Es noticia
Menú
El Fernando Alonso más filosófico ante el agujero negro al que se enfrenta
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
tres motores para todo el año, sin penalizar

El Fernando Alonso más filosófico ante el agujero negro al que se enfrenta

Con dos motores tocados en los dos primeros grandes premios, Alonso afronta una temporada complicada de seguir el ritmo de fiabilidad de la nueva unidad de potencia gala

Foto: Fernando Alonso mantiene en esta nueva etapa de su carrera una gran discreción pública (AlpineF1)
Fernando Alonso mantiene en esta nueva etapa de su carrera una gran discreción pública (AlpineF1)

Alain Prost avisó sobre un problema de fiabilidad con el nuevo motor Alpine antes de comenzar la pretemporada. En Montmeló, Fernando Alonso sacó a colación el tema de la adaptación del propulsor al nuevo porcentaje de biocombustible, dejando entrever entre líneas que había sido -o era- un problema para el fabricante. Un problema hidráulico, según el equipo, terminó prematuramente la sesión el tercer día con el A522 envuelto en una enorme nube de humo.

Alonso perdió varias horas en Shakir por un problema en la parte trasera de su monoplaza, aunque no se dieron explicaciones al respecto. El español reconocía tiempo más tarde que del problema con los neumáticos durante la carrera de Bahréin también sufría con el motor. El viernes de Jeddah hubo que cambiarse esa unidad de potencia. Otra, el domingo en carrera. Cierto es que todos los picotazos han ido a la misma cresta, pero Alpine está sufriendo con su propulsor a tenor de los hechos.

Un motor tocado en cada uno de los dos primeros grandes premios siquiera vió en los tiempos de Honda. Alonso podría empezar pronto penalizar con semejante ritmo de averías, ya que son tres los motores a utilizar por temporada sin penalización. De momento, el español mantiene un perfil bajo frente al pasado a pesar del impacto que podría suponer este factor.

Un cambio radical

Tras esperar a la entrada en vigor del nuevo reglamento, Renault retrasó la entrada en juego de una unidad de potencia radicalmente distinta a la anterior con la cámara de combustible, el ERS, el turbo, y su reposicionamiento, en la línea de Mercedes, Honda y Ferrari. Un gran salto cualitativo que, por lo visto en los primeros grandes premios, se corresponde en prestaciones, aunque no en fiabilidad. Que dos motores caigan en un mismo fin de semana no es normal en la Fórmula 1. Sí preocupante cuando se trata de una nueva unidad de potencia.

Como reconoció en su día Alan Permane, director de operaciones en pista, el motor francés rodó ‘desinflado’ en Montmeló. Si el equipo decidió subir el pistón el último día, hubo que hacer las maletas. Un manguito del sistema hidráulico creo el problema, nada relativo a la unidad de potencia, fue el mensaje oficial. Al margen de los posibles -y hasta lógicos- problemas de juventud en la pretemporada de Shakir, una semana después el motor de Alonso renqueó en carrera. Antes de los primeros libres en Jeddah hubo de ser sustituido debido al sellado de una junta de la cámara de combustión. El motor fue enviado a Viry. En el gran premio, Alonso tuvo que abandonar. Es decir, dos motores, en dos grandes premios.

Problemas periféricos

En principio, se desconoce si Alpine podrá utilizar el motor desmontado el viernes durante la temporada sin penalizar. El del domingo sí fue costoso, tanto en términos de puntos- Alonso tenía el sexto puesto en la mano- como del propio motor en sí. Como propio Laurent Rossi reconoció en la revista Autohebdo francesa, la bomba de agua fue la culpable. “Esto condujo a un defecto de refrigeración y, posteriormente, a una cascada de cosas: el motor se refrigeró menos, el aceite se calentó, etc., creando más preocupaciones. “Fernando pudo continuar conduciendo y el motor estaba funcionando, pero obviamente en condiciones menos que ideales. Preferimos detenerlo. La bomba de agua había fallado. El problema es que este accesorio está integrado en el motor. La bomba de agua terminó desintegrándose y entrando en el motor”.

Rossi volvía a insistir que los problemas en la unidad de potencia, como en Montmeló son periféricos. “Este es un problema de juventud con los nuevos elementos que están funcionando por primera vez y que aún no hemos tenido la oportunidad de validar todos, como es el caso del resto de los equipos. La ventaja es que no es ni estructural ni intrínseco. No se debe cuestionar el motor en sí, su diseño o las elecciones arquitectónicas realizadas, porque el motor hace lo que se espera de él». Pero no llevar un coche a la meta.

Cerrar filas con el equipo

Si la unidad de potencia de Shakir fuera utilizable, Alonso aún contaría con dos unidades más. Pero con veinte carreras por delante no importa si la avería es central porque el resultado y riesgos es el mismo: penalizar pronto o frecuentemente a este ritmo. Alonso no ha levantado la voz ante un problema que podría condicionar, sobre todo, la segunda parte del campeonato. Como también se ha mantenido discreto sin dar relevancia a su duelo con Esteban Ocon en Jeddah, tanto por la primera maniobra del francés frente al muro de boxes, como por la estrategia del equipo al gestionar el duelo de ambos. "Tuvimos una competición justa y emocionante en Arabia Saudí y también en Bahréin. Tenemos mucho respeto entre nosotros y el equipo también reconoce esto. Competimos y nos acercamos en algún momento, pero todo estaba bajo control y al final somos pilotos". Explicaba antes del GP de Australia.

Y por supuesto, Alonso sigue enfocado en los signos esperanzadores mostrados por Alpine. “Estamos en el mismo campo de juego que los otros, podíamos luchar en las rectas con otra gente, tanto aquí como en Bahréin” explicaba tras la pasada carrera. “Merecemos estar más arriba en la clasificación tras las dos primeras carreras. Nuestro coche ha sido bueno y el rendimiento también lo ha sido en los fines de semana". El A522 tendrá otra prueba de fuego en Melbourne. Porque el trazado de Shakir se atragantó a pesar de que ambos monoplazas entraran en los puntos, beneficiados por los abandonos de Red Bull y Alpha Tauri. Pero en Jeddah ofreció un panorama totalmente opuesto, solo oscurecido por el problema en el motor del español. Evidentemente, no es el Fernando Alonso del pasado.

Alain Prost avisó sobre un problema de fiabilidad con el nuevo motor Alpine antes de comenzar la pretemporada. En Montmeló, Fernando Alonso sacó a colación el tema de la adaptación del propulsor al nuevo porcentaje de biocombustible, dejando entrever entre líneas que había sido -o era- un problema para el fabricante. Un problema hidráulico, según el equipo, terminó prematuramente la sesión el tercer día con el A522 envuelto en una enorme nube de humo.

Fernando Alonso Fórmula 1 Alain Prost
El redactor recomienda