victoria ante canadá por 53-68

Una exhibición defensiva y una líder inesperada: España luchará por las medallas

España selló su aro en el último cuarto y solo permitió que Canadá anotara tres puntos. Queralt Casas, con 13 puntos, fue de las más destacadas

Foto: La celebración de España tras ganar a Canadá y clasificarse para semifinales. (EFE)
La celebración de España tras ganar a Canadá y clasificarse para semifinales. (EFE)

La selección española de baloncesto demostró una vez más que dudar de ella es un ejercicio inútil. Por sexto año seguido jugará las semifinales de un gran campeonato tras ganar a Canadá por 53-68 en los cuartos de final de la Copa del Mundo que se celebra en Tenerife. Tras un torneo difícil, en el que no había mostrado el nivel que acostumbra, la mejor España apareció en el último cuarto del partido para dar una exhibición defensiva. En los últimos diez minutos, Canadá solo pudo anotar tres puntos. La Selección se llevó el parcial por 21-3 y selló el triunfo.

"Somos un hueso duro de roer", dijo tras la victoria la capitana, Laia Palau. "Sabemos competir, eso lo llevamos de serie. Tenemos el culo pelado". Sí, España sabe competir. En eso no es inferior a ningún otro equipo del mundo y es superior a casi todos. Los hay con más calidad o mejor físico, pero ninguno con su capacidad de agarrarse a los partidos, con esa virtud para desquiciar a los rivales. Lo lleva haciendo un lustro, torneo tras torneo. Cuando llega la hora de la verdad, cuando se acerca la lucha por las medallas, España es la peor pesadilla del resto de selecciones.

De todos los campeonatos que ha jugado la Selección en este lustro lleno de éxitos, ninguno tan especial como este, por jugarlo en casa, pero tampoco ninguno con tantos contratiempos. Varias jugadoras tuvieron problemas físicos durante la preparación y algunas han llegado a la Copa del Mundo entre algodones. Eso se ha notado. Silvia Domínguez, la base titular, solo ha jugado en tres de los cinco partidos y ante Canadá no saltó a la pista. Alba Torrens, la gran referencia del equipo, promedia 8,4 puntos, lejos de su rendimiento en campeonatos anteriores. A España la está sosteniendo Astou Ndour y otras jugadoras que están teniendo más protagonismo del esperado.

Una de ellas es Queralt Casas, de las más destacadas este viernes con 13 puntos. Suya fue la canasta del partido, un robo en el último cuarto que finalizó lanzándose contra dos jugadoras canadienses para anotar un 2+1. Esa canasta fue el principio del final de Canadá. "Hemos creído desde el primer minuto hasta el último. Hemos sido un equipo detrás y eso nos ha servido para correr", declaró Casas. "Nos viene muy bien esto, hemos encontrado nuestra esencia. De aquí para arriba".

Queralt Casas anotó más puntos ante Canadá que en todos los partidos anteriores juntos. (EFE)
Queralt Casas anotó más puntos ante Canadá que en todos los partidos anteriores juntos. (EFE)

El seleccionador, Lucas Mondelo, se acordó de ella en su primer análisis tras el partido. "Nurse va a soñar con nuestras pequeñas, especialmente con Queralt", dijo. Kia Nurse llegó al partido como la máxima anotadora de la Copa del Mundo. Volvió a liderar a su selección en anotación con 15 puntos, pero su serie de tiro fue mala (5/17) y además perdió seis balones. Alguno se lo quitó Casas, que terminó con tres robos.

Su protagonismo fue sorprendente. En los dos partidos anteriores, ante Senegal y Bélgica, había jugado un total de 12 minutos y había anotado solo dos puntos. Contra Canadá estuvo en pista 23 y anotó 13, dos más que en el resto del campeonato. Su participación tanto en ataque como en defensa fue clave en el último cuarto para que España anulara a Canadá.

Casas debutó hace más de cinco años con la selección absoluta, pero no ha sido una cara habitual en las convocatorias de Mondelo. Estuvo en el equipo que ganó el oro europeo en 2013, pero ese era su último torneo con la Selección hasta esta Copa del Mundo (es el mismo caso que el de Cristina Ouviña, que está haciendo un gran torneo). No estuvo en el Mundial 2014, ni en los EuroBasket 2015 y 2017 ni en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Sí había ido a las ventanas clasificatorias, y este verano adelantó a otras jugadoras que sí habían participado en los últimos campeonatos, como Leonor Rodríguez. Su partido ante Canadá es de los que justifican una convocatoria.

Antes del Mundial, España tenía las semifinales como tope porque estaba en la misma parte del cuadro que Estados Unidos. Y hace un par de días era un mar de dudas por lo mal que estaba jugando. Pero ahora llega al penúltimo partido en estado de euforia tras recuperar su esencia en un cuarto majestuoso. "Nos hemos reencontrado con nuestra identidad", dijo Palau. Este sábado espera Australia, intratable en esta Copa del Mundo y con Liz Cambage. Un reto mayúsculo, pero España ha vuelto a ser España y es capaz de todo. También de llegar a la final de su Mundial.

Baloncesto

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios