Es noticia
Menú
"¡¡No, no, no!!" La desesperación de Sainz por abandonar en el peor momento posible
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
las consecuencias de otro problema mecánico

"¡¡No, no, no!!" La desesperación de Sainz por abandonar en el peor momento posible

Lo que pudo ser un doblete fácil de Ferrari o incluso un posible triunfo del español acabó de forma abrupta. El monoplaza en llamas de Sainz también compromete gran parte de sus opciones en 2022

Foto: Las cosas se han puesto muy cuesta arriba para Sainz en Austria. (EFE/Christian Bruna)
Las cosas se han puesto muy cuesta arriba para Sainz en Austria. (EFE/Christian Bruna)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La fiabilidad (o la falta de ella) está siendo el factor más decisivo en la temporada 2022 del Mundial de Fórmula 1. Parecía darse por descontado en el noveno año de la reglamentación híbrida, pero está resultando especialmente demoledor para los españoles. Si lo de Fernando Alonso en Alpine empieza a ser de juzgado de guardia, lo de Carlos Sainz en Ferrari también resulta preocupante.

El abandono en el Gran Premio de Austria es el cuarto de la temporada. El vacío de puntos que supone al llegar al ecuador del campeonato resulta letal para Sainz, que ya no puede aspirar al título con semejante ratio de abandonos por problemas mecánicos. "Estoy sin palabras", explicó desolado Sainz. "Nada indicaba en el motor que esto [la rotura] podía ocurrir de repente". En Ferrari tienen el camino más despejado para jerarquizar a sus pilotos a partir del Red Bull Ring.

De nuevo la falta de fiabilidad

Casi simultáneamente al abandono de Carlos, Charles Leclerc tuvo problemas con el 'software' del acelerador. Lo que se aventuraba un plácido camino hacia un doblete se transformó en un angustioso final de partido pidiendo la hora. "Es una gran pérdida de puntos y de resultados para el equipo hoy", se lamentó comprensiblemente el madrileño. "El fuego habrá causado muchos daños al coche y es algo que tendremos que analizar con detalle, pero el ritmo estaba ahí. La degradación de los neumáticos era muy baja y éramos muy rápidos".

Como reconoció el propio Carlos, no le queda otra que pasar página y envainarse la frustración. Ahora todo se complica más para él, porque de lograr un resultado que lo acerque a la pomada, aumenta la distancia en el campeonato respecto a Leclerc. Y se acerca la fecha fatídica del Gran Premio de Bélgica, a partir del cual Mattia Binotto ya ha anunciado que decidirá quién liderará el equipo y quien será el que trabaje para el otro piloto.

Que Sainz rodara a apenas cuatro segundos por detrás de Leclerc cuando abandonó dejaba abierta la posibilidad de victoria ante los problemas de Leclerc en la parte final de la prueba. La dinámica de la carrera parecía reflejar un acuerdo concertado en Ferrari para evitar sobresaltos y problemas después de la reyerta entre sus pilotos el día anterior en la carrera al esprint. Porque quizá Ferrari podría haber intentado algo distinto con la estrategia de Sainz, ya que en muchas fases de la carrera parecía que el español estaba conservando sus neumáticos, y podría haberse quizás alargado más alguna parada. Pero no ocurrió. Plan de riesgo cero.

placeholder Las cosas se han puesto muy cuesta arriba para Sainz en Austria. (EFE/Christian Bruna)
Las cosas se han puesto muy cuesta arriba para Sainz en Austria. (EFE/Christian Bruna)

Se acabó la libertad para pelear

Parecían claras las instrucciones del equipo: según terminara la primera curva o la primera vuelta, quien de los dos liderara mantendría posición hasta el final (salvo problemas). La prioridad son los intereses del equipo y sería imperdonable que ambos pilotos hubieran sufrido incidentes entre sí. Más aún ante una oportunidad de oro como la del Gran Premio de Austria, donde la superioridad de Ferrari fue clara.

La frustración de Carlos y ese "¡no, no, no!" que le salió del alma implicaban algo más que la desesperación ante un abandono. Era quizá la rabia de verse forzado a asumir que quizá no haya que esperar a Bélgica. El triunfo de Leclerc le mete de nuevo en la lucha por el título y el abandono de Sainz coloca en una situación francamente difícil a Mattia Binotto. Justificar que sus pilotos puedan seguir compitiendo entre ellos le va a resultar prácticamente inasumible.

La fiabilidad (o la falta de ella) está siendo el factor más decisivo en la temporada 2022 del Mundial de Fórmula 1. Parecía darse por descontado en el noveno año de la reglamentación híbrida, pero está resultando especialmente demoledor para los españoles. Si lo de Fernando Alonso en Alpine empieza a ser de juzgado de guardia, lo de Carlos Sainz en Ferrari también resulta preocupante.

Fórmula 1
El redactor recomienda