el sueño truncado del jugador del valencia

La asfixiante presión para vestir a Parejo con la camiseta del Barcelona

Vuelve a brillar y sentirse importante en el Valencia bajo el mando de Marcelino. Pero Dani Parejo habría sido mucho más feliz en el Barcelona, el club que quería defender esta temporada

Foto: Dani Parejo celebra un gol marcado esta temporada. (EFE)
Dani Parejo celebra un gol marcado esta temporada. (EFE)

Cuando el último mercado de fichajes entraba en su recta final, 'Sport' desvelaba la opción de que el mediocampista madrileño se vistiera de azulgrana. Es cierto que su nombre se deslizó por los despachos de los altos ejecutivos del club blaugrana, pero cuando la campana sonó para poner el punto y final a la ventana de contrataciones, Dani Parejo se quedó donde estaba, aunque su sueño era emigrar a la Ciudad Condal. Lo tenía decidido porque así se lo garantizó el nuevo asesor deportivo al que unió su vida profesional. La operación diseñada se quedó en nada, fue un fiasco.

Su juego ha recuperado brillo, la grada de Mestalla vuelve a respetarlo y su entrenador está encantado con él. La vida de Dani Parejo transcurre con placidez en el Valencia, aunque casi de casualidad. Su plan era fichar por el Barcelona. Por eso cambió de representante de un día para otro, porque el nuevo le garantizó el viaje a Cataluña. Le transmitió que tenía —tiene— entrada directa en el club blaugrana, también que la figura de Valverde sería determinante. Ni una cosa ni la otra. Bartomeu miró a otra parte y el entrenador se lavó las manos.

Ahora vuelve a ser capitán, rinde a la perfección y la afición ya no se acuerda de los polémicos episodios que le envolvieron más de una vez. Se le ve dichoso, aunque habría alcanzado la felicidad absoluta unos kilómetros más al norte. La recta final del mes de agosto fue agobiante para el Barcelona, más para Bartomeu. Mientras el presidente peleaba por la contratación de Coutinho, el secretario técnico del club padecía. El nuevo agente de Parejo presionaba al máximo a Robert Fernández para colocar a su recién fichado cliente, al que había prometido que le vestiría de rayas azules y granates.

En la imagen, Ernesto Valverde y Robert Fernández. (EFE)
En la imagen, Ernesto Valverde y Robert Fernández. (EFE)

De André Gomes a Paco Alcácer

La presión del nuevo asesor de Parejo subió de grados por momentos. Había dado su palabra al futbolista recién captado y no le podía fallar a las primeras de cambio. Pero así fue y Dani se quedó con las ganas de enfundarse la camiseta azulgrana. Robert Fernández, según apuntan desde su entorno, acabó harto del episodio y del tenaz y asfixiante empuje del agente "No voy a volver a fichar un jugador del Valencia", llegó a decir el técnico del Barça, evocando las contrataciones de Paco Alcácer y André Gomes, fichados un año antes a precio de oro y que no han rendido como esperaba la institución.

Lo que no ofrece dudas es que Ernesto Valverde habría recibido con los brazos abiertos al futbolista de Coslada. En diciembre de 2012 aterrizó en el Valencia el ahora estratega del Barcelona. El equipo vivía por debajo de la mitad de la tabla, la crisis era galopante. En unos meses, revertió la situación y el equipo acabó en quinta posición, siendo Dani el jugador fetiche del entrenador, colocándolo por delante de la defensa, unos metros más retrasado de lo habitual. En aquella escuadra jugaban 'Parejo y 10 más' porque el Txingurri quedó prendado del juego del talentoso elemento.

Parejo y Marcelino, durante un entrenamiento del Valencia. (EFE)
Parejo y Marcelino, durante un entrenamiento del Valencia. (EFE)

50 millones de euros

Con 50 millones de euros sellados en la cláusula de rescisión de su contrato, el Valencia siempre tuvo claro que no pactaría con ningún club. Negociar con el Barcelona habría alegrado la vida del futbolista, en la misma medida que Marcelino, seguro, habría estallado de rabia. El que manda en el club valenciano en materia deportiva es el entrenador asturiano, al que se respeta, casi teme, en las altas instancias. Por algo fue despedido José Ramón Alexanco, anterior director deportivo, que apenas tenía incidencia en materia de altas y bajas. Y el mediocampista madrileño era intocable para el hombre que ha conseguido devolver, al menos por el momento, a su sitio al histórico club.

[Más noticias de fútbol]

Cuando acabe la presente temporada ya se verá qué sucede. La palabra dada al futbolista, garantizándole el cambio de club en caso de abandonar a sus ya antiguos representantes, no fue cumplida a tiempo. El desarrollo de la temporada, lo que consiga o no el Barcelona, marcará el plan a seguir. Coutinho se convirtió en una obsesión para Bartomeu y sus ejecutivos deportivos, pero el Liverpool nunca cedió. Queda por ver si la presión por colocar a Dani en el Barça se mantiene latente a lo largo del curso. Hay una promesa que cumplir...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios