AFRONTAN LAS CURVAS CON MATICES DIFERENTES

"Con Verstappen es difícil apreciar cuándo deja de frenar y ataca la curva"

Aunque les separen centésimas, los pilotos de Fórmula 1 tienen estilos distintos de domar un monoplaza, solo son perceptibles para ellos mismos, los ingenieros y los iniciados

Foto: En la imagen, Lewis Hamilton charla con Max Verstappen. (Reuters)
En la imagen, Lewis Hamilton charla con Max Verstappen. (Reuters)

¿Pueden tener los pilotos estilos diferentes cuando los márgenes a una vuelta se plasman en milésimas? Tanto Cristiano Ronaldo como Robert Lewandowski marcan goles a mansalva, pero cada uno lo hace a su manera. ¿Es posible tener una personalidad propia al manejar un monoplaza?

Para el profano resulta imposible saberlo con el piloto a casco puesto. Solo los propios pilotos, ingenieros e iniciados tienen capacidad para discernir esas diferencias. ¿Y cuáles son entre un Lewis Hamilton ya veterano y otro campeón del futuro como Max Verstappen?

Gran sensibilidad para la adherencia

Scott Mansell fue uno los pilotos más prometedores de su generación, e incluso probó un Fórmula 1 con solo dieciséis años. Además de competir, ha destacado por su labor como 'coach' profesional de alto nivel. Varios pilotos de Fórmula 1 han pasado por su manos antes de alcanzar la máxima categoría. Con su experiencia, Mansell ha analizado el estilo básico de Hamilton y Verstappen para la revista británica 'Motorsport'. Y sí, ambos pilotos son diferentes.

Con un monoplaza –el W08- complicado de pilotar en determinadas circunstancias, el 'coach' británico destaca la magnífica evolución de Hamilton quien, a pesar de su experiencia, ha demostrado una gran progresión este año. Para Mansell, la mayor virtud de Hamilton es su capacidad de conexión con la superficie de la pista, ya que disfruta de una extrema sensibilidad natural a la adherencia del asfalto, a la que responde con una delicada combinación de movimientos de sus pies (freno) y manos al volante.

Trazadas más redondeadas

Hamilton muestra una gran sutileza al transferir las cargas del monoplaza en sus diferentes fases de movimiento. Cuando el coche frena, gira o acelera, las suspensiones actúan en consonancia produciendo esas inercias, en ocasiones con varias de ellas a la vez (como una frenada en apoyo). A menor desplazamiento de la carga, mayor será el 'grip' global en el monoplaza. Un piloto de mayor fluidez tendrá algo más de adherencia disponible que un piloto con un uso más agresivo del freno y el volante.

En este sentido, las trazadas de Hamilton son más redondeadas que la mayoría de sus rivales, metiendo muy pronto el coche en la curva y continuando con el giro durante más tiempo con un uso más suave de los controles y, por tanto, menos transferencias de cargas. Ello le permite mantener una velocidad mínima más alta que otros pilotos, aunque la diferencia en el crono con estilo de trazada más ‘aguda’ (como Verstappen) es muy poco apreciable.

Muy difícil ver a Hamilton perder tracción

Pero lo anterior, unido a su especial sensibilidad, le permite mantener el coche al límite de su tracción y con más control a lo largo de la curva. Un estilo más perceptible en los giros donde es suficiente con levantar sutilmente el acelerador. Hamilton también destaca por transferir una cantidad de carga muy precisa a los neumáticos delanteros, pero sin pasarse como para producir un ángulo de giro excesivo. En las curvas, con una larga fase de entrada, esa carga debe ser transferida al eje delantero muy lentamente, de lo contrario se provoca el sobreviraje y una disminución de la velocidad mínima al afrontar el giro. Esta sensibilidad en deceleración, bien al levantar el pie o dosificando frenada, le permite llevar una enorme velocidad en el paso por curva.

Esa virtud se pone también en evidencia en las salidas de las curvas. Según Mansell, resulta muy difícil verle perder esa tracción. La sensibilidad para sentir los niveles de adherencia en el asfalto y suavidad con el volante y pedales le permiten aprovechar al máximo la potencia disponible sin perderla al llegar al suelo.

Verstappen, más trazadas en 'V'

Verstappen es diferente. Mientras que Hamilton usa trazadas de radios más largos y constantes, el holandés opta más por las trazadas en 'V'. Para el ‘coach’ británico, "es tan sutil resulta difícil apreciar la transición de la recta soltar el freno y girar al pico de la curva". Con ese tipo trazada el coche se mantiene estable y recta más tiempo que la mayoría antes de entrar en una curva. Con ello, la plataforma se mantiene estable durante más tiempo, pero la trazada de la curva es más cerrada y con mayor giro de volante. Un estilo moldeable según el tipo de curvas y la longitud de la recta que llegue a continuación.

Mansell pone el ejemplo de Carlos Sainz como comparación. El español es más agresivo y pilota más al límite. A una vuelta no hay muchas diferencias, pero un estilo más cuadrado deja más margen para cometer pequeños errores sin perder tiempo, según Mansell. Un estilo que permite mayor capacidad mental para concentrarse en otras áreas del pilotaje, razón por la que Verstappen es tan rápido en agua y tan hábil en el cuerpo a cuerpo, especialmente en la primera vuelta.

Uno de los puntos fuertes de Verstappen es su confianza al frenar, incluso con neumáticos fuera de su temperatura idónea, nuevos, o con el coche cargado de combustible. El holandés es muy agresivo en la defensa de la posición, y destaca por una perfecta conciencia espacial de su posición en la pista, que confirma con sus singulares maniobras de adelantamiento al límite. Y el piloto holandés cuenta con otro factor especial que define su pilotaje, según Mansell: es tan rápido y confiado porque no siente ni cree que tenga límites como piloto. Se nota.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios