UFC Vegas 35: Giga Chikadze, en una guerra de patadas, destruye a Edson Barboza
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
PELEA EN EL PESO PLUMA

UFC Vegas 35: Giga Chikadze, en una guerra de patadas, destruye a Edson Barboza

Barboza controló la mayor parte del pleito el ritmo de la pelea con su alcance, mientras que Chikadze confió en sus contragolpes para llevarse al final la partida.

Foto: Giga Chikadze contra Edson Barboza en UFC Vegas 35 (UFC Español).
Giga Chikadze contra Edson Barboza en UFC Vegas 35 (UFC Español).

El georgiano Giga Chikadze dio su paso más firme hasta ahora en su ascenso en la división pluma de la UFC al vencer de forma contundente al brasileño Edson Barboza en un duelo donde todo se determinó en el intercambio de golpes y que concluyó al principio del tercer asalto cuando el árbitro tuvo que intervenir para prevenir un castigo excesivo sobre Barboza. Y es que en el combate principal de UFC Vegas 35 se enfrentaban dos de los más fieros strikers de la división del peso pluma. Barboza controló la mayor parte del pleito el ritmo de la pelea con su alcance, mientras que Chikadze confió en sus contragolpes para llevarse al final la partida.

El brasileño se hizo desde el principio el dueño del centro del octágono. Él fue el que propuso más yendo hacia el frente, cerrando los ángulos a su rival con su presión contante, para no darle espacio de ejecutar con facilidad su juego de patadas e imponiendo el ritmo de las acciones. Ante esta situación, Chikadze ofrecía en contras explosivas ejecutadas con tremendos cambios de velocidad mucho más poder de golpeo aunque la mayoría del tiempo retrocedía a merced de la presión de Barboza.

La pelea se convirtió en un duelo de patadas. Los dos se castigaron las piernas el cuerpo y la cabeza. En este escenario, Barboza partía a priori con ventaja ya que ejecuta unas de las patadas más contundentes de toda las MMA, imprimidas con una velocidad y una potencia de golpeo fulminantes que sorprenden por completo a sus oponentes. Además, su boxeo también ha mejorado mucho desde que bajó al peso pluma, como vimos en su combate contra Shane Burgos. Pero el de Georgia logró imponerse en muchos intercambios manejando un eficaz jab lanzado muchas veces por delante y pateos contundentes, resguardado, a la contra. A falta de un minuto de que terminara el primer asalto una patada al cuerpo de Giga cambia las tornas y el pronóstico por anticipado sobre cuál iba ser el resultado final del pleito. Barboza sintió el disparo pero demostró un aguante suficiente ante las embestidas del georgiano para lograr empezar de pie la segunda ronda.

El segundo asalto resultó muy cerrado. Barboza se volvió a erigir como dueño de las acciones dentro del octágono. Aunque los problemas tradicionales de Barboza se producen cuando es presionado y tiene que retroceder, Chikadze no es un luchador que vaya hacia adelante y dejó operar de nuevo al brasileño en sus dominios. Desde allí volvió ejercer su presión pero, paradójicamente, Chikadze fue el que más golpes significativos aterrizó. Barboza tenía una clara ventaja tanto en la precisión de los derribos como en la defensa. Podría haberle sido útil llevar la pelea al suelo para cortar la progresión de su rival. Pero nunca tuvo la iniciativa de cambiar el juego hacia ese escenario.

En la tercera ronda se resolvió el pleito. Al comienzo del asalto, un rodillazo de contra al cuerpo de Giga seguido de un volado de derecha determinó el principio del final. El georgiano, oliendo la sangre, presionó sin pausa a un disminuido rival. La secuencia que pasó a continuación fue la siguiente. Giga le tiró al suelo con otra derecha, el brasileño intento una llave de pierna sin éxito mientras recibía un fuerte castigo de espaldas en el firme. El georgiano para finalizar ya el pleito buscó una estrangulación, técnica de la que Barboza pudo zafarse al punto que consiguió levantarse. Pero Giga que estaba con la munición cargada le golpeó nada más erguirse y el árbitro detuvo el combate.

Chikadze ha subido rápidamente al escalón más alto de la división del peso pluma, tras encadenar una racha de nueve victorias. En su último combate antes del de hoy, noqueó a Cub Swanson con una patada al cuerpo seguida de un aluvión de golpes en el suelo.

En el resto de la velada se sucedieron las siguientes finalizaciones:

En la cartelera principal, Bryan Battle consiguió someter a Gilbert Urbina en el segundo asalto con un mataleón en la pelea que era la final del TUF de este año de los pesos medios.

Andre Petroski destruyó a Micheal Gillmore en la tercera ronda tras cogerle la posición montada e infligirle un castigo brutal de puños y codos. El árbitro tuvo que intervenir para detener el castigo.

Gerald Meerschaert sometió a Makhmud Muradov en el suelo con una estrangulación por la espalda en el segundo asalto.

En los preliminares, Abdul Razak Alhassan noqueó a Alessio Di Chirico al inicio de la pelea con una espectacular patada a la cabeza. KO imperdible.

Dustin Jacoby con una ráfaga de golpes continua dejó sin defensas a Darren Stewart y el árbitro intervino para detener la contienda en la primera ronda.

Y Pat Sabatini sometió con una llave de tobillo a Jamall Emmers en el primer asalto en un duelo donde los dos luchadores buscaron en el suelo la misma luxación.

Georgia
El redactor recomienda