Es noticia
Menú
El deportista a seguir | El 'quaterback' más deseado de la NBA que sueña con jugar con Italia
  1. Deportes
  2. Baloncesto
EL ATLETA DEL MOMENTO

El deportista a seguir | El 'quaterback' más deseado de la NBA que sueña con jugar con Italia

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Paolo Banchero, junto al comisionado Adam Silver. (Brad Penner/Reuters)
Paolo Banchero, junto al comisionado Adam Silver. (Brad Penner/Reuters)

El draft de la NBA es, sin ninguna duda, uno de los momentos más importantes de la temporada para los equipos. La competición tiene una lógica con la que no cuentan otros deportes, pues el límite salarial y la elección de jóvenes talentos son dos de las maneras de permitir la igualdad entre franquicias. Es una de las razones que hace que entidades que han firmado una temporada para el olvido, brillen solo un año después y viceversa. Por esa razón, el draft es fundamental.

Para poder cerrar nuevos fichajes o encajar el salario de las grandes estrellas, muchos equipos terminan por vender posiciones en la elección del draft, lo que permite que los mejores jugadores jóvenes, tanto de universidades norteamericanas como de Europa, puedan ir a parar a franquicias que, 'a priori', son menos competitivas y, con ello, mejorar su nivel deportivo. Así, hace escasas horas se celebró el draft de la presente temporada… con una monumental sorpresa en el número uno.

Foto: Harvey Elliott saluda a la afición junto a Salah. (EFE/EPA/Peter Powell)

Jabari Smith Jr. era el gran favorito, pero el primer elegido ha sido Paolo Banchero, un jugador seleccionado por Orlando Magic y que llega para revolucionar a la franquicia y convertirse en su próxima gran estrella. Nacido el 12 de noviembre de 2002, en Seattle, desde muy joven comenzó a demostrar grandes habilidades. De hecho, su madre, Ronda Smith-Banchero, destacó durante varios años en el baloncesto universitario, si bien no llegó a dar el salto a la WNBA.

Hijo de padre italiano y de madre norteamericana, siempre tuvo facilidad para jugar a cualquier deporte, lo que le provocó cierta indecisión sobre a qué especialidad dedicarse. De hecho, cuando entró al instituto, comenzó jugar al fútbol americano, donde destacó como 'quarterback' y se convirtió en una estrella. Sin embargo, él sabía que el baloncesto le aportaba algo diferente, y en el propio instituto, en O'Dea High School, decidió cambiarse al deporte de la canasta… y no se equivocó.

Solo necesitó un par de temporadas para ser el jugador más destacado del equipo, lo que le sirvió para dar el salto a la Universidad de Duke. De hecho, llegó a formar parte de aquel increíble equipo que dirigía el mítico Mike Krzyzewski, con el que logró llegar a la final Four de la NCAA, promediando 17,2 puntos, 7,8 rebotes y 3,2 asistencias por partido. Pronto, Paolo Napoleón James Banchero pasó a estar en el punto de mira de todos los equipos de la NBA. Y Orlando no ha perdido la oportunidad de elegirle como número uno del draft.

Banchero es un jugador diferente. Se trata de un alero de 2,09 de altura, con gran mano tanto interior como exterior, excelente lectura de juego y, especialmente, una capacidad atlética imponente, que le hace ser imparable en arrancada. Y, además, tiene un sueño: jugar con la selección italiana. De hecho, ya cuenta con la nacionalidad y se han producido los primeros contactos para vestir la 'azzurra' y, así, honrar las raíces de su padre.

"Jugar con la 'azzurra' es un orgullo para mí porque mi familia se siente italiana. Ahora tengo el pasaporte y no puedo esperar para empezar. Nos vemos pronto, Italia. Quiero agradecer a la afición italiana, sentí su amor y apoyo durante toda la temporada. Repito que jugaré en la selección, no este verano, sino el que viene. Estoy muy orgulloso de poder representar a Italia en la NBA", explicaba Banchero en su primera entrevista con 'La Gazzetta dello Sport'.

Banchero lo tiene todo para triunfar en la NBA. Sabe que por delante tiene un reto difícil, que es demostrar en los Magic que puede ser el jugador franquicia que consiga reverdecer viejos laureles en Orlando. Desde 2004, cuando ficharon a Dwight Howard, no había un número uno del draft en la franquicia. Será la próxima temporada dónde veremos si tiene la suficiente calidad como para convertirse en la próxima estrella de los míticos Orlando Magic.

El draft de la NBA es, sin ninguna duda, uno de los momentos más importantes de la temporada para los equipos. La competición tiene una lógica con la que no cuentan otros deportes, pues el límite salarial y la elección de jóvenes talentos son dos de las maneras de permitir la igualdad entre franquicias. Es una de las razones que hace que entidades que han firmado una temporada para el olvido, brillen solo un año después y viceversa. Por esa razón, el draft es fundamental.

Para poder cerrar nuevos fichajes o encajar el salario de las grandes estrellas, muchos equipos terminan por vender posiciones en la elección del draft, lo que permite que los mejores jugadores jóvenes, tanto de universidades norteamericanas como de Europa, puedan ir a parar a franquicias que, 'a priori', son menos competitivas y, con ello, mejorar su nivel deportivo. Así, hace escasas horas se celebró el draft de la presente temporada… con una monumental sorpresa en el número uno.

El redactor recomienda