El británico endosó seis décimas al alemán

"Es lo más épico que he visto nunca". La paliza de Hamilton a Vettel y Ferrari

Lo que ha hecho este sábado Hamilton en la clasificación está fuera de toda lógica, el británico voló sobre el trazado de Marina Bay para conseguir una de las mejores poles de la historia

Foto: Lewis Hamilton, este domingo en Singapur. (Reuters)
Lewis Hamilton, este domingo en Singapur. (Reuters)

“Lewis, aquí Toto, esto es lo más épico que he visto nunca”, le decía Toto Wolff a Lewis Hamilton por la radio un vez terminada la clasificación del Gran Premio de Singapur de Fórmula 1. La palabra 'épico' quizá se quede corta también. Lo que ha hecho Hamilton está fuera de toda lógica. ¿Se ha saltado una curva y nadie lo ha visto? Es difícil encontrar explicación a las seis décimas que ha endosado a su máximo rival por el título, Sebastian Vettel, con un coche a priori inferior (tras lo visto durante todo el fin de semana y con las previsiones de los equipos). Una paliza que supone un nuevo golpe psicológico al alemán y a Ferrari.

Ha sido una clasificación impresionante, ha sido magia, no se de dónde ha salido, quiero agradecérselo a todos en el equipo y a la gente de Brackley”, soltó. Hamilton hizo el trabajo en el primer intento de la Q3, lamiendo los muros, y abortó el segundo tras irse largo en una de las curvas a la derecha. Si en Monza se marcó un pilotaje impecable que recordaba a los más grandes del automovilismo, lo del sábado en Singapur lo ha superado.

"Estoy sobrecogido"

“Hemos añadido cosas nuevas al coche. En la segunda vuelta he intentado tirar más, estoy sobrecogido, tengo el corazón a cien, es posible que me dé un ataque. Creo que no hubo un momento en la vuelta en el que cometiera un error o me fuera largo. Sentía que era una de las mejores vueltas mientras la estaba haciendo en toda mi vida. Siempre recordaré esta vuelta”, confesó un emocionado Hamilton.

Un golpe que nadie vio venir

En los entrenamientos libres, los de Brackley no daban grandes señales para ser capaces de arrebatar el liderato a los dos Ferrari este fin de semana. Incluso Red Bull se asomaba por la cabeza y podría posicionarse para ser juez del mundial si se coloban por delante de los Mercedes. Todo pintaba mal para la escudería alemana.

Lo que nadie sabía es que Hamilton estaba agazapado esperando a su presa. Tras no liderar las dos primeras sesiones, los semáforos se pusieron en verde en la Q3. El de Stevenage se subió a su monoplaza y solo necesitó un intento para volar sobre el circuito urbano. 1:36,015. Las caras en el box de Ferrari eran un poema y en el de Mercedes no podían creerse lo que estaban viendo, lo había vuelto a hacer. Solo con las expresiones de todos ya se sabía que nadie iba a ser capaz de superar ese tiempo estratosférico y así fue. El de Stevenage se encuentra en uno de sus mejores momentos en la Fórmula 1. Pocos fallos, buen ritmo y sacando un rendimiento a su monoplaza por encima de lo normal. Así se zampó a los Ferrari en Monza para darles la primera gran estocada y ahora en Singapur tiene la oportunidad de dar la puntilla casi definitiva.

Hamilton voló sobre el trazado urbano de Singapur. (REUTERS)
Hamilton voló sobre el trazado urbano de Singapur. (REUTERS)

"Pensaba que no había manera de encontrar medio segundo. En la última sesión había que poner en su sitio todo y tratar de encajar el puzzle perfectamente. Pero el 99,9% de las veces no van bien. En esa vuelta no patinaron los neumáticos. No tuve ese inconveniente en ninguna parte", ha indicado. "Logré maximizar el rendimiento del coche en cada lugar. No recuerdo ninguna curva donde pensara que podía haber hecho más. En la segunda vuelta traté de apretar un poco más, frené medio metro más tarde, pero fue demasiado, el monoplaza no pudo. Siento que saqué todo lo posible en esa primera vuelta", añadió.

Nuevo mazazo para Vettel

En la Q1, el guion podía haber cambiado. Ni Hamilton ni Bottas montaron las ruedas más blandas con el objetivo de no gastar neumáticos pero la cosa no salió del todo bien. Los de Mercedes tuvieron que sudar para llegar a la Q2 después de que no funcionaran como esperaban los ultrablandos. Los de Brackley se quedaron a dos décimas de dejar a Hamilton fuera en la Q1 y Bottas tuvo que estar rodando sin parar los últimos seis minutos para asegurar su plaza en la Q2, algo muy poco visto durante todo el año. "Tenéis que escucharme más", se quejaba por radio Hamilton que ya les había avisado que con esos neumáticos no podía dar más. Igual tiene razón y va siendo hora de escuchar al británico visto su rendimiento.

Quizá, en los neumáticos pueden residir las pocas esperanzas de Vettel en la carrera. Mercedes no tuvo el ritmo esperado con el juego de ultrablandas y esos neumáticos junto a los más duros serán clave en el ritmo del domingo. Un gran premio donde la presión vuelve a aumentar para el alemán y no puede fallar ya que cualquier error sería decir prácticamente adiós al Mundial. “No ha sido una cronometrada ideal. De hecho fue desastroso. Ninguna vuelta de las que di fue suficientemente buena”, lamentó Vettel.

El alemán llegaba con confianza a Marina Bay, un trazado muy favorable para Ferrari donde esperaban recortar bastantes puntos en la lucha por el mundial pero este bofetón ya no solo de Hamilton sino también de Max Verstappen, que se coló segundo, puede dejar hundidos definitivamente a los de Maranello. Aunque como se suele decir en estos casos: los puntos se reparten los domingos.

opta

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios