Es noticia
Menú
La victoria de Carlos Sainz que tanto ha complicado la vida a Ferrari
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
LA POLÉMICA ESTRATEGIA EN SILVERSTONE

La victoria de Carlos Sainz que tanto ha complicado la vida a Ferrari

La decisión del equipo con el líder de la carrera, Charles Leclerc, ha levantando gran polémica al ser cuestionada como lesiva para los intereses del monegasco y el equipo en su lucha por el título

Foto: Binotto fue a hablar con Leclerc tan pronto se bajó de su monoplaza. (EFE/Shawn Thew))
Binotto fue a hablar con Leclerc tan pronto se bajó de su monoplaza. (EFE/Shawn Thew))

Era una escena un tanto singular. Mattia Binotto se fue directamente a por Charles Leclerc tan pronto como se bajó del Ferrari y antes de enfrentarse a los medios. Parecía leerle una cartilla a su piloto. Luego explicaría a los medios qué le dijo al monegasco. Pero su gesto y el dedo adminotorio eran de por sí elocuentes. Entre otras cuestiones, parecía decirle que cuidado con explotar ante los medios de comunicación. Ya hablarían más tarde.

Ferrari ganó el GP de Gran Bretaña, pero con una polémica acrecentada según transcurrían las horas. Su estrategia se abrió a todo tipo de juicios y numerosos medios italianos y extranjeros cuestionaban la decisión de mantener a Leclerc en la pista con el coche de seguridad. Si Leclerc es el piloto mejor situado en el Mundial, Ferrari desperdició la oportunidad de reducir diferencias con Verstappen por un grave error estratégico. Paradójicamente, las explicaciones de Ferrari y los hechos confirmaron que la Scuderia protegió siempre la victoria del monegasco, aunque el tiro saliera por la culata.

¿No mereció Carlos Sainz el triunfo en Silverstone, y solo fue producto del error de Ferrari? Tanta es la polémica, que Mattia Binotto volvió a saltar a la palestra el lunes por la tarde con un comunicado oficial del equipo dedicado al tema, en un intento de responder a las criticas recibidas.

"Mis sensaciones no han cambiado"

Ocon parado en la recta. Coche de seguridad. Dos Ferrari en cabeza, presionados por Lewis Hamilton, con escasos segundos para decidir antes de que los monoplazas llegaran a la entrada en boxes. ¿Qué hacer? "Nuestros dos coches estaban demasiado cerca para la doble parada. Si hubiéramos parado a Leclerc quizá los demás se hubieran quedado fuera, y quizás hubiéramos sido cuartos con neumáticos blandos y otros coches por delante. ¿Hubiéramos recuperado posiciones? No estoy seguro", explicaba Binotto al final de la prueba. Es decir, valorando todas las opciones, meter al monegasco en boxes era demasiado arriesgado.

Las decisiones estratégicas implican el análisis de factores conocidos, pero también de innumerables variables hipotéticas y escenarios fuera de su control, por ejemplo, la estrategia de los rivales. "¿Cómo defendería usted una decisión que no permitía recuperar puntos con Verstappen?", le preguntaron a Binotto el domingo. "¿Y ellos? ¿Qué hubieran hecho diferente?", contestaba el jefe de Ferrari en alusión a las críticas que podrían suscitar la actuación del equipo en el momento clave de la prueba.

Estrategias opuestas

Según Binotto, al tomar la decisión "era de sentido común priorizar al coche líder protegiendo la posición de pista. No hay nada inusual en esta estrategia, siempre priorizamos al coche líder y, por tanto, era Charles. Tenía neumáticos más frescos en ese momento, y si hubiera parado, nuestros rivales hubieran hecho exactamente lo opuesto y hubieran ganado posiciones con neumáticos duros casi nuevos. Solo piensa en Hamilton el pasado año en Abu Dabi cuando se quedó en la pista". Mercedes perdió un título en 2021 por un dilema semejante, cuando Red Bull entró en boxes con Verstappen tras el incidente de Latifi, mientras que Hamilton se convirtió en un pato sentado al quedarse en la pista. Salvando las circunstancias, Binotto parecía comparar ambas situaciones.

