LAS DIFICULTADES DEL FABRICANTE

Por qué Renault necesita a Fernando Alonso más que a la gasolina de sus motores

Renault vive, culpa de la crisis por el coronavirus, con la perspectiva de drásticos recortes. Con la Fórmula 1 en duda y sin un líder, el equipo necesita un gran señuelo de cara a la cúpula directiva

Foto: Fernando Alonso celebra una victoria por delante de Schumacher en 2005. (Reuters)
Fernando Alonso celebra una victoria por delante de Schumacher en 2005. (Reuters)

Algunas voces señalan que, durante estos tiempos de confinamiento, Renault anda a la caza de ingenieros en Gran Bretaña para el equipo de Fórmula 1. Noticias que no se compadecerían con los rumores de su dudoso futuro ante las dificultades que está atravesando la casa matriz a nivel global. “Puedo negar que el equipo va a desaparecer, pero no estoy seguro de acallar estas historias, ya que llevan circulando mucho tiempo”, sentencia estos días el máximo responsable del equipo.

Aunque Cyril Abiteboul conozca la situación del equipo, resulta imposible evitar especulaciones. Más si cabe, con los fundados rumores de Fernando Alonso y su vuelta a la Fórmula 1 con la escuadra gala. ¿Ha recibido ya Abiteboul garantías de continuidad por parte de Luca de Meo, el próximo consejero delegado de Renault (proviene de Seat) que tomará las riendas del grupo el próximo mes? ¿Es Alonso la gran baza que necesita como señuelo para asegurar la continuidad del equipo? ¿O siguen en marcha unas negociaciones iniciadas desde hace ya meses, a la espera de inversiones en el equipo y dependientes de la cúpula de la marca?

“Fernando está motivado. Un año sin Fórmula 1 le ha sentado bien. Se ha desintoxicado y le veo más sereno, listo para volver”. Las recientes palabras de Flavio Briatore se antojan una verdadera declaración de intenciones en nombre del piloto español. Con Carlos Sainz en Ferrari, el futuro de Lewis Hamilton en Mercedes (parece definido) y cerrada la puerta de Red Bull por Max Versttapen, Renault sería el único volante disponible para el español. Tema distinto es que ambas partes consigan el acuerdo final.

Las palabras de Abiteboul asegurando la continuidad deberían tomarse como la postura propia de un responsable del equipo, a falta de la confirmación de instancias superiores. Porque la cúpula de Renault tendría razones para cuestionar la idoneidad del proyecto en estos momentos. La amenaza de cierre de fábricas, la caída de las ventas, el desplome de las cotizaciones y los previsibles recortes quizás no permitan justificar la presencia en el campeonato.

Estos días se mantiene un pulso entre sus responsables y el gobierno francés, propietario de un 15% del accionariado de la marca. Los primeros han anunciado el posible cierre de varias fábricas en Francia, el recorte de su gama y un duro ajuste para los próximos años. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, declaró que el crédito solicitado al Estado para el fabricante dependía del cumplimiento de determinadas condiciones, como la sostenibilidad de la gama y el mantenimiento de actividades en territorio nacional. En este contexto, no resulta descabellado considerar la Fórmula 1 como una actividad accesoria para los objetivos de la marca en los próximos años. Porque si la continuidad de Renault está en riesgo, Abiteboul necesita una jugada ganadora para convencer a su cúpula. Esteban Ocon en plantilla y un equipo superado en las pistas por su cliente, McLaren, no resulta demasiado estimulante en el contexto actual.

Fernando Alonso, junto a Ricciardo cuando este era piloto de Red Bull. (EFE)
Fernando Alonso, junto a Ricciardo cuando este era piloto de Red Bull. (EFE)

La necesidad de un líder

Alonso mantiene contactos con la Fórmula 1 y Renault desde hace meses. De aquí los interrogantes que plantean la marcha de Daniel Ricciardo tras solo un año de experiencia con el equipo. En McLaren se ofrecía a Carlos Sainz doblar su sueldo respecto al del pasado año, oferta tambien planteada a su sustituto en McLaren. Evidentemente, Ricciardo habria asumido un contrato sensiblemente inferior al disfrutado con el equipo francés. ¿Por qué? Sobre el papel, se intuyen dos razones: una, su decepción con el potencial de Renault y dos, una oferta inaceptable por parte de Abiteboul, sabedor de su otra bala guardada en la recámara.

El británico Jack Aitken era el tercer piloto de Renault hasta el pasado invierno, cuando abandonó el equipo francés camino de Williams. “Diría que en gran medida lo veía venir, no me ha sorprendido la marcha de Ricciardo, es la próxima decisión sobre quién le va a reemplazar por la que estoy contento con mi decisión. Lo veía venir, no tengo confianza en que estén tan volcados en su academia junior de pilotos. No había oportunidades de progresar. Hay muchos rumores de un tal Fernando Alonso husmeando alrededor. Si quisieran traer a alguien, no me sorprendería, necesitan un líder”. Declaraba estos días el británico.¿Fue también la percepción de Daniel Ricciardo en sus negociaciones con Renault?

En todo caso, los contactos de Renault y Alonso no necesariamente pueden cuajar. El español habrá solicitado garantías técnicas al equipo francés que Abiteboul debería satisfacer. Tras el fracaso técnico en 2019, se reestructuró su dirección técnica y fichó a Pat Fry desde McLaren. Un técnico con el que Alonso coincidió allí y que le siguió a Ferrari. ¿Se trata de otra pieza en ese engranaje de refuerzos técnicos solicitados por el asturiano? Cyril Abiteboul debe estar bailando sobre un alambre en estos tiempos borrascosos. Ahora como nunca necesita un líder, ese señuelo imprescindible que justifique Su proyecto en tiempos convulsos. Veremos si Renault sigue o no en la Fórmula 1. Con o sin Fernando Alonso.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios