El agujero negro de Austin y cómo Fernando Alonso vuelve a cuestionar a los comisarios
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
GP DE ESTADOS UNIDOS

El agujero negro de Austin y cómo Fernando Alonso vuelve a cuestionar a los comisarios

En el peor fin de semana del año para Alpine, el español volvía a cuestionar la consistencia de los comisarios por una decisión que perjudicó su remontada, frustrada por un alerón roto

Foto: Que Raikkonen no fuera obligado a devolver la posición sulfuró al español. (EFE)
Que Raikkonen no fuera obligado a devolver la posición sulfuró al español. (EFE)

Lo que mal empieza, mal acaba: el resumen del GP de las Américas para Fernando Alonso y el Alpine. Austin se le atragantó al A521. Por primera vez en 16 carreras, ningún monoplaza francés entraba en los puntos. Primera ocasión también en que se retiraron los dos pilotos. En el caso del español, con una singular avería: el alerón trasero roto. No abandonaba desde Bahrein. Austin se convirtió en un agujero negro para Alpine. Con polémica incluida, en una carrera que se llevó Max Verstappen sobre Lewis Hamilton.

Alonso se mostró correoso y combativo en la carrera americana, con un A521 que mejoró respecto a los dos días anteriores. También con la radio y al bajarse del monoplaza, cuando ondeaba de nuevo la bandera de su cruzada personal contra la inconsistencia de los comisarios de la Fórmula 1. De nuevo, dará que hablar en los próximos días, como en Sochi y Estambul. "Venimos a Estados Unidos y les ofrecemos a los aficionados un 'show' que no merecen". Ouch.

"No creo que fuera una de las mejores carreras, porque el fin de semana no fue bueno para nosotros en rendimiento, no arreglamos nuestros problemas", resumía al final del Gran Premio, rechazando que su remontada antes de abandonar, hasta casi entrar en los puntos, fuera una de sus actuaciones más destacadas este año. "Es cierto que en carrera iba mejor y, cuando sales último con muchos neumáticos nuevos, parece que eres rápido y puedes recuperar muchos puestos. Pero, en general, ni fuimos tan competitivos como en las dos últimas carreras ni terminamos con ninguno de los dos coches, pues me tuve que retirar con el alerón roto". Pero, de no haber abandonado, posiblemente su discurso hubiera sido otro, y más duro si cabe contra ese doble rasero que tanto denuncia.

"¿Está bien para Raikkonen?"

El viernes, Alpine no sabía cómo coger a su monoplaza por las riendas hasta el punto de sacrificar el fin de semana de Alonso con el cambio de motor. Gran decisión, visto lo visto. Austin quizá fuera el peor circuito del año para el monoplaza francés. "En carrera, el coche iba mejor, me sentí más competitivo, era más rápido que los Alfa, los Aston, Tsunoda... Cosas que en los libres no nos hacían ir rápido y que hoy sí. Pero no ha sido tan bueno como Sochi y Estambul. Quizá por los baches, las suspensiones son más específicas aquí por sus características, son cosas que no acertamos y tenemos que analizar". Pero hubo remontada hasta llegar al incidente con Kimi Raikkonen que condicionó lo que vendría después

Fernando dejó sin espacio al finlandés cuando le intentaba adelantar. Raikonnen se fue por el exterior, mantuvo el pie abajo y superó al español. Alonso reclamó por radio que Raikkonen le devolviera la posición. No fue el caso y, además, perdió segundos cruciales cuando se acercaba a la décima posición. Llegó luego el duelo con Giovinazzi en el que se invirtieron los términos: el español forzó la maniobra y se salió de la pista, pero adelantó al italiano. Parecía una repetición de la primera curva en Sochi, cuando Alonso deliberadamente se salió de la pista para no perder posiciones y repetir conductas similares de otros rivales no sancionadas.

Fue entonces, adelantado Giovinazzi, cuando el equipo intentó hábilmente equiparar la maniobra de Raikkonen con la de Alonso en comunicación con el director de carrera: "¿Puedo confirmar que podemos adelantar fuera de la pista si vamos por ahí?", se preguntó por la radio en un diálogo con tono irónico por parte de Alpine. Exactamente lo mismo que había hecho Raikkonen. "No", fue la respuesta de Michael Masi. "Es lo que hizo Raikkonen", insistieron en Alpine. "No, no está 'OK", repitió el director. "¿Y entonces está bien para Raikkonen?", respondían desde el equipo. Tal y como Alpine presentó el tema, era una invitación a que Masi impusiera el principio de autoridad. Así fue. Alonso tuvo que ceder la posición al italiano, a diferencia de Raikkonen con el español.

"El tema caliente"

Al terminar la carrera, Alonso volvió a reivindicar su postura por la falta de consistencia de los árbitros. "Hubo el mismo incidente en la primera vuelta. Lando, en la curva 12, adelantó a Sainz y le sacó, que retomó la posición y estuvo bien. De alguna manera, fuerzas a alguien a que se salga cuando frenas por el interior y, si están por fuera, tienen que decidir si levantan el pie o siguen acelerando, que es lo que hicimos Giovinazzi, Sainz y yo. Entonces, tienes que devolver la posición, pero Kimi no, por eso pensé que no es consistente. Perdí 10 segundos con estas cosas y la posibilidad de puntos se fue, pero no estoy muy enfadado porque solo era un punto. Luego tuvimos la rotura de alerón, así que no cambió nuestra carrera, no es un problema". ¿Y si no hubiera abandonado?

La pregunta era inevitable. Al igual que en Sochi en aquella primera curva: ¿forzó Alonso la situación con el italiano para poner contra las cuerdas esa falta de consistencia para aplicar las normas y según quién? Alonso negó que buscara la provocación a los jueces. "Cuando adelanté a Antonio, frené muy tarde y perdí la curva en la salida. Así que, cuando el equipo me dijo que tenía que devolver la posición, pensé que era lo adecuado, me parecía lo lógico. Frené demasiado tarde. Si ahí hubiera habido un muro no hubiera frenado tan tarde, así que saqué partido de frenar tan tarde y tuve que devolver la posición. Desafortunadamente ya estaba tres segundos por delante y perdí mucho tiempo, pero entendí la decisión. Giovinazzi hizo lo mismo y me tuvo que devolver la posición. Vuelvo a mi punto original con Kimi. Pero no, no intentaba demostrar nada, solo intentaba recuperar posiciones, y lo intentamos".

Pero escondía una mano y tiraba la piedra con la otra. "Las reglas son muy claras, solo hay que ponerlas en su sitio. En el fútbol, si tocas el balón con la mano en el área, es penalti, no hay clarificación de las reglas. Solo decides que es penalti, porque si no todo el mundo cogerá el balón con la mano. No hace falta modificación, solo aplicar la regla en la situación. Pero depende de quién lo hace. En Sochi, perdí la primera curva y el jueves era el tema más caliente. Aquí, sin forzar a la gente, hubo tres coches que se salieron en la primera curva por decisión propia, así que veremos si en México vuelve a ser un tema caliente o todo está bien porque Fernando no se salió de la pista". Fernando Alonso, como siempre, fiel a sí mismo.

Lo que mal empieza, mal acaba: el resumen del GP de las Américas para Fernando Alonso y el Alpine. Austin se le atragantó al A521. Por primera vez en 16 carreras, ningún monoplaza francés entraba en los puntos. Primera ocasión también en que se retiraron los dos pilotos. En el caso del español, con una singular avería: el alerón trasero roto. No abandonaba desde Bahrein. Austin se convirtió en un agujero negro para Alpine. Con polémica incluida, en una carrera que se llevó Max Verstappen sobre Lewis Hamilton.

Fernando Alonso Fórmula 1 Kimi Raikkonen
El redactor recomienda