"¿Froome dopado? Es más raro que ahora Pinot y Péraud no aspiren ni a ser décimos"
  1. Deportes
  2. Ciclismo
charla con el ganador del tour óscar pereiro

"¿Froome dopado? Es más raro que ahora Pinot y Péraud no aspiren ni a ser décimos"

'El Confidencial' charla con Óscar Pereiro sobre este inicio del Tour y en particular sobre cómo debe trabajar un ciclista en la jornada de descanso para evitar otro hachazo monumental de Froome

placeholder Foto: "Más que ver algo raro en él, me preguntaba cómo no estaban Alberto, Nibali, Nairo a su nivel…", dice Pereiro sobre Froome (Reuters)
"Más que ver algo raro en él, me preguntaba cómo no estaban Alberto, Nibali, Nairo a su nivel…", dice Pereiro sobre Froome (Reuters)

Una de las principales virtudes que tiene Óscar Pereiro es la claridad con la que expone siempre sus ideas y por lo contundente de éstas. Quizá por ello sea un fijo en la Cadena COPE para comentar este Tour de Francia que estamos viviendo, aunque él mismo reconoce que es "una putada comentar un Tour que está casi sentenciado".El Confidencialhabla durante la jornada de descanso con el primer ciclista que se vistió de amarillo después de Armstrong, y nos explica qué debieron hacer los ciclistas este martes para prepararse al máximo y que no les pase a los Contador, Nibali y compañía lo de La Pierre Saint-Martin, donde Froome los destrozó. Pero, un segundo... ¿había algo raro en Froome ese día? Pereiro tiene claro que no, que si hay algo extraño en esta edición procede de Francia.

P: Día de descanso del Tour, ¿qué tiene que hacer un ciclista en esa jornada?

R: Hay días de descanso y días de descanso. Cuando se da en una ciudad como Gap, donde sabes que alrededor hay montañas y eso indica que el día siguiente es una etapa clave. Dentro de un estrés menor que un día normal, hay que intentar de alguna manera que parezca un día de competición. Por lo general, los médicos te dejan dormir un poco más, y se retrasa la hora del desayuno y del entrenamiento. Y luego hay dos tipos de corredores: los que están fundidos y sólo quieren acabar el Tour, que se lo tomarán con mucha más tranquilidad, saldrán a rodar y a hacer 2 horas y media o tres; y los que pelean por la general, que tendrán que pegarse un buen achuchón, subir algún puerto para que el organismo no se relaje y este miércoles no se sufra. También hay que controlar mucho la comida, porque el cuerpo está acostumbrado a ingerir y quemar muchísimas calorías y en un día de descanso, todo lo que se coma y no se queme el cuerpo lo va a meter en reserva porque está en estado de alerta al ser machacado día tras día. Es, como lo llamamos, un día esponja, porque se absorbe todo.

P: Por lo que entiendo, hay que intentar comer mucho menos que un día de carrera, ¿es así?

R: Sí, de hecho, ya directamente se elimina la comida del mediodía o se hace una comida muy ligera. El desayuno es lo que más se repite, con pasta y arroz, como un día de entrenamiento normal. El almuerzo, depende de lo que recomiende cada equipo, pero si se come, es una ensalada o algo a la plancha y después, por la noche, ya se vuelve a la rutina de cargar el cuerpo de hidratos, comiendo carne. Pero durante el día, la clave es controlar mucho la alimentación.

P: Antes decía que los favoritos tienen que entrenar más fuerte, ¿en qué consistiría?

R: Más que el tiempo sobre la bici, es importante la intensidad con que se haga. En algún momento hay que romper a sudar y para eso hay que subir un puerto. Estoy convencido de que Nairo, Contador y Froome subieron algún puerto, no muy largo, pero sí intenso que les suba las pulsaciones para que el cuerpo no se duerma y para dar continuidad al día a día y no note un bache que interprete como una orden de relajarse.

P: Froome dijo, tras ganar en el Soudet, que quizás sus rivales no aprovecharon bien el descanso previo. ¿Qué pudieron hacer diferente para que el británico metiera ese hachazo?

