segundo máximo anotador de españa

Ricky Rubio castiga el desprecio de los rivales en el EuroBasket

El base, fundamental con sus puntos en la victoria contra Turquía, está jugando su mejor torneo con la selección española desde su debut en 2008. "Estoy con confianza", dice

Foto: Ricky Rubio anotó tres de los seis triples que lanzó contra Turquía. (EFE)
Ricky Rubio anotó tres de los seis triples que lanzó contra Turquía. (EFE)

No hay otro asunto por el que le hayan preguntado tanto a Ricky Rubio como su tiro. En cada entrevista, en cada rueda de prensa, en cada 'canutazo'. Llegó a hartarse de que le sacaran siempre el tema, reconoció hace dos años. La insistencia estaba justificada: sus números eran históricamente malos. El lanzamiento ha sido el gran asterisco de su carrera, hasta el punto de que verlo meter un triple sigue siendo una sorpresa para muchos. Este domingo, el España-Turquía de octavos de final del EuroBasket lo decidió él con 12 puntos en el último cuarto, incluidos dos triples.

No fue una casualidad si se atiende a sus números en el torneo, los mejores con la selección desde que Aíto García Reneses le hiciera debutar en el verano de 2008. En los seis primeros partidos (los cinco de la primera fase y el de octavos de final) promedia 11 puntos, 4,2 asistencias, 2,5 rebotes y 1,8 robos. Todo en 20,8 minutos de juego. Su anterior tope anotador eran los 7,2 del EuroBasket 2013.

El que más triples lanza y el que más anota

Más llamativo aún es su porcentaje de acierto en el tiro de tres, un 48%. Hace cuatro años también tuvo bastante acierto desde el 6,75, un 44,4%, pero entre uno y otro torneo hay una gran diferencia: entonces el triple era un arma residual en su arsenal (lanzó 9 en 11 partidos) y ahora es la principal. En este campeonato ya ha tirado 25 triples, una media de cuatro por encuentro y el doble que tiros de dos puntos. Ningún otro jugador español ha lanzado y metido más triples que él en el presente EuroBasket (Sergio Rodríguez ha tirado y metido uno mesnos).

Cuando más quemaba el balón, a Ricky no le tembló la mano para tirarse dos triples, un tiro que 'a priori' no le corresponde. Pero algo ha cambiado en el jugador catalán, y no se trata solo del acierto. Es también una cuestión de actitud, porque trabajo siempre ha habido, no hay más que ver cualquier entrenamiento de la selección. Donde antes había respuestas a la defensiva cada vez le preguntaban por su tiro, ahora se le ve desafiante. "Que me sigan flotando", dijo después del partido contra la República Checa, en el que comenzó como un tiro y anotó 14 puntos en el primer cuarto. Tres días después, en el encuentro contra Croacia-España, respondía a Asa Petrovic, seleccionador balcánico, cada vez que metía una canasta.

"Estoy con confianza", dice Ricky Rubio. (EFE)
"Estoy con confianza", dice Ricky Rubio. (EFE)

Ricky titubea menos cada vez que está abierto con posibilidad de lanzar. Ahora está decidido a castigar el desprecio de los rivales, centrados en proteger la zona ante los hermanos Gasol. Las defensas tienen que priorizar, sobre todo cuando enfrente está un equipo con tantas amenazas como el español. No es raro que, dado su historial, floten al nuevo base de los Utah Jazz. Es algo que llevan haciendo muchos años, pero él lo está aprovechando como nunca lo había hecho.

Es un Ricky Rubio agresivo de cara al aro que ya había aparecido en la segunda mitad de la temporada pasada en la NBA, sus mejores meses desde que se fue a Estados Unidos, pero desconocido hasta ahora con la selección. "Me alegro mucho por Ricky porque está castigando los 'flotajes' rivales", dijo Sergio Scariolo después de la victoria ante Turquía. El italiano apostó por el catalán desde que llegó al banquillo de la selección en 2009.

La pareja que forma con Sergio Rodríguez

Este año, ante la baja por lesión de Sergio Llull, le ha pedido un paso más, y Ricky está respondiendo. La ausencia del jugador del Real Madrid se está notando menos gracias la pareja Ricky Rubio-Sergio Rodríguez, a los que Scariolo está juntando muchos minutos. La mezcla no ha podido salir mejor. "La habilidad de Ricky para poder defender jugadores más grandes y el esfuerzo del Chacho para al menos contener bien al que tiene delante nos permite tener dos manejadores de balón en el campo. Y contra defensas a todo campo, presionantes, agresivas en dos contra uno es importante tener dos jugadores que jueguen 'pick&roll' a la vez para elegir quién en un momento dado, quién en el otro", explicó el seleccionador.

A la fórmula de los dos bases recurrió Scariolo ya en el primer cuarto contra Turquía. Ambos se jugaron los minutos decisivos del partido hasta que Ricky se fue al banquillo ya con el trabajo hecho y el partido decidido. "Estoy con confianza, en un momento muy bueno, y voy a seguir", dijo a 'Cuatro' tras la victoria contra Turquía. La frase suena casi a advertencia: voy a seguir tirando, vosotros veréis si seguís dejándome solo.

Eurobasket

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios