Es noticia
Menú
Nelson Piquet o cuando en el pecado va la penitencia de ser el 'asshole' de la Fórmula 1
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Declaraciones poco diplomáticas

Nelson Piquet o cuando en el pecado va la penitencia de ser el 'asshole' de la Fórmula 1

La enorme polémica suscitada por la condena a las palabras del campeón mundial, acusado de racista al criticar a Lewis Hamilton, no es casual ni por el protagonista ni por el momento

Foto: Nelson Piquet, hace cinco años en Budapest. (Reuters/Bernadett Szabo)
Nelson Piquet, hace cinco años en Budapest. (Reuters/Bernadett Szabo)

Detrás de una buena polémica generada por unas declaraciones fuera de lugar, si de alguien no sorprenden, es del tricampeón mundial de Fórmula 1 Nelson Piquet. Toda la vida fue un deslenguado, pero sigue dando motivos de qué hablar por las razones equivocadas. La última salida de tono fueron unas declaraciones pronunciadas el año pasado (sí, sí, el año pasado) en donde se refirió a Lewis Hamilton como "el negrito".

Los comentarios que analizaron el choque entre Hamilton y Max Verstappen en el pasado Gran Premio de Inglaterra se realizaron en el pódcast del periodista Ricardo Oliveira. Traducidos literalmente del portugués, decían así: "El negrito [Lewis Hamilton] le metió el coche y no le dejó desviarse. Senna cuando chocó parecido con Prost no hizo eso, él siguió recto. El negrito dejó ir al coche porque no hay forma de que por aquella curva pasaran dos coches. Él hizo una guarrada y su suerte fue que el único que se jodió fue Verstappen, pero le hizo una puta guarrada".

Foto: El piloto británico Lewis Hamilton. (David Kirouac/USA TODAY)

Salta a la vista que por el lenguaje empleado la charla era bastante poco formal. Esto no justifica en absoluto el lenguaje empleado por el piloto brasileño, pero explica también el contexto en que se dio. Un comentario que, casualmente, ha rescatado un medio de comunicación británico casi un año después. Casualidad también en vísperas del Gran Premio de casa del piloto ofendido, Lewis Hamilton. Y ya saben ustedes que en la vida en general, pero, de forma especial, en la Fórmula 1 casi nada, o más bien nada, es casual.

Confluyen dos y hasta tres elementos en este escándalo que se ha organizado alrededor de Nelson Piquet. En primer lugar, de nuevo la Fórmula 1 impone su visión, su moral y su percepción anglosajona al resto del mundo. En segundo lugar, Nelson Piquet era la diana perfecta para esta campaña en favor de Lewis Hamilton, porque su historial y colección de exabruptos es extenso, legendario y, por supuesto, bien conocido. Por último, no olvidemos que Kelly Piquet, la hija de campeón brasileño, es la novia de Max Verstappen, el rival que 'robó', según el público británico, el mundial a Lewis.

Un escándalo quizá no tan casual

En el portugués de Brasil, 'neguinho' (negrito) no es el término más ofensivo a nivel racista, como se ha querido hacer ver desde el Reino Unido. Efectivamente, la referencia al color de piel de Hamilton sobraba totalmente en el comentario de Piquet, pero no tiene la misma connotación de insulto que se afirma desde la prensa anglosajona. Por poner un ejemplo, en Brasil, el término mulato está peor visto. Valga esta explicación para darse cuenta de que, sin ser justificable, el historial del piloto brasileño demuestra que este escándalo no es tan espontáneo como parece. Aquí hacemos una recopilación de su abuso verbal hacia sus rivales para dar perspectiva al asunto y hacernos una idea también del personaje.

Así habló sobre Nigel Mansell: "Es un idiota veloz. Para mí, el mejor momento de 1987 fue cuando se dio el golpe en Suzuka (un accidente que lo llevó varios días al hospital)". Otro de sus comentarios hacia él fue: "Mansell tiene las 2 mujeres más feas de la Fórmula 1. Una es su esposa y la otra es la estatua de su esposa que ha hecho y colocado en su jardín".

Así habló sobre Alain Prost:"¿Alain el profesor? Será si de lo que se trata es de meter mierda en la Fórmula 1". Y también declaró contra Gilles Villeneuve: "Gilles lleva un casco de una talla más pequeña de su cabeza, porque claramente su cerebro no riega bien".

placeholder Nigel Mansell, en un evento en 2016. (Reuters/Neil Hall)
Nigel Mansell, en un evento en 2016. (Reuters/Neil Hall)

Los comentarios sobre otros pilotos

Así habló sobre Riccardo Patrese: "Patrese es un llorica y pierde carreras sin sentido como el piloto inútil que es". Tampoco se quedó corto cuando valoró a Ayrton Senna: "Su negocio son los chicos, no le veo nunca con mujeres. A mí me gustan las mujeres y a él parece que no. Por supuesto que soy mejor piloto que Ayrton Senna. ¡Estoy vivo!"

Como pueden ver, es difícil encontrar en otro piloto de la historia una colección similar de ataques machistas, homófobos y desagradables. La cuestión es que, como siempre lo decía a la cara, se le toleró, porque es cierto que no tenía una doble personalidad. Era así de faltón e irreverente. Por otro lado, además de ser un piloto excepcional, cumplía a la perfección el papel de chico malo. Ese que a la Fórmula 1 le viene tan bien.

"Sí, es verdad, digo exactamente lo que pienso y luego me arrepiento. Pero es que si pensara demasiado todo lo que digo, me convertiría en Emerson (Fittipaldi) que solo habla bien de todos", afirmó el piloto brasileño en una entrevista. Sinceridad sin faltar la pulla de turno. Nelson en estado puro. Quizá por esa forma de ser, alguien que tiene los mismos tres títulos mundiales que Ayrton Senna o uno más que Emerson Fittipaldi, no es precisamente muy querido en su país natal, Brasil. Ni tampoco es alguien que sea especialmente apreciado en el paddock de Fórmula 1, donde parece ser que se le va a denegar el acceso. A menos que se disculpe públicamente ante Lewis Hamilton.

El fatídico 'crashgate'

Probablemente, esto no sea algo que a Piquet le quite el sueño, porque desde el 'crashgate' de Singapur 2008, en el que estuvo involucrado su hijo Nelsinho, se prodiga bastante poco por los Grandes Premios de Fórmula 1. El que fuera campeón mundial en 1980, 1983 y 1987 ha hecho saber en numerosas ocasiones lo que detesta la hipocresía del paddock. Cada vez que habla, se nota que tiene varias heridas sin cerrar y que probablemente no se cerrarán nunca. Una de ellas es con el ofendido en cuestión, Lewis Hamilton, que era contemporáneo de su hijo Nelsinho en su progresión a la Fórmula 1 y luego han tenido un éxito tan dispar.

Sin embargo, la verdadera causa del desapego es que fue que el propio Piquet quien reveló que su hijo se estrelló a propósito para propiciar la victoria de Fernando Alonso en Singapur 2008, lo que le hizo persona non grata para gran parte del mundillo de la Fórmula 1. No le faltaba razón que los métodos de Flavio Briatore y la presión que ejerció sobre su hijo para que cometiera aquel vergonzoso acto son más que censurables, pero no es menos cierto que por acción u omisión permitió y calló durante mucho tiempo aquel asunto. Actuar por despecho solo cuando Briatore despedía de malos modos a su hijo del equipo, le quitó para los restos la credibilidad y aprecio del paddock. Algo así como la penitencia final de haberse siempre comportado, como decía de él Ron Dennis, como un 'asshole' (este sí, un insulto británico en toda regla).

Detrás de una buena polémica generada por unas declaraciones fuera de lugar, si de alguien no sorprenden, es del tricampeón mundial de Fórmula 1 Nelson Piquet. Toda la vida fue un deslenguado, pero sigue dando motivos de qué hablar por las razones equivocadas. La última salida de tono fueron unas declaraciones pronunciadas el año pasado (sí, sí, el año pasado) en donde se refirió a Lewis Hamilton como "el negrito".

Fórmula 1
El redactor recomienda