R: Hay ciclistas que están reventados y se toman el día de descanso como ‘hoy por fin no voy a sufrir. Ese día fue prácticamente una etapa llana al principio y mucha gente se pudo confiar, y eso es un error. Nunca me olvido de la etapa de Fuente Dé de la Vuelta a España de 2012, donde Purito Rodríguez perdió el liderato por una pájara terrible y luego nos enteramos que no había salido a entrenar. Él dice que nunca entrena en día de descanso, pero sí le puedo decir que afecta en el cuerpo. En esa etapa se venía de un viaje en avión, donde por la presión se suele retener mucho líquido, y puede que no salieran a entrenar lo suficientemente duro para volver a poner el cuerpo en estado de competición. Es decir, puede ser que sea verdad lo que dijo Froome y que él sí se lo tomara como un día normal y sufriera como un perro en algún momento del entrenamiento. Son cosas que afectan: hay corredores que pueden llegar a pesar dos o tres kilos de más por viajar en avión por los líquidos retenidos y el pedaleo y las pulsaciones no van igual que cuando estás en tu peso.

P: ¿Vio usted algo raro en Froome aquel día?

R: Siempre que se ve tanta superioridad todos tendemos a pensar ‘cómo es posible’. Más que ver algo raro en él, me preguntaba cómo no estaban Alberto, Nibali, Nairo a su nivel…

P: Los fuertes eran Froome, Porte y Thomas.

R: Lo que pasa es que como amante de este deporte tengo que ver algo demasiado raro para sospechar de alguien. Por nuestros errores del pasado ya nos critica bastante la sociedad y estamos en duda constante. Por lo que yo vi en La Pierre Saint Martin, Froome estaba subiendo a una velocidad y con unos vatios que están en el límite de un gran corredor, y es que estamos hablando de un corredor que ganó un Tour y quedó segundo en otro, no es un ciclista cualquiera. Si llega a hacer algo más que eso, ya diría que es imposible, pero a mí lo que me lleva a pensar es que él estaba muy bien y quizás el resto no estuviera en sus mejores condiciones. Es más sorprendente Geraint Thomas, que ha cambiado mucho de un año para otro en montaña.

Yo creo que hay que pensar bien. Es como cuando dicen que lleva motor en la bici: yo me parto el culo de la risa con eso. En el Tour hay escáneres que lo detectarían. Y luego está la televisión o el periódico que se hace eco de eso, pero es imposible. Lo que hizo en esa subida es de un corredor top, no de un extraterrestre. Todo lo que pase de ahí hacia arriba ya puedo pensar que es imposible hacerlo. De momento, soy optimista y pienso que es un corredor que ha llegado a tope.

P: Pues Libération sacó hace poco una portada escandalosa sobre Froome.

R: Toda esta mierda suele venir de Francia. Pero yo digo una cosa: ¿en Francia no sorprenderá mucho más que los tres corredores franceses que el año pasado lucharon por el podio estén en esta edición en el grupo de cola cada día? Para mí eso es mucho más raro que destaque un tío que ya ha ganado un Tour y quedó segundo en otro y que está cada día pasando controles. Es mucho más raro, para mí, que Péraud, Pinot y Bardet estén al nivel que están ahora.

P: Eran buenos corredores, ¿no se les esperaba ahí arriba?

R: Eran corredores normales. Mucha gente me dice que mi caso fue así, pero de los cinco Tours que acabé, hice cuatro entre los diez primeros. No pasé del 180 al primero. Además, cuando yo gano el Tour de Francia hubo circunstancias, como la Operación Puerto, que me impulsan. Pero yo al año siguiente vuelvo y hago noveno. Ahora hablamos de corredores que no aspiran ni a ser décimos y el año pasado fueron segundo, tercero y quinto del Tour. Sin querer pensar mal, veo algo mucho más raro en eso que en lo de Froome.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tour de Francia Óscar Pereiro Chris Froome Thibaut Pinot Jean-Christophe Péraud Dopaje
El redactor recomienda