La relación entre Leo Messi y Luis Enrique sigue siendo la misma: fría
  1. Deportes
  2. Fútbol
EL TÉCNICO APENAS SE RELACIONA CON LA PLANTILLA

La relación entre Leo Messi y Luis Enrique sigue siendo la misma: fría

El FC Barcelona está, deportivamente hablando, en un gran momento. La derrota en Anoeta nada más empezar el año supuso una catarsis y, desde entonces, el

placeholder Foto: Luis Enrique y Leo Messi durante un entrenamiento en la ciudad deportiva Joan Gamper (Efe).
Luis Enrique y Leo Messi durante un entrenamiento en la ciudad deportiva Joan Gamper (Efe).

El FC Barcelona está, deportivamente hablando, en un gran momento. La derrota en Anoeta nada más empezar el año supuso una catarsis y, desde entonces, el conjunto azulgrana ha sumado once victorias consecutivas con un Leo Messi en plan estelar después de que se hicieran públicas sus diferencias con Luis Enrique. La recuperación del equipo y de la mejor versión del crack argentino no tiene nada que ver con una mejora de las relaciones entre el entrenador y la estrella. De hecho, la relación entre ambos es exactamente la misma: fría.

Nada ha cambiado en la forma entre Luis Enrique y Leo Messi. Apenas se hablan, pero en el vestuario azulgrana no lo interpretan ya como algo extraño. Se han hecho a la idea de que las cosas están así y que no van a cambiar. De hecho, el técnico no mantiene una relación próxima con ningún jugador de la plantilla y desde que tuvo el incidente con el argentino en un entrenamiento antes del partido ante la Real Sociedad, se muestra aún más distante en las sesiones. No sólo con Messi, sino con todos. A pesar de ello, el equipo ha conseguido ofrecer su mejor fútbol en los últimos partidos y los resultados son inmejorables. Mientras todo siga así, la falta de comunicación entre el técnico asturiano y la plantilla no se interpreta como un problema en el club. Porque Bartomeu conoce perfectamente cuál es la relación entre Luis Enrique y los jugadores.

El presidente azulgrana decidió intervenir personalmente después de la derrota ante la Real Sociedad, la ausencia de Messi en el entrenamiento del día de Reyes y el ruido mediático por la publicación del conflicto entre el entrenador y la estrella. Fue Bartomeu quien se reunió con el argentino y tuvo largas conversaciones con su padre para apaciguarles. Fue él también el que mantuvo reuniones con los capitanes y el que expresó a Luis Enrique la incomodidad de la plantilla por sus continuos cambios en las alineaciones. Desde entonces: once victorias, a un punto del Madrid en la Liga, con un pie en la final de la Copa del Rey y a la espera del City en la Champions.

Luis Enrique no miente cuando se le pregunta qué ha cambiado en este último mes para que el equipo haya resucitado y él contesta que nada, que todo sigue igual. Dice la verdad; él no ha variado en absoluto sus métodos. Y mientras la pelota siga entrando y el Barça logrando resultados, reinará la calma.

Leo Messi Luis Enrique FC Barcelona
El redactor recomienda