a poco haciendo un nombre pasando por los más diversos banquillos después de una carrera deportiva mucho más discreta.

Estos días, Leo Franco ha comentado que espera que su exequipo, el Zaragoza, también tenga un lugar en Primera División. Es un guiño a su pasado, aunque existe cierta rivalidad entre los dos equipos aragoneses, que obviamente nunca han coincidido en la máxima categoría, aunque solo sea porque los oscenses no habían logrado hasta ahora llegar a la planta más alta del fútbol español.

"Queríamos un entrenador con hambre. Leo es un hombre de fútbol y con filosofía Huesca", explicaba Emilio Vega, director deportivo del club. Franco, por su parte, parece tenerlo claro, anuncia que seguirá con el estilo de Rubi. "Es un entrenador que ha marcado una metodología en el club", aseguró en su presentación el técnico. "Está muy preparado, confiamos en su manera de ver el fútbol", zanjaba Vega.

Es, en cualquier caso, un experimento. Se puede hablar de su preparación, pero lo que es claro es que su experiencia es nula. Ha estado en muchos vestuarios, pero nunca ha tenido que organizarlos. En él confía el Huesca, un nuevo proyecto cuyo primer movimiento de ficha es poner a alguien de la casa en un banquillo, un ecosistema que desconoce.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios