cinco derrotas en siete partidos

"Tampoco estamos tan mal, ¿no?". El porqué de la desconexión del Real Madrid de Laso

"Estamos hablando de una temporada muy larga y exigente, con muchos partidos y alguna vez puede haber alguna desconexión", dijo Rudy Fernández

Foto: Pablo Laso, durante el partido de este domingo entre el Real Madrid y el Joventut de Badalona. (EFE)
Pablo Laso, durante el partido de este domingo entre el Real Madrid y el Joventut de Badalona. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El Real Madrid perdió ante el Joventut de Badalona tras ir ganando por 14 puntos y Pablo Laso abroncó a sus jugadores. Esta vez no lo hizo en un tiempo muerto, como acostumbra a hacer cuando ve que sus jugadores no están haciendo las cosas bien, sino que lo hizo en la rueda de prensa posterior. "No hemos respetado al rival en ningún momento. (...) Es una buena lección de que no ganas solo con la camiseta. Aunque hubiera ganado estaría igual de enfadado. Hoy no se puede decir nada bueno de mi equipo", señaló.

Algo no anda bien en el Real Madrid. Desde que ganar al Movistar Estudiantes en el derbi del 12 de enero ha perdido cinco de los últimos siete partidos. Solo ha sido capaz de vencer en sus visitas al Maccabi de Tel Aviv el pasado jueves y cuatro días antes en Manresa, donde cortó una racha de cuatro derrotas consecutivas, la peor desde que Laso es el entrenador del equipo. Tres de esas cinco derrortas han sido en casa, donde en 2019 solo perdió dos de sus 39 partidos.

¿Cuál es la razón de este bajón? ¿Está el Real Madrid en crisis o es solo un bache? Habla Rudy Fernández. "Estamos hablando de una temporada muy larga y exigente, con muchos partidos y alguna vez puede haber alguna desconexión. A veces pasan estas cosas. Tener tres partidos antes de la Copa del Rey también afecta al físico y a la cabeza, y eso hay que gestionarlo bien. Vamos segundos en Euroliga y en la ACB. Tampoco estamos tan mal, ¿no? Nos gustaría ganar todos los partidos de 20 y estar más tranquilos pero los demás equipos también compiten", dijo este lunes antes del partido contra el Kirolbet Baskonia, el primero de los tres que afronta el Madrid esta semana.

Tiene razón Rudy Fernández: el Real Madrid no está tan mal. Si se toma como referencia la jornada 20 de la Liga Endesa y se suman los partidos de Euroliga jugados hasta ese punto (y se dejan de lado la Supercopa y la Copa del Rey), los números del Real Madrid no son los peores de la era Laso. Ha ganado el 73,8% de los partidos que ha disputado, un porcentaje un poco peor que en la 2018-2019 (76,2%), pero mejor que en la 2017-2018 (68,9%). La 2015-2016 también estuvo por debajo (67,6%).

Lejos quedan los primeros años del 'lasismo', con un Real Madrid arrollador. En la temporada 2012-2013, el equipo llevaba a estas alturas 32 victorias en 36 partidos (88,9%) y un año después, 36 triunfos en 37 encuentros (97,3%). En aquellos dos años, el equipo perdió dos Final Four seguidas y aprendió la lección: la temporada se puede hacer muy larga. El Real Madrid es cuarto en la Euroliga, empatado con dos los equipos que le preceden, a tres victorias del líder y con dos de ventaja sobre el quinto. Y en la Liga Endesa es segundo a un triunfo del FC Barcelona.

Esa necesaria dosificación para llegar al tramo final en buenas condiciones quizá sea más importante conforme van cumpliendo años los pesos pesados del equipo, aunque la paulatina de la plantilla ha ido sustituyendo unas piezas por otras. Los referentes han cambiado y la plantilla es cada vez más amplia. Esta temporada, Laso tiene a su disposición 15 jugadores (sin contar al canterano Mario Nakic, que apenas ha jugado).

Igual que todos los partidos no son igual de importantes, por más que los entrenadores los presenten así, todos los jugadores no son igual de buenos. Contra el Joventut no jugaron Trey Thompkins ni Facundo Campazzo. Y Rudy Fernández y Edy Tavares estuvieron en cancha menos de ocho minutos. No es una locura pensar que Laso también tenía en la cabeza la jornada doble de Euroliga contra el Baskonia y el ALBA Berlín.

Que el Madrid se desconectara contra el Joventut no es extraño. Le ha pasado otras veces, aunque no haya perdido. El crecimiento de la Euroliga complica cada vez más la vida a los equipos españoles que la juegan. A diferencia de otros países, en la Liga Endesa la relajación se paga con una derrota. De la ACB se dice que cualquier equipo puede ganar a cualquiera. Y es cierto. Pero lo es más cuando se trata de la Euroliga (sobre todo tras el cambio de formato), que es la prioridad para el Madrid. En la ACB, mientras, muy mal lo tiene que hacer para no ser primero o segundo.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios