hizo un GP DE SINGAPUR PERFECTO

La lucha oculta de Verstappen con su Red Bull para sacar los colores a Ferrari

Si Hamilton acaparó todos los focos por su exhibición tanto en clasificación como en carrera lo del holandés no fue menos meritorio tras plantar cara al británico con un Red Bull mermado

Foto: Verstappen y Vettel tras el GP de Singapur. (EFE)
Verstappen y Vettel tras el GP de Singapur. (EFE)

Aunque Lewis Hamilton acaparó todos los focos por su exhibición tanto en clasificación como en carrera en el Gran Premio de Singapur de Fórmula 1, hubo otra estrella más ese fin de semana: Max Verstappen voló sobre el trazado urbano durante todo el fin de semana con un Red Bull mermado, fue el único en poner algo de aprietos al perfecto fin de semana del británico, le comió la tostada a Ferrari en boxes (obra de Red Bull, en este caso) y firmó su 17º podio de su carrera con tan solo 20 años. Tuvo un gran premio sublime que estuvo aderezado con el punto 'heroico' de salir en segunda de la parada de boxes por un problema en el motor, aguantar rueda con rueda a Vettel nada más incorporarse a pista, y ponerse por delante fiel a su estilo arriesgado. En ese momento sacó los colores a la Scuderia, que en la estrategia perdió el segundo puesto.

El holandés fue votado por los aficionados como el piloto del día después de hacer una carrera sin errores. Pero no fue un fin de semana plácido. Su Red Bull dio problemas con el cambio de marchas y el motor desde los entrenamientos libres. Tras esto nadie podía imaginar que se colara segundo el sábado y que su ritmo en carrera fuera tal, como para conseguir un segundo puesto que celebró con gran orgullo. "No fue un inicio perfecto. Detrás del coche de seguridad también empecé a perder potencia, entrando en falso neutral. Tuve muchos problemas, pero estamos muy contentos de ser segundos aún así", analizó el holandés.

“La mejor clasificación que he hecho”

Su gran papel empezó en la clasificación. El sábado hizo un giro magnífico quedándose a tres décimas del vueltón "épico" de Hamilton. Lo más sorprendente de este resultado no ha sido únicamente el ritmo del holandés sino que su Red Bull, de no haber tenido problemas de potencia, podría haber permitido al nacido en Bélgica luchar por la pole.

“En los Libres 3 tuvimos muchos problemas. El coche se ponía en falso punto muerto y se paraba en la pista. Mientras pilotaba en las vueltas rápidas se atascaba y en la clasificación ocurrió la misma historia. Tuvimos que desinflar el motor y perdí un poco de tiempo intentando mejorar la entrega de potencia, pero aún no funciona como debería”, explicó. “Llegando a la Q3 sentí que el coche estaba trabajando muy bien y no tengo queja, por lo que cuando vi el segundo puesto me sorprendió mucho por los problemas que habíamos tenido. En mi último intento apreté un poco más e iba dos décimas mejor, pero en las curvas 16 y 17 cuando tuve que cambiar de marcha el motor volvió a cortar, por lo que aborté la vuelta”.

Dos décimas que podrían haber significado la pole si el monoplaza hubiese respondido a la perfección. “Si era suficiente para hacer la pole no lo sé, lo único que puedo decir es que fue una gran clasificación, creo que la mejor que he hecho”, aseguró orgulloso.

Verstappen a bordo de su Red Bull durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)
Verstappen a bordo de su Red Bull durante el Gran Premio de Singapur. (EFE)

Sacó su versión más madura

El problema que ha tenido Verstappen durante su carrera en el gran circo ha sido su excesiva agresividad y la falta de paciencia en determinados momentos. En Singapur todo eso desapareció. El joven piloto de Red Bull sacó una versión que nos tiene poco acostumbrados. Dejó su agresividad a un lado en el inicio de la carrera cuando vio como el Ferrari hacía valer su potencia y llegaba como un ciclón para sobrepasar a un Red Bull que tiene en esa parte su mayor hándicap. “Una pena la primera vuelta, se puede ver que nos faltó velocidad punta”.

A partir de ahí, el holandés jugó con calma siguiendo la estela del alemán a la espera de una oportunidad que Ferrari le brindó en bandeja. Los de Maranello se equivocaron en su estrategia con Vettel y el alemán quedó atrapado tras el Force India de Checo Pérez. Era el momento de Max. Había alargado su parada y si tiraba fuerte con unos hiperblandos muy desgastados podía conseguir la diferencia para hacer un 'overcut' al tetracampeón del mundo.

El momento crítico en segunda

En la vuelta 18 el 'gap' estaba conseguido y rápidamente su ingeniero le llamó al box. La parada fue buena, incluso unas décimas mejor que la de Ferrari. Pero llegó quizá el único punto que pudo arruinar el segundo puesto de Verstappen. El holandés salió de la parada en segunda por los problemas que tuvo con las marchas durante todo el fin de semana y eso provocó que su arrancada fuera lenta. Mientras, la mancha roja ya encaraba la última curva. Todo iba a estar muy igualado y ese pequeño problema podía costar la segunda plaza. Al incorporarse, los dos acabaron rueda con rueda, pero ahí salió la parte más conocida de Max, su agresividad. Era la oportunidad y no la desaprovechó. El holandés arriesgó con ruedas más frías y aguantó el envite con el alemán para consolidar una segunda plaza de gran mérito. A partir de ahí, marcó un ritmo impresionante para dejar atrás al de Heppenhiem. Max supo arriesgar cuando había que hacerlo y dejó en mal lugar a la estrategia de Ferrari, pasando Vettel de segundo a tercero tras dicho paso por boxes.

"Segundos era el máximo resultado"

Pero no era la única decisión importante que tenía que tomar. En la vuelta 36 la cabeza de carrera llegó a varios doblados que estaban en plena lucha. Hamilton perdió cuatro segundos tras ellos en menos de una vuelta. Ocasión que aprovechó Max para llegar al rebufo del de Stevenage. Mientras el británico doblaba a Romain Grosjean, Verstappen enseñó el morro. Pero en su cabeza debieron aparecer todos sus errores del pasado y supo conformarse. “A pesar del mal inicio, el equipo tuvo una estrategia genial, por lo que pudimos recuperar la posición. Hicimos nuestra propia carrera, tratando de seguir a Lewis un poco y, al final, sabíamos que ser segundos era el máximo resultado", explicó Verstappen tras la carrera.

El holandés se limitó a seguir a un Hamilton más rápido y volvió a tomar una decisión correcta para cerrar un gran premio perfecto. Con este resultado, suma ya seis podios esta temporada y un total de 148 puntos, 22 más que su compañero de equipo, Daniel Ricciardo, quien se encuentra en su peor momento desde que anunciara su fichaje por Renault para la próxima temporada.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios