BLACHOWICZ NUEVO CAMPEÓN SEMIPESADO

UFC 253: la sumisión del español Juan Espino y el tremendo KO de Adesanya a Costa

Juan Espino regresa con victoria al octágono después de casi dos años alejado. Adesanya defendió de forma dominante su cinturón de los pesos medios ante Costa.

Foto: Juan Espino en 'The Ultimate Fighter' (UFC)
Juan Espino en 'The Ultimate Fighter' (UFC)

El español Juan Espino regresaba al octágono después de casi dos años alejado de la competición por una lesión en el segundo metacarpiano de su mano derecha que precisó una triple cirugía. A sus 39 años volvía a luchar en la mayor empresa de deportes de contacto del mundo contra Jeff Hughes, sparring del campeón de la división de los pesados, Stipe Miocic, que buscaba su primera victoria en la UFC como tabla de salvación, ya que una nueva derrota le supondría probablemente ser despedido por la promotora.

Después de dos años sin aparecer en el octágono, Juan Espino no le dio ninguna opción a su rival en una de sus mejores actuaciones en la UFC. En un primer asalto unidireccional dominó en todo momento la pelea, consiguiendo someter a su rival a falta de poco más de un minuto con una estrangulación llamada ‘scarf hold choke’. Sensacional actuación del grancanario que le sitúa en una posición óptima para encarar retos más ambiciosos en la división. El nivel de lucha de agarre que ha demostrado el español es muy superior al de la mayoría de la categoría. Así que en principio parece que va a ser capaz de competir con garantías con cualquiera de la zona noble de la división

Hughes tiene un juego bien conjuntado que lo convirtió en campeón de MMA a nivel regional. Pero al ser un peso pesado de talla inferior y no particularmente atlético, simplemente había sido superado por sus últimos oponentes. Su fuerte es el golpeo, sobre todo el que ejerce en el ‘ground and pound’ pero al tener que irse al suelo para ponerlo en práctica entraba en un espacio donde no sería rival para Espino.

Los dos peleadores estuvieron tanteándose en el centro del octágono durante el minuto y medio inicial. Juan Espino había bajado mucho de peso respecto a combates anteriores para mejorar el cardio. Aunque en principio debería tener menos explosividad en las proyecciones, no se notó en absoluto. El español ha dedicado más de media vida a la lucha canaria y es un consumado experto de la senegalesa o la coreana. Así que a la primera intentona consiguió proyectar a Hughes y afianzar una posición dominante en el suelo. Desde allí, tuvo el control total de la situación apoyándose con su golpeo desde el agarre. Aunque Hughes logró levantarse en repetidas ocasiones, cada incorporación solo fue el preámbulo de una nueva proyección del español. Hasta que a falta de un minuto de terminar la primera ronda finalizó a un disminuido Hughes que no consiguió impactar ni siquiera un solo golpe en todo el combate.

Adesanya destroza a Costa

La UFC regresaba a Fight Island en Abu Dhabi con el evento UFC 253 con una de las mejores peleas por el título que la promoción podía organizar. Encabezaba el evento el enfrentamiento entre el campeón de peso medio Israel Adesanya y el contendiente número 1 de la división, Paulo Costa. Adesanya y Costa habían intercambiado comentarios hirientes desde hacía tiempo. Los dos se iban a enfrentar a principios de este año, pero la lesión de Costa le dio la oportunidad a Yoel Romero de intentar ganar el título.

Adesanya es una de las estrellas de la UFC que más rápido ha crecido en los últimos dos años. Mientras transitaba el camino a la cúspide de la división arrasó con victorias sobre Rob Wilkinson, Marvin Vettori, Brad Tavares, Derek Brunson y Anderson Silva. Ganó el campeonato interino en la nombrada ‘Pelea del Año’ en 2019 con Kevin Gastelum en UFC 236 y obtuvo el título indiscutible al noquear a Robert Whittaker en UFC 243. Adesanya conservó el cinturón contra Romero en marzo en UFC 248.

Asimismo, Costa había sido un luchador dominante desde su llegada al octágono en 2017, acabando con Garreth McLellan, Oluwale Bamgbose, Johny Hendricks y Uriah Hall antes de superar a Romero en una victoria por decisión unánime en UFC 241.

La pelea entre ambos luchadores se aclaró en los primeros minutos. Todo el enfoque de Costa se basaba en el daño que podía causar con su potencia. Existía la tentación de pensar que la habilidad de Adesanya no podría salvarlo de la fuerza bruta del brasileño. Pero no fue así en absoluto.

Adesanya es un peleador excepcional, gracias a su largo alcance, a su arsenal de patadas de élite y a su habilidad para descifrar los ángulos ciegos de los oponentes. El nigeriano controló siempre la pelea desde la larga distancia con su golpeo eficiente. Especialmente fueron incisivas sus patadas a la pierna izquierda de Costa, extremidad que acabó con un aspecto sanguinoliento cuando terminó el pleito.

El campeón midió mucho mejor los golpes. Mantuvo su dominio sobre todo con su juego de piernas desde la larga distancia. Jab y patada a las piernas fue su sincronización favorita. Costa no ofreció ningún recurso para voltear esta situación. Sus incursiones ofensivas telegrafiadas no supusieron problemas para que las esquivara o las protegiera el campeón. Ni siquiera intentó llevar la pelea al suelo para demostrar su experto jiu jitsu. La realidad es que no hubo atisbo de ninguna reacción de Costa ante el aplastante dominio del campeón, como si Adeasanya con su planteamiento impusiera un pétreo impedimento incapaz de ser superado.

Adesanya siempre empieza despacio las peleas, testando la ofensiva de su oponente antes de encontrar sus aperturas para infligir el castigo en los asaltos siguientes. Hoy ‘El último maestro de estilo’ no tuvo nada enfrente a pesar de la supuesta envergadura de su oponente. La tremenda acumulación de golpes provocó que Costa acabará vencido ya en el segundo asalto cuya puntilla fue una izquierda que derribó a un rendido Costa en el suelo. Afianzado en un posición superior sólo le restó al campeón finiquitar el pleito con una granizada de golpes ante un indefenso rival que provocó la intervención del árbitro.

Nuevo campeón polaco en los semipesados

La UFC 253 también presentaba la coronación de un nuevo campeón de peso semipesado, la primera vez que el titular no tendría el nombre de Jon Jones o Daniel Cormier desde 2011. Dominick Reyes y Jan Blachowicz luchaban por el derecho a ser nombrado nuevo rey de la división.

Todo el juego de Blachowicz se basa en su jab y en molestar a sus oponentes desde lejos, pero el juego de patadas de Reyes era un arsenal para el largo alcance que podía desactivar esa estrategia. Reyes debería haber sido capaz de ganar esta pelea desde la distancia, donde ambos hombres se sienten más cómodos. El luchador mexicoamericano no decidió presionar o ponerse agresivo, ya que existía la posibilidad de que Blachowicz cambiase el signo del combate con una respuesta ofensiva. Así que Reyes adoptó un enfoque más conservador que el que tuvo con Jon Jones para aguantar la pelea físicamente e intentar conseguir así una victoria fácil. Pero una izquierda brutal de Blachowicz en el segundo asalto desmadejó a Reyes y determinó quién iba a ser el nuevo campeón de la división de los semipesados. Sólo necesitó reafirmar la evidente situación con un par de golpes finalizadores más.

Reyes podría haber sido capaz de ganar todas las rondas pero Blachowicz terminó la pelea con un solo impacto, como venía siendo habitual últimamente. Hasta ese momento, los dos luchadores estuvieron marcándose desde la larga distancia. El juego de patadas de Reyes y su izquierda fueron más persistentes que los golpes del polaco, aunque una patada de Blachowicz dejó una huella tangible en las costillas de su rival.

Algunos argumentaban que Reyes era el campeón de peso semipesado sin corona con su controvertida derrota ante Jon Jones. Era el peleador más joven y el favorito en este combate. Pero el polaco dejó en agua de borrajas estas suposiciones. Blachowicz ha ganado ocho de sus últimas nueve peleas, una carrera increíble teniendo en cuenta lo cerca que estuvo de salir de la UFC hace unos años.

El peleador polaco llegó a la UFC después de arrasar en la promotora 'KSW', ganando el título del peso semipesado. Aunque Blachowicz sólo ganó dos de sus seis primeros combates en el octágono, consiguió voltear completamente su situación desde mediados de 2017, donde ha vencido en ocho de sus últimos nueve citas, incluyendo finalizaciones sobre Devin Clark, Nikita Krylov, Luke Rockhold y Corey Anderson.

En este evento la mayoría de los resultados de las peleas las decidieron la decisión de los jueces excepto:

En la cartelera principal, Brandon Royval sometió con una estrangulación de guillotina en el segundo asalto a Kai Kara-France, una sumisión que la encajó de pie y que consiguió mantener después de postrar en el suelo a su rival para finalizarlo.

Y en los preliminares, Ľudovít Klein noqueó a Shane Young en la primera ronda con una ristra de golpes cuyo comienzo fue una brutal patada a la cabeza.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios