AUDI TERMINA SU PROGRAMA DEPORTIVO TRAS 18 AÑOS

Red Bull y Audi: ¿llegará el matrimonio más temido de la Fórmula 1?

Audi ha dicho adiós al WEC y Le Mans tras 18 años. Desde hace tiempo se rumorea la posible entrada en la F1 del Grupo Volkswagen. ¿Sería Audi la marca elegida?

Foto: El futuro de Red Bull como 'equipo cliente' en la F1 es complicado (Henry Romero/Reuters)
El futuro de Red Bull como 'equipo cliente' en la F1 es complicado (Henry Romero/Reuters)

“¡Esta es nuestra victoria número 107 de 187 carreras desde 1999!”. Este domingo, Audi despedía con un doblete en Baréin, últtima cita del Mundial de Resistencia (WEC), una de las trayectorias más exitosas de cualquier fabricante en la historia del automovilismo deportivo, incluidos trece triunfos en las 24 Horas de Le Mans desde ese año. Ahora se abren nuevos horizontes para el fabricante alemán. ¿Tendrá algún día cabida la Fórmula 1 en ellos?

Desde hace años se ha señalado a Red Bull como socio natural del Grupo Volkswagen, matriz de Audi, para una hipotética aventura. Patrocinador fiel en muchas de las actividades deportivas del conglomerado alemán (Dakar, Mundial de Rallies…), sin ser constructor (como Mercedes o Ferrari) y sin un socio como McLaren con Honda, su futuro es complicado como 'equipo cliente'. Pero ¿es realista a día de hoy imaginar a Audi en la F1 con Red Bull? Se antoja difícil imaginar semejante escenario, aunque, por qué no, quizás sea posible a partir de 2020.

Red Bull y Audi: ¿llegará el matrimonio más temido de la Fórmula 1?

La culpa del 'Dieselgate' y más...

La excelencia tecnológica y deportiva de Audi en Le Mans y el WEC ha sido realmente extraordinaria. Incluyendo el perfil humano de sus responsables. Este fin de semana resultaba llamativo ver cómo Toyota incluía en sus coches carteles que rezaban: “Hasta pronto, Audi. En algún momento, en algún lugar, volveremos a encontrarnos”. Pero todo tiene un final. 

En el contexto del 'Dieselgate’, el Grupo Volkswagen sacará la tijera para recortar 30.000 puestos de trabajo en los próximos años, 23.000 de ellos en Alemania, para afrontar sus consecuencias y la esperada reconversión del automóvil en las próximas décadas. En el terreno deportivo, los programas de Audi en el WEC y Volkswagen en el Mundial de Rallies han pagado el pato. Porsche, sin embargo, mantiene su presencia en el Mundial de Resistencia.

Sin embargo, el humo del 'Dieselgate' también difumina otros temas para justificar el adiós de Audi. Sus motores diésel empiezan a ser penalizados en muchos mercados, perdiendo fuelle como herramienta comunicación. Desde el punto de vista deportivo, dicho propulsor resultaba cada vez menos competitivo frente a las opciones técnicas de Toyota y Porsche. Además, en el Grupo Volkswagen se había llegado la conclusión de que los programas de Audi y Porsche en el WEC comenzaban a canibalizarse.

¿Será la Fórmula E la meta última de Audi?

El fabricante alemán ha puesto su mira en la Fórmula E a partir de 2018. El campeonato de monoplazas eléctricos está recibiendo la llegada de varios fabricantes, BMW entre ellos, y Mercedes ha reservado también una opción. En su caso, Audi comenzará a comercializar sus primeros vehículos eléctricos en ese año. Plataforma ideal por tanto para el desarrollo de la tecnología eléctrica y herramienta de márketing para los lanzamientos en los concesionarios.

Pero, aunque muy útil tecnológicamente, la Fórmula E es todavía una plataforma sin la proyección global proporcionada por los programas deportivos de Audi en estas dos últimas décadas. Con Mercedes volando en otra dimensión en la Fórmula 1, una gama en crecimiento y nichos más amplios y cuotas de mecado al alza, ¿será la Fórmula E la herramienta ideal para Audi en los próximos diez años?

"Si le dais el motor a Red Bull, se lo dais a Audi"

¿Y dónde entra en juego Red Bull? Ross Brawn cuenta en su libro 'Total Competition' cómo Niki Lauda convenció el pasado año a la cúpula de Daimler para ceder sus motores a los austríacos. Cuando Toto Wolff descubrió el pastel, se presentó inmediatamente ante su consejo de administración. “Esto (contar con el motor Mercedes) es una solución de paréntesis para Red Bull, lo que estáis haciendo es dar todos nuestros secretos técnicos a Audi. Porque Audi está a la espera de unirse. Les daremos el motor, nuestra tecnología, y en dos o tres años veréis cómo Audi entrará con ayuda, porque sabrá exactamente cómo es el motor...”, dijo. Y Dietrich Zatsche y compañía, efectivamente, no se lo dieron.

Quizás Wolff acudió a un argumento sin base real, aunque útil para sus propósitos disuasorios. Pero ya desde hace varios años se rumorea la posible presencia del Grupo Volskwagen en la F1. Sobre todo tras la retirada de Ferndinad Piech, siempre opuesto a la disciplina y a Bernie Ecclestone. Y siempre con Red Bull como eje.

Red Bull ha sido hasta este año el principal patrocinador de Volkswagen en el Mundial de Rallyes (Toni Welam/Volkswagen Motorsport)
Red Bull ha sido hasta este año el principal patrocinador de Volkswagen en el Mundial de Rallyes (Toni Welam/Volkswagen Motorsport)

El nuevo escenario a partir de 2020

Las tribulaciones del equipo austríaco en la era híbrida han confirmado las dificultades para un ‘equipo cliente’ en la Fórmula 1. Una posible adquisición del ultracompetitivo equipo austríaco o una asociación como la de McLaren y Honda permitiría una mejor posición estratégica para Red Bull y Audi. Especialmente a partir de 2020. Porque entonces expiran los contratos –con sus condiciones económicas– que ligan a FOM con los principales actores de la Fórmula 1 actual. Con Liberty y no Ecclestone al frente.

Otro tema crucial para la entrada de un nuevo fabricante en la Fórmula 1: pronto cogerá velocidad el nuevo reglamento técnico de motores que entrará en vigor también partir de 2020 en sustitución del actual. Con un nuevo pliego de condiciones que llevará más allá la tecnología híbrida y, quién sabe, también la eléctrica. Audi u otro fabricante contaría con margen temporal suficiente para desarrollar los nuevos propulsores en mayor igualdad de condiciones que los fabricantes presentes.

Si Audi y el Grupo Volkswagen desean entrar en la Fórmula 1, tienen un camino y una fecha en el calendario: 2020. De momento, solo queda estar atentos. Y poner bien la oreja.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios