El debut de Alex Palou en los óvalos que ni el mismo Fernando Alonso hubiera querido
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
CORRERá TODO EL CAMPEONATO EN USA

El debut de Alex Palou en los óvalos que ni el mismo Fernando Alonso hubiera querido

Alex Palou debuta este fin de semana en el IndyCar americano, el primer campeonato que arranca en la pandemia. Apenas podrá conducir antes del GP. Su entrada a EEUU, complicada

placeholder Foto: Alex Palou debuta este fin de semana en el IndyCar americano con el 'Dale Coyne Racing with Team Go' en el óvalo de Texas (Twitter Alex Palou)
Alex Palou debuta este fin de semana en el IndyCar americano con el 'Dale Coyne Racing with Team Go' en el óvalo de Texas (Twitter Alex Palou)

Alex Palou será el primer piloto español que entre en acción en 2020. El IndyCar americano inicia su andadura a pesar de la crisis del coronavirus en Estados Unidos. El catalán debutará este próximo fin de semana con el equipo Dale Coyne Racing en el óvalo de Texas. Sin embargo, Palou ha vivido una auténtica odisea para entrar a Estados Unidos y realizará un debut que no hubiera deseado ni el mismísimo Fernando Alonso.

Porque Palou se enfrenta a un desafío mayúsculo: debutar en uno de los circuitos más rápidos y peligrosos del mundo, sin prácticamente experiencia previa en los ovales. Si Alonso disfrutó de casi un mes de preparación intensiva, Palou ha vivido confinado estos dos últimos meses bajo la incertidumbre de saber si podría entrar o no en Estados Unidos. En su caso, será como volver a pilotar, pero con una mano atada a la espalda.

"Dos meses agobiado en casa"

“Madre mía, ha sido una locura, la verdad” arranca Palou en conversación en exclusiva con El Confidencial. “Desde que volvía de Costa Rica (a España) hemos tenido que hablar con todo el mundo: el equipo, el campeonato… no encontrábamos la manera de poder entrar”. El tema empeoró tras un decreto oficial para deportistas de élite: el deporte del motor había quedado fuera. Incluso con su visado de entrada en orden, Palou veía evaporarse su debut en el IndyCar: “He estado dos meses agobiado, metido en casa en España, pensando que me perdía la primera carrera. Decidimos como última opción viajar a Mexico, pasar catorce días allí y luego entrar en Estados Unidos, era una parte gris dentro las normas. Tras diez días en México recibí la autorización para entrar. Al final, las cosas salieron bien”.

Una vez en Austin, su nuevo domicilio en Texas, Palou conoció la realidad del coronavirus en Estados Unidos. “La vida es un poco diferente a lo que había vivido antes de salir de España. Aunque están mal, todo es más libre. Aparte de que sea obligatorio llevar mascarillas, en el resto no hay diferencias frente al ritmo de vida normal. El otro día venía del aeropuerto y paré en una gasolinera que era como un gran centro comercial, con todo abierto, y la gente iba por todas partes sin mascarilla. Era un 'shock' viniendo de España, aquí sabes que están fatal, pero no parece que estén haciendo muchos esfuerzos para evitar problemas”.

placeholder Alex Palou, el primer español en volver a una competición de automovilismo tras la pandemia. (Instagram)
Alex Palou, el primer español en volver a una competición de automovilismo tras la pandemia. (Instagram)

Una pesadilla para los 'rookies'

El catalán siempre tuvo el IndyCar como principal objetivo por delante de la Fórmula 1. ¿Cómo se siente tras una larga carrera con momentos complicados y apuestas como la de emigrar a Japón? “Estoy muy contento porque es parte de un sueño, ahora se va a cumplir un objetivo de hace muchos años. Aunque no podría ser más complicado: empezamos en un oval en vez debutar en los circuitos tradicionales y urbanos como sería lo normal para un 'rookie'. No solo eso, teníamos que haber entrenado mucho en este tipo de circuitos y rodar más días. Llego a la primera carrera en un óvalo con solo dos días de coche y una sola jornada en un oval. Encima nos han comprimido carreras y entrenamientos en un solo día, con el GP de noche", explica.

“Por lo general, Texas es una pista muy difici, ya lleves veinte años corriendo o sea la primera. Es realmente difícil hacerlo bien”, declaraba estos días el campeón en vigor, Josef Newgarden. “Normalmente tenemos cinco carreras para llegar bien y lograr una buena base. Para los veteranos será una carrera dura, pero para los 'rookies' será extremadamente complicada. Lo será todo el año para los debutantes porque hay muy poco tiempo en pista”. Alex Palou es uno de ellos ¿Qué piensa al respecto? “El consejo que me repite mucha gente es que tenga mucho respeto porque dicen que todas las leches en los ovales hacen mucho daño”, subraya.

Le recordamos las diferencias con la preparación de Alonso en sus primeras 500 Millas. “Fernando fue un día de 'rookies' antes de decidir si iba definitivamente o no. Después, una semana entera de entrenos con todos los coches. En ella creo que se ponían unos ochenta o cien juegos de gomas, porque no paras. Coges experiencia con el coche, con el óvalo, detrás de un coche, sin coches, gomas gastadas... En el test que hice en Texas solo salí con gomas nuevas una vez. El coche gira a la izquierda siempre y es muy difícil hacer la parada con los boxes tan pequeños, hay que saber aparcar el coche y no hemos hecho ni una parada por falta de tiempo”, indica. Lo que se podría definir como debutar a pelo: “Nos puede faltar mucho en cualificación y la carrera”. A pesar de todo, Palou tampoco se muestra demasiado agobiado: “Nosotros saldremos con más aerodinámica, así que seremos más lentos y partiremos de atrás. Tampoco sé que se siente rodando detrás de un coche y en las carreras es todo muy diferente. En un óvalo tienes que ir más calmado, que vaya bien, con respeto... si pierdes el control estás en peligro".

placeholder Palou, en los test de pretemporada antes del debut en la IndyCar. (Instagram
Palou, en los test de pretemporada antes del debut en la IndyCar. (Instagram

El menor riesgo posible

El IndyCar americano es el primer gran campeonato internacional que arranca en la pandemia. Justo después de la conversación con El Confidencial, Alex Palou se incorporaba a una teleconferencia con todos los organizadores, equipos y pilotos para conocer los procedimientos a seguir el próximo fin de semana. “Tenemos muchísimos. Lo primero que nos dicen es que todo ha de celebrarse en el mismo día. El equipo solo puede ir la noche antes para montar todo y la noche de la carrera se tiene que ir todo el mundo para limitar el tiempo que pasamos en contacto con gente de otros estados. Solo podrá estar presente el personal esencial, el equipo y el piloto, nada más. Ni familia ni entrenador físico. Los equipos grandes que tienen el doble de personal no podrán meter en el circuito ni la mitad. Nos van a mirar la temperatura dos veces al día… Están intentando que haya el menor riesgo posible”.

Además de debutar en el IndyCar, Alex Palou también coincidirá con Fernando Alonso y Oriol Serviá en las próximas 500 Millas, en agosto. ¿Cómo ve el panorama para entonces? ¿Podrá celebrarse la carrera? “Sinceramente, lo veo bastante crudo porque es en agosto, que ya está aquí. Lo primero, estoy seguro que no harán Indianápolis a puerta cerrada, porque lo más grande es la gente y la que se monta. No pasarán de tener 300.000 personas a nada. Y para que haya gente no creo que se pueda hacer de aquí a dos meses. De momento, nos dicen que se celebrará pero, personalmente, creo que va a ser difícil correr este año las 500 Millas”, concluye.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
IndyCar Texas Alex Palou Fernando Alonso
El redactor recomienda