El responsable de Ferrari también confirmaba la estrategia con Sainz. "Decidimos poner a Carlos en una estrategia opuesta que cubriera todas las oportunidades. Si no hubiéramos hecho esta estrategia doble, arriesgábamos perder la carrera y dar la victoria a nuestros rivales". Pero el monegasco terminó precisamente adonde el equipo quiso evitar llevarle de haberle metido en boxes, es decir, el peor de los escenarios. Para ese viaje no se necesitaban tales alforjas.

Sin embargo, de vuelta a Maranello, Binotto se reafirmaba en las decisiones del día anterior. Y de las acciones de Ferrari y de sus palabras se desprendía domingo y lunes que el objetivo de la estrategia del equipo era siempre… proteger al monegasco. Fue el propio Sainz quien sacó a Ferrari de ese error, rematado por el ya famoso "Stop inventing" cuando le pidieron que ejerciese de guardaespaldas.

La visión y criterio de Sainz

Sainz jugo un papel crucial para Ferrari, un triunfo descafeinado el lunes en algunos medios italianos de renombre. Porque el madrileño estuvo despierto y con suficiente personalidad y criterio para salvar la victoria al comprender la imposibilidad defender a Leclerc como le pedían, con el riesgo de perder incluso la segunda posición. Con la perspectiva del día siguiente, Binotto valoró más si cabe el papel decisivo de su piloto.

"Carlos no ignoró la orden del equipo, en absoluto, nos dejó claro que tenía que protegerse contra la presión por detrás, y haciéndolo, protegía nuestro objetivo de quedar por delante. Como equipo, lo apreciamos y estábamos todos alineados", explicaba Binotto el lunes, cerrando cualquier tipo de fisura con los suyos. "Sin esta información interna, no entiendo cómo se podía percibir que Carlos no fuera un jugador de equipo. Pero unas vueltas antes había cambiado posiciones sin dudas ni quejas, demostrando claramente que pone al equipo primero".

En todo caso, Leclerc no podía quejarse de su compañero. Por ejemplo, en su día tampoco respetó a Sebastian Vettel en Baréin 2019 cuando, más rápido que su compañero, le pasó inmediatamente aunque el equipo le pedía que siguiera unas vueltas por detrás del alemán.

Si después del análisis del lunes internamente Ferrari llegaba a otras conclusiones con su actuación con Leclerc, Mattia Binotto nuevamente defendió a su equipo como también protegió a Leclerc al explicar su conversación con el monegasco al poco de acabar la carrera. "No soy quien para pedir cuentas a Ferrari", reconocería humildemente al terminar Leclerc, "hay que poner el foco en la victoria Carlos y no en mí". Binotto debió hacer algo más que consolar a su piloto en esa conversación con el dedo admonitorio.

¿Tuvo suerte Carlos Sainz con su victoria? ¿La mereció o fue producto de los errores del equipo con el líder? "Mis sensaciones no han cambiado desde ayer", explicaba Mattia Binotto un día después del triunfo del español, "estoy muy contento con su rendimiento, no solo en la carrera, sino durante todo el fin de semana. Su confianza sigue creciendo y gestiona las situaciones complicadas muy bien". Entre ellas, salvar la cara a Ferrari en el Gran Premio de Gran Bretaña. Dentro de la armonía que intenta mantener Mattia Binotto, Carlos Sainz y Charles Leclerc seguirán manteniendo su pugna interna para llevarse el gato al agua. Quién sabe qué puede ocurrir a partir de ahora.

Era una escena un tanto singular. Mattia Binotto se fue directamente a por Charles Leclerc tan pronto como se bajó del Ferrari y antes de enfrentarse a los medios. Parecía leerle una cartilla a su piloto. Luego explicaría a los medios qué le dijo al monegasco. Pero su gesto y el dedo adminotorio eran de por sí elocuentes. Entre otras cuestiones, parecía decirle que cuidado con explotar ante los medios de comunicación. Ya hablarían más tarde.

Mattia Binotto Charles Leclerc Max Verstappen Sebastian Vettel
El redactor recomienda