UFC Vegas 24: El español Juan Espino pierde con polémica contra 'King Kong' Romanov
  1. Deportes
  2. Boxeo y Artes Marciales
Whittaker vence claramente a Gastelum

UFC Vegas 24: El español Juan Espino pierde con polémica contra 'King Kong' Romanov

Al final el combate lo decidieron los jueces: dieron la victoria a Romanov por una polémica decisión dividida tras detener el combate en el tercer asalto por golpe ilegal

placeholder Foto: Juan Espino contra Alexander Romanov (UFC)
Juan Espino contra Alexander Romanov (UFC)

El español Juan Espino tiene un modo de enfocar las peleas bastante simple: basa su estrategia en llevar a sus oponentes a la lona y golpearlos desde allí o finalizarlos. No sería una táctica singular, sino fuera por el hecho de que Espino es un gran experto en lo que hace. A tal punto que es capaz de poner en problemas a la mayoría de los luchadores del peso pesado con ese planteamiento tan predecible. Hoy se enfrentaba en UFC Vegas 24 a su peor némesis: un consumado luchador en grappling. Alexander Romanov es un peleador más joven, y en principio podía ser el más rápido a pesar de ser un exluchador de sumo. Y es que ‘King Kong’ sabe moverse, y aunque su golpeo es bastante salvaje, también tiende a centrarse en encerrar a sus oponentes contra la verja antes de llevarlos a la lona; y a menudo utiliza un volado potente de gran alcance para conseguirlo. Era el rival más difícil al que nunca se había enfrentado el español.

Con la vitola de ser un gran luchador, Romanov tuvo que esperar varios anuncios en falso, hasta que finalmente tuvo la oportunidad de hacer su debut en la UFC en septiembre de 2020, dominando a Roque Martínez antes de finalizarle con una sumisión en la segunda ronda. A continuación, despachó a Marcos Rogerio de Lima con un estrangulamiento de antebrazo que le valió ganar el bono a la ‘Actuación de la Noche’. El moldavo había finalizado sus 13 combates profesionales hasta la fecha dentro de la distancia, nueve de ellos por sumisión. Todo un hueso para el español.

Desde guardias encontradas, Espino se movía muy rápido creando ángulos al comienzo del pleito, mientras Romanov se hizo dueño del centro del octágono. En su primera acometida el luchador moldavo pudo proyectar al español a pesar de su dilatada experiencia en lucha. Espino fue capaz de levantarse, pero Romanov siguió presionándole contra la reja hasta que el español logró un excelente derribo típico del judo. Romanov está acostumbrado a ejercer la presión desde arriba en el suelo y cuando está abajo su única labor es no ser finalizado. Varios intentos de sumisión por americana y triángulo de brazo fueron abortados. El moldavo incluso pudo incorporarse, momento donde Espino volvió a proyectarle al suelo. Un asalto cerrado donde la segunda parte del mismo fue un dominio claro del español.

En la segunda ronda la hegemonía del moldavo fue nítida. Después de iniciarse el asalto con buenos intercambios de golpes, Romanov ejerció su presión en la lucha de agarre tan característica suya. Cuando intentó, con su rival empotrado contra la reja, proyectar de una pierna recibió una rodilla voladora que sólo pudo absorber por su gran resistencia a los golpes. Es más, justo después proyectó al español y afianzó una posición dominante. Desde allí intentó terminar la pelea con golpes de martillo pero Espino pudo sortear su difícil situación y conseguir levantarse. Romanov en esta ronda, consiguió imponer con claridad su hegemonía gracias a su superior lucha.

En tercer asalto, el que en principio iba a dirimir quién sería el ganador del pleito, Espino salió dispuesto a vencerlo logrando un derribo inicial tras conectar una buena volea de derecha. Con su rival saliendo de la posición inferior, Juan ejerció un buen trabajo de presión contra la reja. Desde allí un rodillazo impactó en las partes bajas de Romanov y lo invalidó para poder continuar el combate. Romanov tiene una resistencia sorprendentemente alta para alguien tan pesado pero al competir en una pelea tan física se le veía muy desgastado. Al punto de que incluso ese cansancio supremo hubiera provocado que no quisiera seguir peleando. Al final el combate lo decidieron los jueces: dieron la victoria a Romanov por una polémica decisión dividida.

Whittaker se postula al oro de la división

Robert Whittaker y Kelvin Gastelum se enfrentaban en el evento principal de UFC Vegas 24. El panorama del título de los pesos medios estaba muy abierto, por lo que una victoria podría poner a Whittaker o a Gastelum en la línea de una revancha del título contra Israel Adesanya.

A Whittaker se le negó conseguir su gran momento ante la afición australiana, ya que Adesanya le arrebató tanto el título como su estatus de gran estrella de la región. Para lograr otra oportunidad por el oro del peso medio, primero tenía que ocuparse de Gastelum. Whittaker iba a competir originalmente en una posible eliminatoria del título contra Paulo Costa, pero una enfermedad obligó al brasileño a abandonar el combate.

Whittaker y Gastelum se iban a enfrentar originalmente en UFC 234 en febrero de 2019 cuando Whittaker era el entonces campeón de peso medio. Sin embargo, una hernia obligó a Whittaker a retirarse el día de la pelea. Esa retirada de última hora fue el inicio de una desafortunada trayectoria donde no pudo defender el título durante casi dos años, y cuando lo hizo fue derrotado por nocaut a manos de Israel Adesanya en UFC 243. Whittaker, sin embargo, se recuperó logrando impresionantes victorias por decisión unánime sobre Darren Till y Jared Cannonier.

Después de que la pelea por el título con Whittaker se cayera repentinamente, Gastelum y Adesanya lucharon por el título interino en UFC 236, saliendo victorioso Adesanya en la que fue una de las peleas del año 2019. Sin embargo, fue el comienzo del declive para Gastelum, quien a continuación también cayó por decisión ante Till en UFC 244 y fue sometido rápidamente por Jack Hermansson. Pero Gastelum consiguió romper la racha de derrotas en su última salida con una victoria sobre Ian Heinisch en UFC 258.

Gastelum es un gran wrestler, pero también tiene un gran boxeo. Y con dos ‘strikers’ increíbles, tuvimos la oportunidad de ver algunos intercambios salvajes y divertidos mientras cambiaban disparos en la corta distancia. Gastelum tiene siempre la voluntad de presionar bajo cualquier concepto a sus oponentes. Pero Whittaker ya demostró contra Jared Cannonier que puede destrozar a cualquiera que se apoye en el físico más que en sus habilidades técnicas. Y la pelea de hoy fue similar.

Los golpes en línea y la velocidad superior le hizo dueño absoluto del combate en el striking. Los disparos más limpios tanto con los puños como con las piernas fueron claramente para el australiano. Siempre dominó el tempo del combate y la distancia. Además cuando fue preciso Whittaker llevó la pelea al suelo sin problemas. Fue una superioridad absoluta frente a un Gastelum que nunca cejó en su empuje, demostrando un gran corazón. A pesar de que Gastelum tiene la lucha libre como base, en la búsqueda de derribos tuvo que lidiar sin éxito con el 84% de defensa de Whittaker. El australiano cerró una victoria importante por decisión unánime, ganó todos los asaltos, que le vindica como un rival legítimo para disputar de nuevo el título de la categoría contra Israel Adesanya.

En el resto de la velada sucedieron las siguientes finalizaciones:

Gerald Meerschaert durmió con una guillotina a Bartosz Fabiński en el segundo asalto.

Y Tony Gravely finalizó a Anthony Birchak merced a una poderosa izquierda que postró en el suelo a su rival. Garvely siguió golpeando hasta que el árbitro intervino para parar el pleito.

Las Vegas
El redactor recomienda