Ross brawn busca soluciones al sistema actual

Red Bull y McLaren, al fondo hay sitio: el despropósito de un sistema absurdo

Las sanciones en forma de posiciones perdidas en parrilla son una lacra para los pilotos, y que Liberty quiere eliminar cuanto antes de la Fórmula 1. Monza lo vuelve a confirmar

Foto: Fernando Alonso, GP de Italia (Reuters)
Fernando Alonso, GP de Italia (Reuters)

"No soporto el hecho de tener que afectar la competición por motivos técnicos". Las palabras que Ross Brawn pronunció esta semana ilustran a la perfección uno de los mayores problemas de la Fórmula 1 actual, evidenciado por el sistema de control de las unidades de potencia híbridas. Un sistema de sanciones técnicas que no funciona. Lastra a los pilotos por razones que se escapan a sus actuaciones y hasta puede acabar desvirtuando la lucha por el título. Y Honda es el mayor sufridor.

Ross Brawn es más hombre de carreras, y dejó claro esta semana que se requieren soluciones alternativas porque la situación actual está fuera de control: "Sé que puede decirse que cuando un coche se rompe en carrera, es también un problema técnico que ha afectado a la prueba, pero creo que los aficionados lo entienden. Para ellos, tener que aceptar que su héroe parte desde el final de la parrilla por cambiar un motor, no es muy deportivo", explicaba el británico, consciente del problema y del significado que tiene para los seguidores. El Gran Premio de Italia está ilustrando a la perfección el problema que se está viviendo y reafirmando los argumentos de Brown.

Vandoorne acumula más de 1 km de sanciones de parrilla en lo que lleva de temporada, a razón de 8 metros por posición (EFE)
Vandoorne acumula más de 1 km de sanciones de parrilla en lo que lleva de temporada, a razón de 8 metros por posición (EFE)

En Monza, cuatro pilotos partirán desde las últimas dos filas de parrilla por culpa de las sanciones técnicas, y no cualquiera: los dos de Red Bull y los españoles. Los primeros, normalmente en quinta y sexta posición de parrilla, arrancarán potencialmente desde la 18ª y 19ª posición. Tras ellos estará Fernando Alonso y justo por delante, Carlos Sainz. Da igual lo que hagan el sábado. Su destino está sellado y aquí es exactamente donde la Fórmula 1 se equivoca.

En una época con tanto talento, el sistema de sanciones se antoja una estafa deportiva. Pilotos competitivos pierden sus opciones por problemas de motor y la normativa roba grandes carreras a los aficionados. Brawn no duda: "Debemos encontrar una solución, ya sea a través de una forma distinta de penalizar o eliminar el sistema actual y convivir con el problema que intentaba solucionar".

Una posible alternativa sería quitar puntos del campeonato de constructores para penalizar al constructor pero no al piloto, que a fin de cuentas no es parte integral del diseño técnico. Otra opción podría ser la de recuperar un sistema de Tokens parecido al usado recientemente en la categoría reina e impedir su uso como castigo, aunque frenaría más a los equipos con más problemas.

Lo vivido en Monza y puede repetirse a medida que se acerque el final de temporada, lo que recordará la necesidad de introducir cambios antes si se llega a una conclusión satisfactoria. En esta línea de evitar sistemas que desvirtúen la esencia de la competición, Brawn también quiere eliminar el DRS de la Fórmula 1 también en 2021, con un diseño de los coches del futuro que faciliten el poder rodar unos cerca de los otros. ¿La clave? Brawn entiende que los aficionados quieren ver adelantamientos espectaculares en lugar de un simple botón que proporciona cambios de posiciones. Lo mismo sucede con las sanciones por motivos técnicos que mandan al fondo de la parrilla a todos los pilotos, incluídos hasta los mejores. ¿Hasta cuánto durará este despropósito?

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios