LEWIS aceptó las disculpas del finlandés

La mujer de Raikkonen atiza a Hamilton: "Si lloras como una chica, haz ballet"

Parecía que todo se había calmado entre Mercedes y Ferrari tras las puñaladas soltadas en el GP de Gran Bretaña pero llegó Minttu, mujer de Raikkonen, para remover las aguas

Foto: La mujer de Raikkonen volvió a remover unas aguas que parecían calmadas. (EFE)
La mujer de Raikkonen volvió a remover unas aguas que parecían calmadas. (EFE)

Si el ambiente no estaba lo suficientemente caldeado entre Mercedes y Ferrari tras las puñaladas soltadas, desde Lewis Hamilton hasta el propio Toto Wolff, en el Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1 (en el que acusaron a los de Maranello de actuar premeditadamente en el incidente de Raikkonen y el británico), aún hay más: la mujer de Kimi, Minttu, quien también aprovechó el momento y atizó de una manera bastante desafortunada, a través de sus redes sociales, el mal perder de Mercedes y de Hamilton tras la carrera en Silverstone. La misma recomendó al británico dedicarse al ballet, en lugar de a la Fórmula 1, después de escuchar las teorías del tetracampeón sobre las posibles tácticas de Ferrari, a través de accidentes, para ganar los campeonatos.

Maurizio Arrivabene, muy molesto también por las sospechas de Mercedes, criticó el mal perder de los de Brackley y les recomendó ser más elegantes. El italiano se centró en atacar la figura de James Allison, exferrarista, que fue quien aseguró que estos dos incidentes habían sido completamente intencionados. Durante las quejas de Hamilton en la conferencia de prensa de la FIA, se pudo ver a un Raikkonen que se mantuvo siempre quieto, como es él, de ‘hielo’, sin responder al británico, pero fue su mujer la no se quedó callada y reaccionó en las redes sociales con una ‘stories’ de Instagram: “Si lloras como una chica cuando pierdes, haz ballet”, dijo la esposa de Kimi en un tremendo dardo lanzado al piloto británico aunque sin mencionarlo en la publicación.

Hamilton aceptó las disculpas

Hamilton aseguró que el hecho de que en el GP de Francia Sebastian Vettel hubiera golpeado a Valtteri Bottas y que ahora Raikkonen le tocara a él formaba parte de unas "tácticas interesantes" de los de Maranello para hacer que Mercedes perdiera puntos en el Mundial, ya que parece que los de Brackley se encuentran en un pequeño peldaño por encima de Ferrari. Unas palabras que no sentaron nada bien ni al jefe de la Scuderia, ni a la mujer del finlandés.

Aun así, el mensaje de Minttu no pudo llegar en peor momento, con las aguas calmadas. Hamilton una vez pasado bastante tiempo tras la carrera, recapacitó, aceptó las disculpas del finlandés y quedó en pasar página. El británico reconoció estar desacertado al sugerir que Raikkonen podría haber colisionado deliberadamente con él al comienzo del prueba. En Instagram, Hamilton dijo: "Kimi pidió perdón y seguimos adelante. Fue un incidente de carrera y nada más. A veces decimos cosas tontas y aprendemos de ello".

Hamilton aseguró que sus comentarios justo después de la carrera se debieron al cansancio que sintió después de una carrera tan exigente. "Perdí casi 3 kilos tratando de remontar para volver a conseguir la victoria para mí y para mi equipo. Apenas tuve energía al final para pararme, y mucho menos para hablar. Si no puedes comprenderlo y apreciarlo, entonces lo entiendo completamente. Sin embargo, no tenía nada que ver con la ira, realmente estaba agotado tanto mental como físicamente".

Un GP con demasiados calentones

Este fue el conflicto más grande del domingo pero el fin de semana en Silverstone estuvo marcado por los calentones. No sabemos si la temperatura afectó en el temperamento de los pilotos y los jefes de equipo pero está claro que muchos de ellos tuvieron el día cruzado. El primer conflicto llegaba en los entrenamientos libres con Fernando Alonso increpando a Kevin Magnussen por una peligrosa maniobra que pudo terminar en un accidente. Cuando todo parecía que terminaría ahí, los dos pilotos se encontrarían en las últimas vueltas de carrera en un duelo impresionante que acabaría con Alonso gritando por radio, "¡Yes!", al conseguir el adelantamiento. Algo que no se tomó muy bien el jefe de equipo de Haas, Guenther Steiner, que dedicó unas bonitas palabras al asturiano al término de la carrera: “Adelantar conduciendo es mejor que llorando”.

Quien también tuvo su conflicto particular dentro de la pista fue Carlos Sainz. Se encontró en el trazado británico con el menos indicado, Romain Grosjean. El madrileño iba con más ritmo que el fránces. Se la jugó adelantando por fuera pero Grosjean no quería dar su brazo a torcer y por intentar aguantar la posición, su Haas le pegó un trallazo cuando estaba en paralelo con Carlos provocando que los dos pilotos se quedaran fuera de carrera. La cara de Sainz era todo un poema y la mejor imagen se pudo ver cuando los dos esperaban sentados sin dirigirse la palabra. Por suerte la racha de carreras terminó. Un gran premio más este fin de semana podría destar una guerra en la parrilla visto lo visto. Ahora, con una semana entre medias, todo el mundo tiene tiempo para reflexionar y enfriar los ánimos de cara al próximo gran premio.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios