SE DISPUTARON DOS TÍTULOS MUNDIALES

UFC 248: el KO de Dariush, la defensa de Adesanya y la pelea femenina de la historia

Weili Zhang hacía su primera defensa del campeonato femenino de peso paja de la UFC contra la excampeona Joanna Jedrzejczyk. El resultado, la mejor pelea femenina de la historia

Foto: Israel Adesanya contra Yoel Romero en UFC 248. (USA TODAY Sports)
Israel Adesanya contra Yoel Romero en UFC 248. (USA TODAY Sports)

Israel Adesanya es un peleador excepcional gracias a su largo alcance, a su arsenal de patadas de élite y a su habilidad para descifrar los ángulos ciegos de los oponentes. El campeón medio de UFC defendió su cinturón por decisión unánime contra el siempre peligroso cubano Yoel Romero puntuando siempre más y manteniendo la distancia para evitar las acometidas explosivas de su oponente sin más, ante la incapacidad de este de romper esta dinámica.

El combate principal de UFC 248 representaba la primera defensa del cinturón de peso medio del invicto campeón titular. La oportunidad de Romero de disputar el título albergaba algo de controversia, ya que entraba en este combate con dos derrotas consecutivas acaecidas en sus últimos encuentros. Pero el principal aspirante, Paulo Costa, se cayó de la función por una lesión en el bíceps y el mejor sustituto que había en la división era el cubano.

En una pelea de campeonato el retador tiene que demostrar una superioridad nítida para convencer a los jueces. Y nada de eso pasó. Adesanya siempre empieza despacio las peleas, testando la ofensiva de surival antes de encontrar sus aperturas para infligir el castigo en los asaltos siguientes. Una empresa difícil contra las ráfagas de ataque singularmente violentas de Romero. En una de las primeras combinaciones del campeón, el retador impactó con un tremendo volado de izquierda que provocó que Adesanya estuviera todavía más cauto. El cubano luchó los dos primeros asaltos resguardado, sin siquiera buscar una secuencia de lucha para llevar la pelea al suelo, donde su superioridad hubiera sido manifiesta, buscando exclusivamente impactar con una contra noqueadora.

El campeón siempre tuvo consciencia de la explosividad de Romero. Cada vez que las peleas del cubano llegan al tercer asalto, hace acto de presencia un poder brutal que deja fuera de combate a muchos de sus rivales. Le pasó a Tim Kennedy, le pasó a Chris Weidman y le pasó a Luke Rockhold. A partir del tercer asalto Romero empezó a efectuar una cierta presión que no cristalizó en golpes de poder porque Adesanya estuvo muy elusivo y nunca se expuso en intercambios.

El campeón, desde su mayor distancia, fue castigando las piernas, el cuerpo y la cabeza del retador con esporádicas patadas sólidas, unas acciones que a pesar de los pitos del público eran suficientes para llevarse el pleito. La pelea tenía tan poca acción que el árbitro recomendó a los dos luchadores al inicio del cuarto asalto que saccaran más volumen de golpes. El cubano no tuvo recursos. Sólo ejecutó una proyección a lo largo de los cinco asaltos donde, además, no logró afianzar la posición en el suelo.

Una superestrella en ciernes

Israel Adesanya sólo lleva en la UFC poco más de dos años. Esto es digno de mención, ya que el nigeriano, que reside en Nueva Zelanda, se ha afianzado en este corto espacio de tiempo como una de las estrellas más rutilantes de este deporte. ‘El último maestro de estilo’ ascendió por la escalera de los pesos medios hasta la cima en un tiempo récord. Adesanya es un excelente 'kickboxer' pero despertaba muchos interrogantes sobre las otras habilidades que tiene que desarrollar un luchador de MMA. Sin embargo, al final de su primer año dentro de la UFC, ya había apuntalado sus defectos y se había convertido en un contendiente legítimo. Sobre todo, después de sus actuaciones contra Brad Tavares y Derek Brunson.

La campaña de 2019 vio a Adesanya seguir mejorando con cada pelea. Primero vino un improvisado combate contra la leyenda Anderson Silva, que sirvió como un claro testimonio de que el maestro legaba su antorcha a su sucesor. A continuación, Adesanya ganó una guerra de cinco asaltos en ‘La pelea del año’ contra Kelvin Gastelum, para afirmar su lugar entre la élite de los pesos medios. El mayor logro de su carrera hasta esta noche ocurrió el pasado octubre, cuando le dio una paliza a Robert Whittaker en la mayor asistencia a un evento de la historia de la UFC. Su actuación fue una obra maestra y alcanzó el título indiscutible de la categoría.

Israel Adesanya, momentos antes del inicio del combate. (USA TODAY)
Israel Adesanya, momentos antes del inicio del combate. (USA TODAY)

Una pelea femenina para recordar

Las artes marciales mixtas chinas han experimentado una enorme mejora durante los últimos años, pero el pasado 31 de agosto fue cuando por fin aterrizaron en la primera escena mundial. Fue la noche del debut de la UFC en la ciudad china de Shenzhen. Aunque la promoción recibió algunas críticas por precipitar a Weili Zhang a un evento principal por el título de peso paja femenino contra Jessica Andrade, las suspicacias de los escépticos quedaron sepultadas en sólo 42 segundos, el tiempo que necesitó para noquear a la campeona. Fue una victoria contundente aunque la carrera de Zhang en la UFC en ese momento apenas comprendía 13 meses.

En el evento coestelar, Weili Zhang hacía su primera defensa del campeonato femenino de peso paja de la UFC contra la excampeona Joanna Jedrzejczyk. Zhang había ganado todos sus combates profesionales de MMA desde su debut y estaba 4-0 en la UFC. A Zhang aún le faltaba mucho para demostrar que puede ser una campeona dominante, pero ha respondido a todas las preguntas afirmativamente en su primera defensa. Después de unos momentos iniciales donde las dos luchadoras estuvieron observándose, se desataron las hostilidades. Cinco asaltos de intercambios donde ambas contendientes descargaron un gran volumen de golpes.

La polaca peleó intentando no exponerse, aprovechando su mayor alcance, lanzando golpes en línea en combinaciones largas que terminaba con patadas a las piernas. La peleadora china recortaba la distancia para entablar intercambios de golpes duros. Zhang conectaba con toneladas de poder, una situación que hacía preveer que las probabilidades de éxito de la europea corrían cuesta abajo. Pero el aguante de la polaca fue excelso, aunque acabó con un feo hinchazón en la frente al término del pleito.

La polaca demostró más recursos en el golpeo, pero los impactos de poder los aterrizó Zhang. La luchadora china nunca había peleado más de tres asaltos, algo con lo que Jedrzejczyk estaba muy familiarizada, y además había tenido que soportar un duro campamento lleno de viajes constantes debido a problemas surgidos en su país por el coronavirus. Si Jedrzejczyk era capaz de ganar uno de los tres primeros asaltos, y luego ser ella misma en los siguientes, probablemente volvería a proclamarse campeona. La china en ciertos momentos visualizó algo de fatiga, pero no fue suficiente. Las proyecciones que ejecutó a partir del tercer asalto marcaron la decisión final de los jueces. Ganó por decisión dividida en la que ya es, probablemente, la mejor pelea de MMA femenina de la historia.

En la cartelera principal, Beneil Dariush finalizó su pelea contra Drakkar Klose tras un intercambio de golpes donde el iraní se llevó la mejor parte. Un volado de izquierda durante la refriega noqueó a su rival de forma espectacular.

En los preliminares, el prospecto Sean O'Malley noqueó a José Alberto Quiñónez en el primer asalto. Una patada incrustada a la cabeza mermó la resistencia del mexicano y unos golpes finalizadores de martillo dictaron el resultado final de la pelea.

Boxeo y Artes Marciales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios