serán sus cuartos mundiales juntos

La supervivencia de Marc Gasol y Rudy Fernández y su mundial como capitanes

Rudy Fernández, capitantes del combinado nacional, son los dos únicos supervivientes del Mundial de Japón 2006, el mayor logro de nuestro baloncesto. Ambos son la voz de la experiencia

Foto: Marc Gasol y Rudy Fernández, en la presentación de la Selección. (EFE)
Marc Gasol y Rudy Fernández, en la presentación de la Selección. (EFE)

Hace 13 años de la mayor hazaña cosechada por la Selección Española de Baloncesto: el Mundial de Japón, cetro que fue posible gracias a un combinado lleno de jugadores que han marcado una época: los hermanos Gasol, Felipe Reyes, Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón… De esa súper selección que nos llevó a la gloria solo quedan dos integrantes, dos auténticos supervivientes, que son los capitanes sobre los que se depositan todas las esperanzas nacionales: Marc Gasol y Rudy Fernández. Este sábado España abre el telón ante Túnez (14:30h).

En aquel entonces los líderes del equipo eran Pau Gasol (va a iniciar su 19ª temporada en la NBA de la mano de los Portland Trail Blazers), Jorge Garbajosa (actual presidente de la Federación Española de Baloncesto) y 'La Bomba' Navarro (retirado tras una larga y exitosa trayectoria), pero ahora el peso recaerá sobre dos jugadores que en aquel oro tenían solo 21 años. Solo el mayor de los Gasol habría podido repetir participación de no ser por una inoportuna fractura en el pie izquierdo.

Rudy Fernández y Marc Gasol, ambos ya con 34 años, van ya por las 216 y 168 internacionalidades, respectivamente. Son los dos que, lógicamente, más llevan. Su madurez y experiencia en este tipo de compromisos les obliga a llevar el peso de la responsabilidad en este mundial. Rudy no se achanta ante el exigente reto y asegura que llega tranquilo dada la ilusión que vislumbra en sus compañerós. "Estamos orgullosos de jugar un nuevo mundial y deseando que llegue el primer partido. Todo el equipo está listo", dijo Rudy en la rueda de prensa previa al debut contra el país africano. El capitán destacó la importancia de empezar con buen pie en el torneo y recalcó que no se fía de Túnez. "Respetamos a todos los equipos, pero ahora tenemos que centrarnos en ellos [...] Todo el mundo conoce la importancia de empezar ganando y coger sensaciones positivas", añadió el ya legendario jugador del Real Madrid.

Marc Gasol y Rudy, en el Eurobasket de 2009. (EFE)
Marc Gasol y Rudy, en el Eurobasket de 2009. (EFE)

Ambos jugadores, pese a su peso para Scariolo, llegan a la cita transmitiendo sensaciones diferentes. Marc Gasol, aún con el recuerdo de sentirse Freddy Mercury tras conquistar la NBA con los Raptors, acaba de superar una gastroenteritis que le ha apartado de los dos últimos encuentros amistosos. Marc, además, ha tenido una temporada muy exigente en Estados Unidos, en la que se ha cargado de partidos en la busqueda del ansiado anillo. En los ratos en los que ha tenido la oportunidad de vestirse de corto durante la gira de preparación ha promediado 7,1 puntos, mostrándose participativo en otros aspectos del juego. No llegará a tope de condiciones, pero se espera que durante la fase de grupos adquiera cada vez más fondo y confianza.

Por su parte, Rudy llega también como flamante campeón de la ACB con el Real Madrid. Su papel en el equipo blanco es ya menos trascendental en materia anotadora que el de otros años, pero igualmente es uno de los pilares para Pablo Laso. El juego de Rudy es cada vez más maduro y, con los años, ha aprendido a seleccionar bien los momentos en los que debe ser protagonista. Su papel en defensa será fundamental, alternando la posición de dos y de tres. En esta preparación Scariolo no ha tomado riesgos con él, consciente de sus problemas de espalda. Ante Rusia, por ejemplo, se quedó en el banquillo por seguridad. El jugador ha segudio las pautas indicadas por los expertos dado el exigente papel capital que le espera en el mundial.

Que Marc y Rudy deben echarse el equipo a los hombros no solo lo refleja la experiencia, también los datos. La enorme importancia de estos dos colosos de nuestro baloncesto se visualiza en los puntos, donde destacan muy por encima de los demás: Rudy supera a Marc con 1.853 por los 1.682 del jugador de los Raptors. El siguiente en la lista a mucha distancia es Sergio Llull, otro de los veteranos, con 875 puntos. Que ambos, también el de Mahón, estén lúcidos en la anotación será fundamental para las aspiraciones españoles a medalla, caras.

Ricky Rubio, otro que tal baila

El 'Genio del Masnou' también va a tener en este Mundial un peso mayor al de otros años. Sin Calderón ni Sergio Rodríguez a su lado, deberá asumir un rol de mayor envergadura. Sus datos en estos partidos de preparación tranquilizan. En estos siete duelos en los que Ricky tenía que empezar a demostrar una nueva versión de sí mismo, más anotadora que nunca, ha logrado promediar 16,5 puntos por partido, con casi un 50% en tiros de campo. Pinta bien.

En un mundial con notables ausencias en las selecciones más potentes, pero con hombres líderes en sus equipos NBA (Antetokounmpo, Rudy Gobert, Jokic, Donovan Mitchell, Kemba Walker…), España deberá poner en valor la fuerza del conjunto con Marc y Rudy como estandartes (uno por fuera, otro por dentro), pero también con Rubio, Llull y los hermanos Hernángomez como algo más que escuderos de lujo. Con la lista de bajas que tiene la selección el oro se antoja difícil, pero el dulce de la plata o el bronce es bien goloso para este grupo de jugadores. Quedar entre los dos mejores europeos asegura un billete a los próximos Juegos. Arranca un mundial excitante.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios