DESPERDICIA UNA OPORTUNIDAD ÚNICA

Toro Rosso tira a la basura una oportunidad única para Carlos Sainz

El piloto de madrileño vuelve de Mónaco con 4 puntos, aunque pudieron ser 15 y un trofeo

Foto: Carlos Sainz, frustrado tras el GP de Mónaco.
Carlos Sainz, frustrado tras el GP de Mónaco.

“Hay que aprovechar todas las oportunidades porque a final de la temporada vamos a sufrir mucho, con 10 km/h menos en las rectas. Voy avisando”. La advertencia de Carlos Sainz tras el GP de Mónaco llega porque a esas horas el madrileño podía tener en una mano el trofeo en forma perfil del circuito monegasco bañado en bronce que entregan al tercer clasificado de la carrera. “Perdimos una oportunidad de podium hoy por dos pit stops lentos. Al final octavo. Final frustrante de un fin de semana muy bueno y sin errores”, escribió en su cuenta de Twitter para cerrar un gran premio en el que no se cumplieron las expectativas.

[Carlos Sainz, molesto: "Podría haber sido podio"]

 

“Si miras dónde ha terminado Checo, sabiendo que estaba detrás nuestro antes de la primera parada, puedes concluir que podíamos haber hecho mucho más”, comentaba con el rostro serio y sereno. “No estoy contento”. Sainz sabe que se ha escapado una oportunidad, quién sabe si única, al menos en este 2016. Única porque en ningún otro circuito la aerodinámica del STR11 situará al Toro Rosso como el cuarto coche de la parrilla y sin dos rivales como Raikkonen y Verstappen (salieron por detrás del madrileño), con un Mercedes que tuvo problemas (el de Rosberg) y unas características del circuito que posibilitaba hacer un 'undercat' a otros rivales sin ser posteriormente adelantado por la estrechez de la pista. En definitiva, una serie de carambolas apoyadas en la circunstancia de su unidad de potencia: tienen un motor Ferrari de 2015 que no evoluciona, al contrario que el propulsor del resto de la parrilla, de ahí la certeza de que “al final de temporada vamos a sufrir mucho”.

[Hamilton gana, Alonso es quinto y Sainz octavo]

Si Mónaco 2016 tuviera lugar en noviembre, las aspiraciones serían diferentes. Por eso le duele y “frustra”: cada vez será más difícil mantener el tipo para Toro Rosso y es ahora cuando toda la escudería debe lucirse. "Es muy decepcionante que Carlos terminase la carrera sólo en P8, cuando sabíamos de que el potencial que teníamos nos posibilitaba estar en el top 5. La principal razón fue el primer pit-stop, en el cual perdimos dos segundos y donde Pérez, Vettel y Hulkenberg nos pasaron. Después, Carlos terminó tras estos coches y no pudimos utilizar todo el potencial del monoplaza, pero realizó una carrera sólida y una gran actuación", indicó Franz Tost, el Team Principal.

[Cuando Alonso recordó a Dennis quién es "todavía el mejor"]

 

Un día después de que recibiera un tirón de orejas

Este error humano en boxes viene un día después de que el director técnico James Key leyera públicamente la cartilla a Sainz por su clasificación: “Hemos estado durante todo el fin de semana en el top ten, normalmente debíamos haber terminado entre P5 y P7, así que creíamos que debíamos ocupar esos puestos en Q3 sin demasiados problemas y clasificarnos bien, algo crucial en Mónaco. Desafortunadamente, no realizamos la mejor Q3, terminamos en P7 y P9. Esperábamos tener al menos un coche en la tercera línea, pero no lo logramos. (…) Con Carlos, su vuelta fue buena y sólo perdió un poco de tiempo en el primer sector comparado con sus mejores tiempos, lo cual necesitamos analizar, pero los tiempos de clasificación estaban tan apretados que perdimos P5 por sólo un par de décimas”. Un día después de ese tirón de orejas, las disculpas fueron en sentido contrario.

[Sainz da motivos para seguir hinchando el globo]

No es la primera vez que Sainz sufre este tipo de problemas en el cambio de neumáticos. En el GP de Australia y de España del año pasado también vivió pit-stops más largos de lo habitual. La media dice que uno de cada ocho carreras va a salir perjudicado, algo preocupante. Más cuando en esta ocasión ha sido por partida doble. Para hacérselo mirar.

Con Verstappen accidentado y golpeándose hasta tres veces en los guardarraíles de Mónaco, habiendo sacado medio segundo a su compañero Daniil Kvyat en clasificación y tras los halagos de la prensa especializada sobre su buena trayectoria en Fórmula 1, un podio hubiera significado hacer real este aura de respeto que se está gestando en torno a su figura. Un golpe sobre la mesa de credibilidad que se hubiera escuchado en los despachos de Red Bull... y quién sabe si de alguna otra escudería.

Fórmula 1

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios