Es noticia
Menú
El genio en la sombra detrás del gran éxito de Ferrari "más creativo que Adrian Newey"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Rory Byrne sigue entre bastidores

El genio en la sombra detrás del gran éxito de Ferrari "más creativo que Adrian Newey"

Uno de los tres grandes diseñadores de la F1, Byrne fue uno de los artífices de la mejor época de Ferrari. Desde su retirada fue consultor, y ha sido parte del éxito de actual F1-75

Foto: Carlos Sainz en plena acción. (EFE/EPA/Ali Haider)
Carlos Sainz en plena acción. (EFE/EPA/Ali Haider)

"Como coche, me gustó cuando salió, desde el principio. Tenía una pinta limpia. Primero, Rory Byrne es un genio. Siempre lo ha sido. Aunque nadie lo conozca, es tan bueno como Adrian Newey, por no decir que hasta más creativo. Siempre ha estado en la sombra, y lleva mucho tiempo trabajando en este coche". Hace dos semanas, Joan Villadelprat sacó a la luz en este medio la figura de uno de los diseñadores más exitosos de la Fórmula 1 para atribuirle las medallas que le corresponden en el actual F1-75 de Ferrari.

¿Ha vuelto el genio sudafricano a la Fórmula 1? Nunca se fue, porque Ferrari nunca llegó a soltar totalmente a uno de los artífices de su mayor gloria en los tiempos de Michael Schumacher. Sin embargo, esta nueva era de la Fórmula 1 se convirtió en el lienzo ideal para que Byrne dejara de nuevo su sello. Una firma que solo en Ferrari conocen, porque el equipo italiano cuenta con un sólido equipo técnico del que Byrne es solo asesor. No obstante, al escuchar a Villadelprat cabe imaginar al sudafricano moviendo sutilmente la muñeca de quienes dibujaron los trazos del F1-75. Una pista: su monoplaza favorito de todos los tiempos es el Lotus 79, el primer 'wing car' auténtico, la base aerodinámica de esta nueva generación de monoplazas.

placeholder Rory Byrne ha estado detrás de la singular respuesta de Ferrari al nuevo reglamento. (Scuderia Ferrari)
Rory Byrne ha estado detrás de la singular respuesta de Ferrari al nuevo reglamento. (Scuderia Ferrari)

Un Erasmus a lo grande

¿Es Rory Byrne uno de los tres diseñadores más grandes de la historia de la Fórmula 1? Sin duda. Su atractivo no solo reside en su talento autodidacta, sino en el perfil y biografía tan singular y típica como la que acompañó a los pioneros de la Fórmula 1. ¿Cómo un químico sin estudios técnicos, nacido en el sótano del globo terráqueo, fue capaz de diseñar los monoplazas más brillantes?

Cuando Fernando Alonso ganó su primer título en 2005, fue el primer campeonato ganado en 14 años por un coche no diseñado o por Adrian Newey o Rory Byrne. El sudafricano cerró su ciclo en la Fórmula 1 para irse a vivir a Tailandia. Pero Jean Todt se lo impidió. Hoy, Mattia Binotto le mantiene como asesor tras la reestructuración técnica del pasado año en Maranello. Enrico Cardile, David Sanchez… Y como 'magister', de nuevo, Byrne. "Serán la base del desarrollo del nuevo coche", anunció a bombo y platillo Binotto. Byrne, 78 años…

La trayectoria humana y profesional del 'pretoriano' (nació en Pretoria, Sudáfrica) conjuga el talento, la personalidad y el espíritu aventurero que comparte con otros personajes que contribuyeron a construir la Fórmula 1, a través de un singulares peripecias vitales. Sin embargo, Byrne estudió Química Industrial, aunque desde adolescente se aficionó a los planeadores de modelismo sin motor, hasta convertirse en campeón del mundo con su hermano. Pero en su juventud fue atrapado por el virus de las carreras. Al comprender que como piloto su futuro era modesto, se volcó en meter mano a los vehículos de competición. En 1973 vendió su empresa de recambios automovilísticos. Y siguió a Gran Bretaña a uno de los pilotos para los que trabajaba en Sudáfrica. Un Erasmus a lo grande.

placeholder El Lotus 79, el monoplaza favorito de Rory Byrne, y pionero de los 'wing car'. (Imago)
El Lotus 79, el monoplaza favorito de Rory Byrne, y pionero de los 'wing car'. (Imago)

El coche de Senna

Byrne vivió y durmió en un autobús aparcado en una calle, con esa vida bohemia que seguían quienes emigraban al Reino Unido en busca de sueños. Era una época de dietas de "café y cigarrillo". De unos años 70 de Fórmula 1. De aguantar horas interminables de trabajo solo remuneradas por la droga de la competición.

