el alemán acabó diciendo adiós al mundial

La única opción que pasó por la cabeza de un precipitado Vettel antes que estar en su casa

Vettel cerró un Gran Premio de Japón de Fórmula 1 para olvidar, acabó rendido ante la realidad y justificando su incidente con Verstappen con lo provocado por Ferrari en la clasificación.

Foto: Vettel y Ferrari volvieron a fracasar una carrera más. (Reuters)
Vettel y Ferrari volvieron a fracasar una carrera más. (Reuters)

“Ok, no tengo mucho que decir. No lo sé. Si no hubiese ido a por ese hueco y ese hueco estaba ahí, mejor me voy a casa . Lo siento por el resultado. El coche ha estado muy fuerte. Muchas gracias, chicos”. Con este mensaje por radio al termino de la carrera, Sebastian Vettel cerró el Gran Premio de Japón de Fórmula 1. Un piloto que acabó rendido ante la realidad y justificando su incidente con Max Verstappen con lo provocado por Ferrari en la clasificación.

El alemán salió con una gran actitud decidido a enmendar todos los errores del fin de semana. Realizó una gran salida y en las primeras vueltas ya había logrado colocarse en la quinta plaza, tras Kimi Raikkonen. Se le veía motivado y con esa agresividad necesaria para conseguir una gran remontada y firmar una carrera que le mantuviera en la lucha por el mundial. Pero le faltó inteligencia y frialdad para combatir con el duro holandés. La precipitación y el ansia al ver como el mundial se escapaba gracias a un fallo de su equipo en la clasificación jugó en contra del alemán.

El Ferrari era superior al Red Bull y si hubiera esperado un momento más claro de adelantamiento la historia podría haber sido diferente. Era cuestión de tiempo adelantar al holandés. Pero bajo la visera del alemán los ojos estaban centrados en un monoplaza plateado que lideraba la carrera y que en cada curva parecía estar más lejos.

Imposible en esa curva y con ese rival

La victoria era impensable aunque el alemán hubiese pasado a Verstappen pero podría haber minimizado daños y mantener viva la lucha. A pesar de eso a Vettel solo le valía ganar y así justificaba al equipo su agresividad para atacar viendo cualquier resquicio que encontraba en la pista para lanzar su Ferrari. La realidad es que el alemán no mantuvo la cabeza fría y no pensó en quien tenía delante. El espacio era mínimo y Verstappen es uno de los pilotos más difíciles de adelantar por su agresividad, talento y ser de los que no le importa tocarse con tal de no perder su posición. En esa curva y con ese rival, estaba claro que el de Ferrari no iba a pasar.

Quizá la acción fuera en gran parte fallo de Vettel por una precipitación. Pero esa precipitación la generó un día antes su equipo. Los de la escudería italiana no hicieron bien su trabajo en un gran premio donde hubiesen acabado, mínimo, tras los Mercedes. Si Vettel pilota mal bajo presión y encima su escudería realiza pifias de tal calibre que complican aún más la cosa, el resultado está claro. “No me arrepiento del movimiento, obviamente con ese resultado lo harías de manera diferente porque, en retrospectiva, siempre es fácil. Pero la oportunidad estaba allí, su batería estaba casi agotada, yo ahorré la mía, tenía más velocidad”. A pesar de no arrepentirse el mundial ha quedado prácticamente decidido y solo un milagro puede hacer perder el quinto título a Lewis Hamilton quien se ha encontrado con una temporada más fácil de lo previsto por los constantes regalos de los de Maranello.

Vettel durante el Gran Premio de Japón. (EFE)
Vettel durante el Gran Premio de Japón. (EFE)

“Se lo hemos puesto demasiado fácil”

La estructura de Ferrari se encuentra ahora mismo tambaleándose sobre todo cuando Maurizio Arrivabene, el director del equipo, describió el resultado del sábado como "inaceptable" y una "falta de sentido común". Ahora nadie tiene claro cual será el futuro de la Scuderia para la temporada que viene. El único que tiene claro su objetivo es Vettel. "No dejaré Ferrari. Soy parte del equipo y quiero ser eso, nada más. Creo que tenemos mucho potencial. Por supuesto, las últimas carreras no nos fueron bien. Se lo hemos puesto demasiado fácil a Mercedes. Sin embargo, el espíritu dentro del equipo es bueno".

El de Heppenheim está volcado con su equipo y con el trabajo que hacen cada fin de semana por lo que, a pesar de tener el campeonato perdido espera acabar de la mejor manera. "Creo que es muy inspirador. Cuando entro al garaje, los chicos todavía están activos. Eso definitivamente ayuda. Por supuesto que sabemos que es difícil ahora. ¿Pero qué tenemos que perder? Lo damos todo y todavía hay cosas importantes que podemos aprender y entender sobre el coche. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para defendernos", explica el alemán en unas declaraciones que dejan claro que ha tirado la toalla.

Ferrari ha perdido una guerra psicológica

“Es un maratón no un sprint”. Es lo que decía Hamilton tras la carrera achacando a un hecho psicológico las diferencias que han tenido con Ferrari. Quizá no le falte razón. Los errores tanto de la Scuderia como de Vettel se han acentuado en las últimas carreras. Fallos que huyen de algo normal que puede pasar a cualquiera y más a un equipo del nivel de Ferrari. La presión que hay en Maranello de devolver al equipo a lo más alto tras once años sin lograrlo ha sido y es enorme. Esta temporada, con un monoplaza a la par de Mercedes, parecía el año pero ellos mismos han arruinado sus posibilidades.

La calma del británico este año ha sido clave para cosechar los resultados que ha obtenido. Todo lo contrario que ha hecho Vettel. La presión en cada de una de las últimas carreras por no perder puntos con su máximo rival le ha podido. El alemán pilotó de forma agresiva como sí de la última carrera se tratase cada fin de semana añadiéndose él mismo todavía más presión y dejando escapar un mundial que podían haber peleado hasta el final.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios