Abusos sexuales: no habrá paz para los que protegieron al 'monstruo' Larry Nassar
  1. Deportes
denuncias contra los encubridores

Abusos sexuales: no habrá paz para los que protegieron al 'monstruo' Larry Nassar

Larry Nassar es el mayor depredador sexual de la historia del deporte. Kathy Kales, la entrenadora que hizo la vista gorda durante 27 años, se enfrenta a un horizonte judicial difícil

Foto: El depredador sexual Larry Nassar. (Reuters)
El depredador sexual Larry Nassar. (Reuters)

Larry Nassar, el mayor depredador sexual en la historia del deporte, sigue encarcelado por abusar de al menos 300 deportistas, la mayoría menores de edad, durante tres décadas en las que trabajó como médico de la Federación de Gimnasia de Estados Unidos (USAG) y como fisioterapeuta en la Universidad Estatal de Michigan (MSU). Para que el “monstruo”, como la mayoría de sus víctimas le calificaron en el juicio campara a sus anchas durante tantos años quedó demostrado también que se había producido un grave fallo en cadena, uno sistémico, en el que las deportistas que le habían denunciado desde 1997 habían sido silenciadas.

No sólo no las creyeron cuando se atrevieron a hablar de los abusos ante los responsables de la USAG y la MSU, sino que, tal y como muchas relataron, fueron manipuladas para que consideraran que habían malinterpretado los ‘gestos’ de Nassar e incluso se las amenazó veladamente con las repercusiones que podrían tener en sus carreras profesionales y sus vidas si seguían adelante. Con el monstruo entre rejas, ha llegado el momento de mirar también a quienes le ayudaron y protegieron durante décadas. Y la última en caer ha sido Kathie Klages, que fue entrenadora del equipo de gimnasia de la Universidad de Michigan durante 27 años.

Klages está ahora en libertad condicional después de depositar 5.000 dólares tras entregarse a las autoridades el pasado jueves, una semana después de que la oficina del Fiscal General de Michigan la acusara de haber mentido deliberadamente a los investigadores del caso Nassar el pasado mes de junio. Dos mujeres ahora, dos adolescentes de 16 y 14 años en 1997 habían apuntado a Klages como una de las responsables de los abusos sexuales que sufrieron cuando formaban parte del equipo de gimnasia de la MSU. Ambas se lo contaron a la entrenadora; eran Larissa Boyce y Lindsay Lemke, que testificaron ante la juez Aquilina el pasado mes de enero y ratificaron frente a los investigadores que Klages lo sabía y las acalló después de interrogarlas.

“En lugar de protegerme, fui humillada. Me lavaron el cerebro para que pensara que el problema era yo. Klages me dijo que no se podía imaginar que Nassar pudiera haber hecho nada cuestionable y me quitó la idea de presentar una queja formal. Esto podría haber parado en 1997, pero no sólo no se notificó a las autoridades, o a mis padres, sino que nos interrogaron y nos aseguró que habíamos malinterpretado sus técnicas médicas. No me protegieron los adultos en los que confié”, declaró Boyce. Lindsay Lemke estaba el jueves enfrente de la Oficina del Fiscal esperando a que Klages se entregara y ante los medios de comunicación manifestó que confiaba en que se hiciera justicia.

El método de Nassar siempre era el mismo: introducía las manos sin guantes en la vagina y las manoseaba. Así lo relataron todas las deportistas. Pero según la entrenadora de la Universidad de Michigan era un “tratamiento normal” e incluso las animó para que le escribieran una carta disculpándose por haberle malinterpretado. “Durante la entrevista, Kathy Klages negó tener conocimiento de los hechos” testificó al agente especial David Dwyre la pasada semana. Ahora se enfrenta a dos cargos por mentir a la policía que podrían acarrearle cuatro años de prisión si es condenada.

placeholder Aly Raisman, en una audiencia contra Nassar. (EFE)
Aly Raisman, en una audiencia contra Nassar. (EFE)

27 años en la universidad

Klages fue durante nada menos que 27 años entrenadora de gimnasia en la MSU. Se retiró en febrero de 2017, un día después de que la Universidad la suspendiera por el escándalo tras la detención de Nassar por posesión de pornografía infantil y ella, según consta en los archivos del Condado de Ingham donde se celebró uno de los juicios, le dijera a una madre que las pruebas de pornografía infantil eran falsas y que se las habían colocado intencionadamente, lo que da una idea de lo implicada que estaba la entrenadora con el depredador sexual.

Kathy Klages se une así a William Strampel y Debbie Van Horn, otros dos ‘encubridores’ de Nassar. En marzo, Strampel que era su jefe y decano del Colegio de Osteopatía de la MSU fue acusado de varios delitos, entre ellos un asalto sexual y dos de conducta negligente. En junio, Van Horn, entrenadora de la Federación de gimnasia estadounidense, también fue acusada por delitos sexuales después de que la gimnasta Mattie Larson afirmara que estaba en la habitación cuando Nassar abusó de ella.

El último escándalo

La Federación de Gimnasia está intentando lavarse la cara y borrar cualquier rastro de Nassar, pero sigue cometiendo graves errores. El martes anunció que contrataba a Mary Lee Tracy como coordinadora de alto nivel en la organización. La campeona olímpica Aly Raisman, que ha luchado activamente contra Nassar y denunciado a quienes le ampararon, publicó entonces en su cuenta de twitter: “USA Gymnastics nombró a alguien que, desde mi punto de vista, apoyó a Nassar, criticó a las víctimas y no mostró deseos de aprender del pasado. Esta es una bofetada más que se le da a los supervivientes y una nueva confirmación de que nada ha cambiado en la Federación Americana de ese deporte”. Rachael Denhollander, la primera en denunciar públicamente a Nassar también criticó la decisión: “Después de todo lo dicho, ella lo ha apoyado y dijo que era extraordinario".

Tracy apoyó públicamente a Nassar en 2016: “Todos mis gimnastas entrenados en los Juegos Olímpicos trabajaron con él, los protegió, los cuidó, trabajó con ellos y sus padres, fue extraordinario”. Ante la presión, la Federación ha pedido ahora a Mary Lee Tracy que se vaya después además de que intentara ponerse en contacto con Aly Raisman para “aclarar las cosas”.

Foto: Simone Biles. (Reuters)

USA Gymnastics ha pedido la renuncia de May Lee Tracy. Creemos en un ambiente de trabajo que anime a los atletas y supervivientes a pronunciarse. Como representante de la organización, contactó de forma inapropiada con una superviviente”, afirmaba la Federación en un comunicado enviado a la AFP. Tracy anunció que presentaba su dimisión, pero ahora ha dado marcha atrás y que está buscando asesoramiento legal.

Las deportistas, el “poderoso ejército de supervivientes”, como las calificó Raysman, han decidido que no se callan nunca más, así que ya se pueden poner las pilas las instituciones que fallaron en cadena, porque ellas están dispuestas a que no haya paz para los que ayudaron y protegieron a Nassar durante décadas.

Gimnasia Artística
El redactor recomienda