UN PUESTO MEJOR QUE LA POSICIÓN DEL EQUIPO

Alonso recordó a Ron Dennis en Mónaco quién es "todavía el mejor"

Fernando Alonso sacó un quinto puesto de la chistera con una gran actuación que optimizó al máximo las opciones de McLaren en una pista con menores prestaciones de lo previsto

Foto: Fernando Alonso, este domingo, en el circuito de Mónaco.
Fernando Alonso, este domingo, en el circuito de Mónaco.

“La mezcla que se exige de un piloto para ser campeón del mundo y ser rápido varía cada año. Este es un deporte muy técnico, hay una enorme complejidad técnica en un monoplaza que el piloto debe entender, no solo para su operativa, sino con la información para optimizarlo. Por eso creo que en esta época Fernando es todavía el mejor”. Días antes del GP de Mónaco, Ron Dennis aludía así a Fernando Alonso en la BBC Radio ante el 50 aniversario de McLaren. Palabras que su piloto materializó con el ejemplo de su quinto puesto sobre el asfalto monegasco.

[Carlos Sainz tira a la basura una oportunidad única para Sainz]

Alonso mostraba una mezcla de satisfacción y resignación al terminar el pasado gran premio. “Lo que podríamos hacer con un buen monoplaza…”, parecía decir con su lenguaje corporal. Pero el tiempo pasa, y la última carrera nos confirma que en 2016 no hay nivel ni para el podio. Que, con suerte, será otra temporada de transición para McLaren Honda y una menos para Fernando Alonso. Y que supone un triste derroche que el piloto español siga en semejante situación. ¿Por cuánto tiempo?

 

"En un momento, pensé que el podio era posible"

“Tenía una completa falta de confianza, tenía que mantenerme alejado de los raíles”. Las palabras de Rosberg revalorizaban el resultado de Alonso en Mónaco. Porque  el español construyó paso a paso en Mónaco un gran resultado final con un MP4-31 de cuerno traicionero. “Sin confianza no se puede atacar y acercarse a los muros”, decía el español el sábado. Rosberg terminó por detrás de Alonso el domingo. Con un Mercedes. El piloto español dio forma en la pista a ese concepto de piloto global al que se refería Dennis.

Al bajarse del coche Alonso verbalizaba esa foto global dibujada en su mente durante la prueba, y que los demás podíamos leer perfectamente desde fuera con su evolución en la pista. “En un momento, pensé que el podio era posible”, explicaba al término de la carrera, “después de la parada en boxes, era quinto, con 50 vueltas para terminar. En condiciones complicadas, si me mantenía en la pista, era posible. Lo pensé por un segundo”. Los demás, también.

[Hamilton gana, Alonso termina quinto y Sainz, octavo]

El equipo acertó soberbiamente con la estrategia y le dejó en una inmejorable posición en la pista. Ya era cuestión de saber jugar las cartas. Llegaron entonces algunas vueltas fulgurantes con el asfalto mitad seco y mojado, salvando con precisión de francotirador momentos complicados de adherencia. Luego, se leían sus registros moderados en el vuelta a vuelta, porque había que conservar los neumáticos para llegar a meta. Y tampoco el MP4-31 era un rayo. Por si acaso, se soltaba algún latigazo de aviso para mantener a Rosberg en vereda en la parte final de la carrera.

[Fernando Alonso aplaude a McLaren: "Hoy fue más trabajo del equipo que mío"]

 

 

"Una carrera dura en pilotaje y concentración"

Si el sábado Alonso exprimió la bayeta para sacar el máximo partido al MP4-31, el domingo ofreció el mejor resultado posible para McLaren. Pero quizá solo quien maneja el coche y no el resto pueda valorar en su justa medida su verdadero mérito en Mónaco. “Cuando llevas a cabo una carrera tan difícil como esta, es una gran sensación, porque fue dura en términos de pilotaje y concentración”.

[Alonso exprimió la bayeta, pero de "tercer chasis", nada de nada]

Habría que haber estado dentro del MP4-31 para conocer su deriva y comportamiento, con ese subviraje crónico que le castraba desde el viernes entre los raíles de Mónaco. Por ello, Alonso fue también sincero para no tirar cohetes con el resultado. “El nivel de competitividad no fue excelente, sufrimos dificultades para tener ritmo todo el fin de semana, hay todavía muchas cosas que mejorar”. En el que se suponíq era el mejor trazado de la temporada para McLaren.

 

Ni gran chasis, ni gran motor

“No soy alguien quien juegue o apueste, pero apostaría… sinceramente creo que los próximos campeones del mundo después de Mercedes, serán McLaren y Honda”, apostaba  Ron Dennis en la misma entrevista radiofónica, “llegaremos a ese objetivo antes que otros”. Pero caben todavía legítimas dudas de futuro ante McLaren cuando, por ejemplo, se comprueba el ritmo de evolución de Red Bull y Renault en este último año, Por ello, Dennis hablaba ya de 2017. "El próximo año va a ser una situación totalmente diferente”, refugiándose ese factor de igualación que supondrá el nuevo reglamento, “tenemos tiempo para alcanzarlos con Honda, con la seguridad de que McLaren tendrá victorias en 2017”.

De momento, Alonso le regaló a Dennis en Mónaco otra ocasión para reafirmar el concepto que tiene de su piloto. Pero "el mejor" merece otro material que el que McLaren y Honda le ofrecen en el presente. La última carrera ha confirmado la posición del equipo británico a pesar del resultado. Ni chasis, ni motor. A Fernando Alonso le queda solo una bala con McLaren Honda. Para conocer si da en el blanco habrá que esperar a 2017. Si no, ‘el mejor’ tendrá que irse con la música a otra parte. 

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios