es también dueño de ulloa óptico

Gafas gratis, apuestas y vetos: El estilo del nuevo 'cacique' del fútbol femenino

El presidente del Madrid Club de Fútbol Femenino ha llevado a un club fundado en 2010 a la máxima categoría, pero a muchos de sus movimientos les rodea un halo de polémica

Foto: Ulloa (i), en un acto del Madrid CFF. (@MadridCFF)
Ulloa (i), en un acto del Madrid CFF. (@MadridCFF)

El fútbol femenino está creciendo en España a pasos agigantados, y muchos quieren aprovechar este contexto para coger posiciones. Es el caso de un empresario que ha aparecido en escena sin dejar a nadie indiferente. El dueño de la mercantil Ulloa Óptico, Alfredo Ulloa, que decidió crear un club de fútbol femenino hace siete años para dar salida a su hija, acaba de irrumpir en la división de honor de este deporte con un nuevo y polémico estilo, muy alejado de la humildad propia que caracteriza a los recién ascendidos.

Ulloa mantiene unas excelentes relaciones con el presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, Francisco Díez, y de hecho visita regularmente el organismo, ya sea para pedir un campo en el que jugar, ya sea para alardear de los 400.000 euros que asegura estar dispuesto a gastarse este año en reforzar su equipo, un presupuesto que apenas superan los últimos campeones de la Liga Iberdrola, Atlético de Madrid, Fútbol Club Barcelona o Athletic Club de Bilbao.

El equipo se llama Madrid Club de Fútbol Femenino, un conjunto que nada tiene que ver con el Real Madrid Femenino, entidad inexistente, dado que de momento Florentino Pérez prefiere limitar "los valores" del gigante de Chamartín a la masculinidad. Ulloa no oculta que a él le gustaría ser esa versión femenina del 12 veces campeón de Europa, un club del que es socio desde hace años, y de hecho ha mostrado abiertamente su disposición a negociar, una invitación que de momento no ha recogido el presidente del Real Madrid.

No se había jugado aún el partido inicial de la Liga Iberdrola cuando Ulloa ya protagonizaba su primera polémica y hacía gala del que previsiblemente será su sello durante esta temporada. En concreto, el 25 de agosto, una semana antes de que comenzara el campeonato, el empresario vetó al Club Deportivo Tacón —su eterno rival en segunda división, tanto en lo deportivo como en la aspiración de convertirse en el Real Madrid femenino— en un torneo veraniego que se disputó en A Coruña.

Tras caerse uno de los equipos que iban a participar en la competición amistosa, la organización invitó al Tacón. Cuando Ulloa se enteró, se negó a participar si lo hacía el otro conjunto del madrileño barrio de Hortaleza, y así se lo transmitió al Orzán, club asociado al Deportivo de La Coruña y promotor del torneo, que no dudó en tomar por la calle del medio. Ante la cerrazón de Ulloa, los responsables de la competición comunicaron al Tacón que al final mejor que no vinieran, porque su vecino les había vetado.

Las dudosas prácticas de Ulloa, en cualquier caso, no son nuevas ni se limitan a su etapa como empresario futbolístico. El óptico fue socio del investigado en el caso Lezo Sergio Vidal Balaguer, en un caso de corrupción por unas recalificaciones urbanísticas en la localidad alicantina de Callosa de Ensarriá en 2006. El hermano de Vidal Balaguer, también socio de los dos primeros, era al mismo tiempo concejal del PP cuando el ayuntamiento aprobó la recalificación y propietario del suelo donde se iban a construir 2.000 viviendas.

Gafas gratis, apuestas y vetos: El estilo del nuevo 'cacique' del fútbol femenino

Por ahora, Ulloa ha demostrado tener unas excelentes relaciones con los actuales responsables de la Federación de Fútbol de Madrid (FFM), muy tocada tras el caso Soule, que investiga una red clientelar en torno al expresidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. Según ha podido saber El Confidencial, Ulloa ofreció a todos los empleados del organismo territorial gafas y revisiones gratuitas en sus ópticas. La FFM, por su parte, se mostró receptiva con Ulloa cuando al comienzo de la presente campaña el empresario solicitó uno de los tres campos federativos. Según admitió el secretario general de la FFM, Eduardo Jiménez, el óptico reclamó el campo, pero finalmente —tras la llamada de El Confidencial— el organismo no se lo concedió.

Tuvo que tirar Ulloa entonces de contactos para conseguir una sede que cumpliera los requisitos exigidos por la Liga Iberdrola. Y la encontró en San Sebastián de los Reyes. El empresario ha llegado recientemente a un acuerdo con el ayuntamiento de la localidad madrileña y la Unión Deportiva Sanse para utilizar las instalaciones deportivas como campo de entrenamiento y como lugar para jugar como local en cada jornada. Sin embargo, este traslado tampoco está exento de polémica ni de víctimas colaterales. La marcha del Madrid Club de Fútbol Femenino a San Sebastián de los Reyes ha conllevado que el Sanse se cargue por completo su sección femenina.

Según la entrenadora del juvenil femenino, Cristina López Hurtado, el ayuntamiento les ha hecho una "jugarreta" solo para "meter al Madrid Femenino". López Hurtado se siente "engañada" por la directiva del Sanse, que le ha pedido que mienta a las niñas diciéndoles que, "por edad, ya no pueden jugar". Su situación ahora —asegura— es muy complicada ya que, al no tener contrato y cobrar en negro, no puede reclamar nada a la entidad dirigida por Jacobo Maestre, quien trató de tranquilizarla diciéndole que no tenía de qué preocuparse, ya que su intención era comprar el Madrid Femenino el próximo año, algo que, según la entrenadora, "no tiene ningún sentido".

Ulloa y una casa de apuestas

Los negocios del empresario, por otro lado, no se limitan al urbanismo, las ópticas o el fútbol. Hasta 2010, fecha en la que creó el club, fue presidente de una mercantil denominada Regen Club, de la cual todavía es consejero, apoderado y secretario. Regen Club cuenta hoy con nueve empleados en nómina y su objeto social son las "actividades de juegos de azar y apuestas", según refleja literalmente el Registro Mercantil. La empresa reserva un espacio a la multinacional del juego Codere —que gestiona bingos, casinos, hipódromos, salas de juego o apuestas 'online'— y se encuentra físicamente ubicada en un bajo del número 149 de la madrileña calle Alcalá.

El Código Ético de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) "prohíbe" a futbolistas, entrenadores y directivos de clubes "participar, directa o indirectamente, o estar asociados de manera alguna con apuestas, loterías, juegos de azar y actividades similares o negocios relacionados con partidos de fútbol". "Tampoco tendrán relación alguna, sea esta de forma activa o pasiva, en compañías, empresas, organizaciones, etc. que promuevan, concierten, organicen o dirijan dichas actividades o transacciones", reza la normativa deontológica.

La Ley del Juego, por su parte, prohíbe con claridad en su artículo 6 apartado 2.c) la participación en los juegos de "accionistas, propietarios, partícipes o titulares significativos del operador de juego, su personal directivo y empleados directamente involucrados en el desarrollo de los juegos así como sus cónyuges o personas con las que convivan, ascendientes y descendientes en primer grado, en los juegos que gestionen o exploten aquellos, con independencia de que la participación en los juegos, por parte de cualquiera de los anteriores, se produzca de manera directa o indirecta, a través de terceras personas físicas o jurídicas".

La plantilla del Madrid CFF. (@FutFemES / @Noah_Alirangues)
La plantilla del Madrid CFF. (@FutFemES / @Noah_Alirangues)

Para más inri, el propio director general de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda, Carlos Hernández Rivera, remitió una carta el pasado 10 de noviembre al entonces presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, Vicente Temprado, en la que recordaba que la ley impide a "directivos de entidades deportivas, deportistas, entrenadores u otros participantes directos" tomar partido en apuestas deportivas. "Con el fin de garantizar la limpieza de las apuestas, se impide la participación de quienes, debido a su actividad, se encuentran en una situación de privilegio respecto al resto de participantes en las apuestas, además de poder influir en el resultado", advirtió el director general.

"El incumplimiento de esta prohibición podría suponer una infracción multada con sanciones de hasta 100.000 euros", avisó el alto cargo de Hacienda, que pidió distribuir la misiva a todos los equipos federados. "Durante las actuaciones de control llevadas a cabo por esta Dirección General, se ha podido comprobar que existe un gran desconocimiento de la citada prohibición por parte de las personas afectadas y es por ello que me dirijo a ti solicitando tu colaboración para dar la mayor difusión a esta información entre clubes, directivos, jugadores, entrenadores y otros participantes adscritos a la federación que presides; un mayor conocimiento ayudará a prevenir incumplimientos que, en su caso, podrían suponer procedimientos sancionadores", reclamó Hernández Rivera.

Según explican desde la Federación de Fútbol de Madrid (FFM), la carta fue distribuida a todos los clubes, incluido el que preside Ulloa, que esta temporada juega por primera vez en la máxima competición del fútbol español, la Liga Iberdrola, cuyos partidos aparecen en todas las gestoras de apuestas, entre ellas Codere. "La publicamos en la web y se la enviamos a los 360 clubes que tenemos afiliados, a todos los entrenadores, a todos los jugadores y a todos los árbitros", asegura el secretario general de la federación madrileña, Eduardo Jiménez, quien niega sin embargo tener conocimiento de que Ulloa esté vinculado a casa de apuestas alguna.

Un pantallazo que muestra el Levante-Madrid CFF en la web de Codere.
Un pantallazo que muestra el Levante-Madrid CFF en la web de Codere.

"Nosotros no conocemos ni tenemos por qué conocer a qué se dedican los presidentes de cada uno de los clubes", afirma Jiménez, que se limita a señalar que la Federación solo se mueve cuando recibe un requerimiento del Ministerio de Hacienda —como la mencionada carta— o cuando hay una orden judicial, como ocurrió el pasado 19 de julio, cuando agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil acudieron a las oficinas del organismo para recabar documentación en el marco del caso Soule, instruido por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Aunque El Confidencial ha tratado de ponerse en contacto con Ulloa en varias ocasiones para ofrecerle dar su versión, este ha rehusado la oferta y se ha negado a explicar los pormenores de su negocio paralelo. Sus asesores jurídicos se han limitado a señalar que "no es un operador de apuestas deportivas", y otras fuentes de su entorno aseguran que él no apuesta. Sí han accedido a hablar sobre Regen Club desde la multinacional Codere. Fuentes de esta compañía aseguran que Ulloa lo que tiene es un salón de juegos y que reserva un espacio de este a apuestas deportivas, que es la parte que gestiona Codere. Esta empresa entiende que se trata de un asunto legal, dado que estas zonas de apuestas pueden ser ubicadas incluso en lugares deportivos como estadios de fútbol.

Sea como fuere, la realidad es que la Liga Iberdrola ya está en marcha y, con ella, las apuestas vinculadas a los encuentros. Según pudo confirmar El Confidencial, desde la primera jornada los aficionados podían apostar a través de Codere a los partidos que disputaba el Madrid Club de Fútbol Femenino, como el que jugó el conjunto ahora de San Sebastián de los Reyes contra el Levante Femenino, un enfrentamiento que acabó en empate.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios