Es noticia
Menú
El presidente de la Federación Iraní de Boxeo pide asilo en España
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
No regresará a su país

El presidente de la Federación Iraní de Boxeo pide asilo en España

Hossein Suri denuncia desde Alicante, en las redes sociales, a unos gobernantes que "derraman fácilmente la sangre humana". Una treintena de deportistas iraníes se han exiliado en esta década

Foto: El presidente de la Federación Iraní de Boxeo, Hossein Suri.
El presidente de la Federación Iraní de Boxeo, Hossein Suri.

Hossein Suri, presidente de la Federación Iraní de Boxeo, se sumó el pasado fin de semana desde España a la larga lista de deportistas iraníes que levantan la voz contra la represión desatada por el régimen de los ayatolás tras las protestas desatadas por la muerte en septiembre de la joven kurda Mahsa Amini detenida por llevar el velo de forma incorrecta.

Suri anunció en un vídeo y en su cuenta de la red social Instagram que no regresará a su país. “Estuve ante una elección muy difícil: permanecer en silencio y llorar; estar con la opresión y los privilegios o apoyar a la gente y pagar el precio”, escribió. “He decidido no volver a Irán para poder ser la voz de aquellos cuyas voces no son escuchadas por las autoridades”, declaró para justificar su decisión. “No puedo servir a mi amado país” cuando está “gobernado por aquellos que derraman sangre humana tan fácilmente”.

Cuando Suri difundió este vídeo se encontraba en La Nucía (Alicante) donde acompañaba a un equipo que participa al Mundial Joven de Boxeo, un campeonato que, por primera vez, se celebra en España. Suri inició a continuación en una comisaría los trámites para solicitar el asilo.

En los mensajes que difundió el fin de semana hizo especial hincapié en la región de Baluchistán, en el sureste del país, cerca de las fronteras de Irán y Pakistán, de la que es originario. Allí, dijo, se “sufre una doble crueldad e injusticia”. “Docenas de personas han sido asesinadas”, denunció. Los más de dos millones de baluchís que allí residen son musulmanes suníes en un país cuya población es mayoritariamente chií.

Las autoridades de Teherán han reconocido una veintena de muertos en Zehedan, la capital de Baluchistán, seis de ellos pertenecientes a las fuerzas del orden. Las ONG derechos humanos aseguran que el número real de víctimas mortales desde septiembre ronda el centenar. Estas mismas ONG calculan que unas 400 personas han muerto en todo el país a causa de la represión y 16.800 han sido detenidas. Algunos de los detenidos han sido juzgados y cinco de ellos fueron condenados a muerte aunque, por ahora, las sentencias no han sido ejecutadas. Las autoridades iraníes describen las protestas como meras “revueltas fomentadas por enemigos extranjeros”.

La decisión tomada en España por Hossein Suri fue ignorada por la prensa iraní, excepto por la agencia Mehr que dio la palabra al portavoz de la federación de boxeo, Isa Golmohammadi. “Sin duda hubiera sido preferible que [Suri] renunciara antes de marcharse a España a expensas de la nación”, declaró. “Dejó el equipo a mitad de la competición (se desarrolla del 15 al 25 de noviembre) y le ha asestado así un duro golpe”, añadió. “El equipo está conmocionado”, concluyó.

Foto: Una protesta en Berlín para condenar la muerte de Mahsa Amini. (EFE/Filip Singer)

La simpatía de muchos deportistas iraníes con las protestas y sus víctimas quedó de nuevo puesta de manifiesto este lunes cuando se jugó en el Mundial el partido entre Irán e Inglaterra, que ganó 6-2 la selección de este último país. Ningún jugador del equipo iraní cantó el himno nacional y ese silencio fue interpretado en las gradas como una muestra de apoyo a las manifestantes, mayoritariamente mujeres.

En las gradas del estadio algunos espectadores exhibieron carteles en los que se podía leer “Mujeres, vida y libertad” mientras que otros coreaban el nombre de Ali Karimi. Apodado, a veces, el “Maradona asiático”, Karimi, de 43 años, es una antigua estrella del fútbol iraní que ha alentado las manifestaciones por lo que fue procesado. Se le acusa de haber actuado “como portavoz del enemigo”, según la agencia Mehr.

Pese a las restricciones con las que viajan, su pasaporte es incautado por un jefe de grupo al llegar a su destino en el extranjero y apenas disponen de dinero, una treintena de deportistas iraníes se han exiliado en esta década.

Hossein Suri, presidente de la Federación Iraní de Boxeo, se sumó el pasado fin de semana desde España a la larga lista de deportistas iraníes que levantan la voz contra la represión desatada por el régimen de los ayatolás tras las protestas desatadas por la muerte en septiembre de la joven kurda Mahsa Amini detenida por llevar el velo de forma incorrecta.

Boxeo Irán
El redactor recomienda