En principio dedicado a la Formula Ford, Byrne conoció en 1977 a Alex Hawkridge (con quien se enganchó al buceo, una de sus grandes pasiones) y Ted Toleman, dueño de uno de los mayores grupos de transporte de Europa, y como 'quemado' de las carreras, del Toleman Group Motorsport. Su talento destacó tan rápidamente como un corcho flotando sobre el agua y Byrne fue responsable de diseñar el Formula 2 con el que arrasaron en el campeonato en 1982. El siguiente paso, era evidente: el Toleman-Hart TG181 de Fórmula 1. Ninguno de los dos coches del equipo se clasificó durante los ocho primeros grandes premios. Y Byrne se volvió loco para entender su singular monoplaza. Dos años después, Senna debutó con el TG183 con el que casi gana el famoso Gran Premio de Mónaco de 1984.

placeholder Rory Byrne fue el artífice de los monoplazas que dieron a Schumacher sus cinco títulos con Ferrari. (Reuters/Leonhard Foeger)
Rory Byrne fue el artífice de los monoplazas que dieron a Schumacher sus cinco títulos con Ferrari. (Reuters/Leonhard Foeger)

El destino tailandés

Byrne no era ingeniero de formación, pero sí un artista en conseguir el coche más ligero posible, con la mayor rigidez y el mínimo 'drag'. Cuando Toleman acabó agotado financieramente en la Fórmula 1, entraron en juego Benetton, Ross Brawn y Michael Schumacher. Aquel grupo, con Joan Villadelprat como director deportivo, era un grupo de geniales 'rompicoglioni' con un patrocinador irreverente e iconoclasta que desbancó a la nobleza de la Fórmula 1. Lógicamente, acabaron todos más tarde en Ferrari tras lograr dos títulos con el piloto alemán. Antes, cuando Schumacher marchó a la escudería, Byrne se echó a un lado para seguir con una de sus grandes pasiones.

Byrne quería aprender tailandés pensando en el retiro en su paraíso del buceo. Cuando buscó profesores, acabó en un restaurante tailandés donde conoció a una camarera tailandesa, Pornthip, quien finalmente se convertiría en su esposa. Buceador e instructor, el sudafricano quiso montar una escuela en Pukhet, uno de los paraísos del buceo. Sin embargo, Jean Todt le hizo una oferta irrechazable en Ferrari para seguir a Schumacher. Montezemolo le prometió un deportivo de la marca si diseñaba un coche ganador del campeonato. Ferrari lo consiguió por primera vez desde 1979 con un monoplaza diseñado por Byrne. Se llevó dos 360. El resto es historia bien conocida.

placeholder El rey Juan Carlos junto a Michael Schumacher. (Reuters/Albert Gea)
El rey Juan Carlos junto a Michael Schumacher. (Reuters/Albert Gea)

"Si algo que no me gustaba..."

Trabajador de jornadas interminables, como él mismo reconoce, obsesionado por diseñar un coche ganador, solo se permitó viajes relámpago para bucear. Hasta que retomó su plan original en Tailandia en 2004 tras el último título de Schumacher con Ferrari. Tenía 60 años. Pero llegó otra oferta de Montezemolo. 100 días en Italia como consultor, magníficamente remunerados en Maranello, y el resto, desde Tailandia. Y si veía algo que no le gustaba, lo decía. Hasta hoy.

Además del buceo, Byrne creó un centro de salud, fruto de su experiencia personal en la lucha contra su cáncer de próstata. Para evitar los medios invasivos de la terapia, se sometió a un régimen experimental que le cambió la salud. Se volvió loco con el golf cuando una lesión de rodilla le impidió correr. Durante este tiempo, ha seguido metiendo mano a los Ferrari de Fórmula 1. El F1-75 es una respuesta única al nuevo reglamento y Rory Byrne, según Joan Villadelprat, tiene mucho que ver en ello.

"Como coche, me gustó cuando salió, desde el principio. Tenía una pinta limpia. Primero, Rory Byrne es un genio. Siempre lo ha sido. Aunque nadie lo conozca, es tan bueno como Adrian Newey, por no decir que hasta más creativo. Siempre ha estado en la sombra, y lleva mucho tiempo trabajando en este coche". Hace dos semanas, Joan Villadelprat sacó a la luz en este medio la figura de uno de los diseñadores más exitosos de la Fórmula 1 para atribuirle las medallas que le corresponden en el actual F1-75 de Ferrari.

Fórmula 1
El redactor recomienda