UN PROPIETARIO CON UN GRAN IMPERIO MEDIÁTICO

Llega Liberty a la Fórmula 1: ¿cómo se ordeñará la vaca a partir de ahora?

A un fondo de inversión le sustituye un imperio mediático en la propiedad de la F1, con unos objetivos y capacidad de gestión que transformarán este deporte tras la era Ecclestone

Foto: Nico Rosberg entrando por meta en el GP de Italia. (Andrej Isakovic/Reuters)
Nico Rosberg entrando por meta en el GP de Italia. (Andrej Isakovic/Reuters)

Uno, se compró la vaca para ordeñarla a tope y que unos pocos se bebieran la leche. Quienes acaban de adquirir ahora esa vaca de la Fórmula 1 parece que quieren hacerla engordar, comprar más vacas y disfrutar la leche para su cadena de lecherias.

La venta de la Fórmula 1 Liberty Media Corporation por parte del fondo CVC representa un antes y un después en la historia de la Fórmula 1. Para empezar, por la naturaleza y objetivos de sus diferentes propietarios. En segundo lugar, porque supondrá ampliar el modelo de negocio creado por Bernie Ecclestone durante estas últimas décadas.

Ecclestone: "espero que puedan hacer muchas cosas"

“Si compras una compañía por ese precio (casi ocho mil millones de euros) y cuentas con un imperio de medios de comunicación como Liberty, hay ciertas cosas que has hecho en tu vida. No creo que nadie compre esa participación, gaste ese dinero para decir "no vamos a cambiar nada"", explicaba Toto Wolff este pasado fin de semana ante los rumores. En general, la llegada de Liberty ha sido acogida favorablemente en la Fórmula 1 por sus protagonistas. Es pronto para ver qué rumbo tomará bajo Liberty Media (que cambiará su nombre a Fórmula One Group). Sin embargo, y a diferencia del ‘private equity’ que es CVC, la filosofía y objetivos son muy diferentes dada la entidad del nuevo propietario.

Bernie Ecclestone. (Ralph Orlowski/Reuters)
Bernie Ecclestone. (Ralph Orlowski/Reuters)
“Espero que puedan hacer muchas cosas”, explicaba Ecclestone, “porque son americanos, tienen acuerdos en televisión en América desde hace mucho tiempo, tienen acuerdos con muchos patrocinadores, por sus redes de televisión y redes sociales que nosotros no hemos hecho en el pasado”. Se trata, pues, de otra experiencia empresarial, otra dimensión como actores económicos y mediáticos.

El salto a otra dimensión

CVC quedará como socio en la Fórmula 1, pero sin derecho a voto. A un inversor que buscaba un mero beneficio financiero le sustituye ahora otro que busca otro tanto. Sin embargo cuenta con una impresionante red global de medios de comunicación para extender la difusión de la Fórmula 1. Porque también esta se tratará como de un especial contenido que distribuir y monetizar a mayor escala a través de sus diferentes plataformas, y tras acuerdos con terceros. De hecho, en el folleto de introducción a la adquisición de la propia entidad destaca “su extensa experiencia en medios de comunicación, entretenimiento, eventos en directo, y campo digital”.

Aunque los resultados financieros de la Fórmula 1 en estos últimos años han sido muy lucrativos para sus accionistas, el modelo de negocio brillantemente creado por Bernie Ecclestone necesitaba el paso a una nueva fase, una nueva dimensión a la que Liberty Media pretende llevarla. Ecclestone desarrolló un modelo que generaba elevados ingresos (también a través de circuitos y patrocinadores) con la venta país por país de los derechos televisivos en exclusiva, restringiendo su difusión a un elevado precio. Pero las nuevas plataformas y vehículos digitales parecen estar rompiendo las costuras de dicho modelo.

Evolución del calendario

 En este sentido, Liberty habla de “mejorar la distribución de contenido, especialmente digital”. También, de “establecer una amplia gama de socios comerciales, incluyendo patrocinio”, así como “aprovechar sus experiencia en eventos en directo y monetarización digital”. 

Webber bromea con la cámara de un fotógrafo. (Paulo Whitaker/Reuters)
Webber bromea con la cámara de un fotógrafo. (Paulo Whitaker/Reuters)

Curiosamente, también se habla de la “evolución del calendario”, llamando la atención de las “potenciales oportunidades de carreras en atractivos mercados nuevos”, lo que supondría una “expansión para crear nuevos aficionados y las oportunidades comerciales”. Sí, lo que ha logrado también Bernie Ecclestone durante estos años. Pero el propietario para quien trabajaba desde 2006 buscaba el máximo retorno para los fondos de pensiones internacionales e inversores de naturaleza muy diferente. El lenguaje es diferente.

Carey, el Bernie del futuro

Para ello, al frente de Liberty estará uno de los ejecutivos de mayor peso mundial en el sector: Chase Carey, vicepresidente de 20th Century Fox, cuyos activos de distribución alcanzan 1.800 millones de clientes diarios a través de diferentes canales. Conoce la dinámica económica y de mercado entre el cable, la televisión de pago y contenidos a través de Internet. También cuenta con la experiencia en la gestión y adquisición de derechos deportivos, entre ellos, la NFL americana. Será el nuevo ‘Bernie’ del futuro.

Chase Carey. (Rick Wilking/Reuters)
Chase Carey. (Rick Wilking/Reuters)

¿Qué supondrá la llegada de Liberty para el esquema de gestión de la Fórmula 1, sus reglamentos, su dinámica deportiva? ¿Tomarán acciones los equipos como se les ofrece desde Liberty? ¿Qué esquema económico regirá para ellos? ¿Adoptará el deporte un enfoque más ‘americano’nbsp;¿Cómo serán la relación entre el nuevo propietario y la FIA? Son muchas las madejas por desenredar todavía.

"Entretener, emocionar, energetizar a la gente"

 De momento, son todo declaración de intenciones. “Las carreras de Fórmula 1 son eventos enormes en muchas formas, uno de los mayores en las ciudades que visita”, explicaba Carey en referencia a la compra de la Fórmula 1, “ es una gran oportunidad para hacer cada evento algo mucho más grande y más amplio, y llegar a mucha más audiencia, tener contenidos durante toda la semana, y otros entretenimientos relacionados, porque el deporte es entretenimiento".

“Estos eventos (como la Fórmula 1) son ya grandes hoy, pero creo que podemos llevarlos a otro nivel, añadir otras dimensiones que están relacionadas con el deporte, para entretener, emocionar, energetizar a la gente, para beneficio de todo el mundo”. Independientemente de que semejantes palabras se hagan realidad o no, es un lenguaje muy diferente al que hablaba un ‘private equity’. En este sentido, posiblemente la Fórmula 1 ya haya salido ganando.

 

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios