el tortuoso debut de hrt en la fórmula 1

La gesta española (milagrosa) en Bahrein 2010 no fue la histórica victoria de Alonso

Recordamos las peripecias que el Hispania Racing Team tuvo que hacer para debutar en el Gran Premio de Bahrein de 2010, una carrera que vio a otro español en lo alto del podio

Foto: Bruno Senna fue el único HRT que pudo tomar parte en los entrenamientos libres de Bahréin 2010
Bruno Senna fue el único HRT que pudo tomar parte en los entrenamientos libres de Bahréin 2010

Ya casi no nos acordamos, pero hace ocho años un equipo español probó suerte en la Fórmula 1. El hecho de que hablemos de ello en pasado es la triste confirmación de que el proyecto Hispania Racing Team no prosperó. Sin embargo, ahora que nos acercamos al mismo Gran Premio de Baréin en que el equipo logró debutar contra todo pronóstico, repasamos las peripecias que HRT tuvo que hacer para tomar parte en aquella parrilla. Un milagro del que sólo los que estaban allí saben realmente lo que significó.

Todo empezó con Max Mosley, que quiso dejar un legado de inclusión antes de finalizar su legislatura al mando de la FIA. Su intención era limitar el presupuesto de todos los equipos, pero ni qué decir tiene que no lo consiguió. Sí que logró, con la ayuda de Bernie Ecclestone, que llegara sangre nueva a la parrilla. Fue así como HRT, Virgin Racing y la reedición de Lotus se incorporaron a la lista de participantes del Mundial 2010.

Ni tests ni túnel de viento

El periplo no fue fácil para ninguno de ellos, pero el caso español fue especialmente tortuoso. El proceso de poner en marcha el equipo se retrasó tanto que llegaron al primer Gran Premio del año con cero kilómetros de rodaje en los test de invierno. Y sin túnel de viento. Pocos panoramas tan desalentadores se han visto: A una semana vista de la carrera, HRT no tenía dos monoplazas para poner en pista en Sakhir.

Llegados a este punto, y con la perspectiva que otorga el tiempo, el hecho de que en el plazo de una semana un equipo recién constituido y con presupuesto muy limitado fuera capaz de poner en pista a tiempo para la clasificación dos monoplazas y que los dos tomaran parte en la carrera es ni más ni menos que heroico. Sobre todo si lo comparamos con el vergonzoso comienzo de McLaren Honda en 2015. Podemos alegar que el grado de exigencia era distinto en ambos casos, que la complejidad del proyecto de Woking era mayor y los objetivos más exigentes. Sin embargo, la realidad es que en la segunda carrera de McLaren con Honda en 2015, el resultado fueron dos abandonos. La segunda carrera de un equipo rookie con dos rookies al volante, ínfimo presupuesto, cero kilómetros en los test y una semana para construir dos coches, vio a Karun Chandhok cruzar la meta 14º.

Son logros, cifras, que no llaman la atención. No se recompensan con puntos o menciones de honor. Sin embargo, aquellos miembros de HRT que trabajaron día y noche durante siete días para construir dos coches a tiempo para el primer Gran Premio del año sí saben lo heroico de aquello que lograron. Ahora de HRT recordamos los errores, los vaivenes en los despachos, esa falta de eficiencia que tanto nos gusta vincular a la idiosincrasia española.

Bruno Senna y Karun Chandhok fueron los encargados de poner en pista al equipo español HRT. (EFE)
Bruno Senna y Karun Chandhok fueron los encargados de poner en pista al equipo español HRT. (EFE)

Un hito histórico

Pero a veces vale la pena recordar la intrahistoria. Karun Chandhok tomó parte en aquella clasificación de Bahréin sin haber rodado jamás con aquel F110. No es baladí. El día anterior, ingenieros y mecánicos habían trabajado toda la noche para preparar los coches de cara a la clasificación. Breve vuelta al hotel para una ducha, desayuno y de nuevo al circuito.

La Fórmula 1 que se respiraba en la parte baja de la parrilla de aquel GP de Bahrein no era la del glamour, las celebridades y la sofisticación. Era la del sacrificio, la falta de recursos y el cansancio. Son el trabajo faraónico, el talento y la perseverancia los que colocaron al humilde HRT en la parrilla más exclusiva de las carreras de coches.

Por eso, cuando recordemos los malabarismos que HRT tuvo que hacer para debutar en la Fórmula 1, lamentaremos que el proyecto fracasara, que la ilusión de todos quedase en nada. Pero también podremos recordar con orgullo que aquel domingo en Sakhir hubo un equipo nacido en España que al caer la noche todavía trabajaba sin descanso, analizando datos mientras Fernando Alonso nos regalaba la cara más satisfactoria del talento español, la de la victoria en su debut con Ferrari. Fue esa tenacidad la que, en el Gran Premio siguiente en Australia les permitiría ver a uno de sus coches cruzar la meta 14º. Una pequeña victoria para un talento inmenso.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios