Es noticia
Menú
Contra viento y marea: el apoyo total de Mattia Binotto y Ferrari hacia Carlos Sainz
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
EL DURO GOLPE DEL RED BULL RING

Contra viento y marea: el apoyo total de Mattia Binotto y Ferrari hacia Carlos Sainz

A pesar de las presiones externas y el rendimiento en la primera parte del campeonato, Binotto ha mantenido la fe total en el español, quien ha ido ganando enteros en las últimas carreras

Foto: Sainz sufrió un duro golpe en Red Bull Ring. Pero hasta ahora ha tenido apoyo total de Ferrari (Scuderia Ferrari f1)
Sainz sufrió un duro golpe en Red Bull Ring. Pero hasta ahora ha tenido apoyo total de Ferrari (Scuderia Ferrari f1)

Mattia Binotto llegó al Red Bull Ring en medio de una profunda tormenta por la gestión de Silverstone, incluyendo la incómoda rumorología de un equipo dividido para celebrar el triunfo de Carlos Sainz. Mayor presión, por tanto, para gestionar a sus pilotos en las próximas carreras. En semejante contexto, Carlos Sainz aparecía como el eslabón más perjudicado. Pero Binotto no se arredró y mantuvo su filosofía en otro fin de semana complicado. “Sé que cuando hay órdenes de equipo, todo el mundo nos culpa porque deberíamos dejar luchar libremente, y cuando la lucha es libre, entonces deberías tener órdenes de equipo y cualquier cosa que hagas está mal”.

En honor a Binotto cabe reconocerle su apoyo público Carlos Sainz incluso cuando no estaba en los tiempos del monegasco y parecía quedar descolgado en la clasificación. Le hubiera sido más favorable seguir la corriente, pero no ha sido el caso. Con una amplísima experiencia en el equipo, Binotto conoce bien la tradicional cultura de Ferrari en torno a un líder rotundo y un segundo subordinado. Pero siempre se ha esforzado por mantener a sus dos pilotos en plano de igualdad, desde la comunicación hasta la etiqueta en la pista.

Forcejear en beneficio propio

La Fórmula 1 tiene como hito en este polémico tema la famosa rueda de prensa del Gran Premio de Alemania de 2010 y aquel famoso “Felipe, Fernando is faster than you”. El español fue acribillado después por la prensa, especialmente anglosajona, ante lo que se consideraba una afrenta al espíritu de la competición. Entonces las órdenes de equipo estaban prohibidas, al menos explícitamente.

Existen diferentes medios para defender los intereses del equipo. Los que generan mayor rechazo son aquellos que hacen perder a un piloto un resultado merecido, en beneficio de su compañero. Ferrari no ha llegado a ese punto todavía, y quizás no lo necesite. También se puede priorizar con las estrategias de pista en beneficio de uno sobre otro. MIentras tanto, los pilotos intentarán siempre forzar las situaciones en su beneficio. Como en las dos últimas carreras.

En Silverstone, el monegasco forzó esa máquina, como denunció Jacques Villeneuve al terminar la cita británica. “Leclerc habló como si hubiera sido declarado piloto líder y no lo es, incluso contractualmente. Es demasiado pronto para ello, Sainz aún tiene opciones”. El monegasco también jugó su papel al terminar la carrera sprint en el Red Bull Ring. “Mañana no podemos hacer lo mismo…” vino a decir. Manifestaba un supuesto derecho prioritario frente a Sainz, que le había disputado la posición. Aunque fue Leclerc quien más puso en peligro los intereses del equipo con un peligroso cerrojazo cuando el español le intentó adelantar por segunda vez. Antes Sainz le había dejado pista libre sin obstaculizarle cuando Leclerc intentó recuperar la segunda posición.

Sin embargo, tras la carrera sprint se comprobaría que Sainz acertaba al atacar. Leclerc se equivocó con su estrategia conservadora al dar oxígeno a Verstappen. Aunque luego pedía que “que no se hiciera lo mismo” el domingo. Es decir, que Sainz no le atacara. Tales actitudes son parte de la dinámica interna de un equipo: mientras se defienden los intereses de la organización, también es necesaria la asertividad en la defensa de los propios, procurando además mantener las formas hacia la opinión pública. Porque, aunque no lo parezca, en el seno de Ferrari también existen sus corrientes subterráneas entre ambos pilotos.

Hasta Bélgica

A la postre, es Binotto quien golpea con el martillo en la mesa, y fue muy claro en Red Bull Ring, incluso después de la carrera sprint. “Como equipo, tienes que adoptar la decisión más inteligente porque el equipo está primero, pero estoy muy contento viendo a mis dos pilotos luchar”. El responsable de Ferrari llevó a cabo la enésima defensa, tácitamente, de Sainz, confirmado la confianza en el español: “Si tuviéramos solo un piloto sobresaliente, le daríamos prioridad, pero no es la situación ahora. Nuestra estrategia es lograr la mayor cantidad de puntos para el equipo. Creemos que esta estrategia también favorece que nuestros pilotos resten puntos a los rivales, y el rival no debería ser Charles para Carlos y Carlos para Charles”.

En Silverstone se visualizó ese apoyo a las opciones del español. Binotto no escuchó la petición inicial de Leclerc para que Sainz cediera el paso, evitando un gesto lesivo e innecesario para el madrileño. En aire limpio, se comprobó luego, el monegasco no era tan rápido. Pero sí hubo orden de paso cuando lo justificaba la estrategia de control a Hamilton. Sainz accedió sin rechistar, actitud que luego valoraría Binotto. Y se escuchó luego al español cuando este consideró que la estrategia tras el coche de seguridad podía suponer la derrota de los dos pilotos de Ferrari.

En Red Bull Ring, el jefe de Ferrari defendió que no será hasta Bélgica cuando se defina la prioridad de un piloto sobre otro. “La forma en que yo lo veo: el coche más rápido en la pista es el priorizado, y creo que haciéndolo así por ahora es lo mejor en estos momentos del campeonato. Y si más adelante hay uno de los dos pilotos que tiene las mayores oportunidades, entonces daremos prioridad total, pero no es la situación ahora”, sentenciaba Binotto en la rueda de prensa oficial, “así que estoy muy contento con los dos pilotos luchando”.

Pero el abandono de Carlos Sainz quizás cambie el panorama en las próximas carreras. Fue una pésima noticia, cuando más cerca estaba de su compañero. Aún quedan dos carreras hasta agosto. Pero si en el futuro Ferrari pide a Sainz que ayude a Leclerc, el español lo hará disciplinadamente. Así ha sembrado Mattia Binotto. Como con el detalle de irse a cenar a Mónaco con Leclerc tras la decepción de Silverstone. Porque dirigir Ferrari no está al alcance de cualquiera.

Mattia Binotto llegó al Red Bull Ring en medio de una profunda tormenta por la gestión de Silverstone, incluyendo la incómoda rumorología de un equipo dividido para celebrar el triunfo de Carlos Sainz. Mayor presión, por tanto, para gestionar a sus pilotos en las próximas carreras. En semejante contexto, Carlos Sainz aparecía como el eslabón más perjudicado. Pero Binotto no se arredró y mantuvo su filosofía en otro fin de semana complicado. “Sé que cuando hay órdenes de equipo, todo el mundo nos culpa porque deberíamos dejar luchar libremente, y cuando la lucha es libre, entonces deberías tener órdenes de equipo y cualquier cosa que hagas está mal”.

Mattia Binotto Charles Leclerc Max Verstappen Red Bull
El redactor recomienda