Fariña: La Charlina: Las mujeres de Fariña representan muy bien la realidad de Galicia
Entrevista con Isabel Naveira

'La Charlina': "Las mujeres de 'Fariña' representan muy bien la realidad de Galicia"

La actriz coruñesa interpreta a la hija de Manuel Charlín, uno de los personajes más sorprendentes de la ficción de Antena 3 que destaca por su fuerte personalidad y sus deseos de reivindicarse

Foto: Isabel Naveira caracterizada como Pilar Charlín (i) y en una imagen de su book profesional. (E. Villarino)
Isabel Naveira caracterizada como Pilar Charlín (i) y en una imagen de su book profesional. (E. Villarino)

Metro de Madrid, una tarde cualquiera de esta misma semana. "Cuatro chavalines de unos veinte años" hablan acaloradamente sobre 'Fariña', la serie de Antena 3 que esta noche emite su octavo capítulo. Los jóvenes comentan las tramas de la producción que narra la lucha contra el narcotráfico gallego en los años 80 y 90, hablan de las investigaciones policiales que tratan de atraparlos y de los negocios de Sito con las bandas colombianas. También comparten sus preferencias sobre los personajes que retratan a los capos de las Rias Baixas, mientras se ríen y se preguntan cómo terminará la producción. Lo que los dicharacheros muchachos desconocen es que sus comentarios están siendo escuchados por la mismísima Pilar Charlín. O lo que es lo mismo, la actriz coruñesa Isabel Naveira.

Nacida en 1975 en A Coruña, Naveira lleva veinte años en el mundo de la interpretación pero ha sido el personaje de la "Charlina" el que le ha dado visibilidad a nivel nacional. "He trabajado en alguna peli, y en televisión estuve en 'El final del camino', un proyecto pequeño que también se rodó en Galicia. Pero así, con envergadura, que tú tengas un papel con cierta presencia, es mi primera incursión nacional" explica en una cafetería madrileña a este periódico. La actriz se encuentra en Madrid trabajando en nuevos proyectos, una visita que ha aprovechado también para reunirse con algunos de los integrantes del equipo de 'Fariña', porque "aunque suene a tópico, la serie generó un buen ambiente de trabajo y un equipo, y ahí siguen los grupos de What's App funcionando".

Con siete películas y una decena de producciones televisivas de la Televisión de Galicia a sus espaldas, Isabel es consciente de que la experiencia es un grado, pero atribuye su presencia en la producción de Antena 3 a una curiosa coincidencia. "Hay veces en la vida que aciertas con una decisión, o tienes la suerte de tomarla en un determinado momento. Yo quería" explica con una sonrisa permanente "cortarme el pelo y negocié con la serie en la que estaba y sigo trabajando, 'Serramoura' que quería cortarme el pelo. Buscamos una excusa y un momento para que mi personaje pudiese hacer un cambio en su vida y cortarse el pelo. Quince días después me llamaron para el casting de 'Fariña' (...) Estoy convencida de que el pelo corto no fue determinante ni decisivo, pero sí es verdad que les das hecho un trabajo de parecido o de semejanza que, de otra manera, a lo mejor no habría sido así."

El departamento de peluquería y maquillaje de la producción hizo el resto y tras decolorarle el pelo y las cejas "cuando me vi caracterizada entré un 30 o un 40% en el personaje" confiesa Isabel antes de alabar el trabajo de los profesionales que consiguieron que en el set de rodaje bromeasen con su parecido con David Bowie por culpa del camaleónico cambio. El "disfraz" de un personaje que la actriz disfruta por "ese genio contenido, que nunca llega a explotar, esa sensación de que genera miedo porque no sabes por donde va a salir. Me gustó mucho trabajar esa inquietud, creo que da mucha fuerza al personaje" reconoce.

Isabel Naveira en una imagen de la serie de TVGA 'Serramoura'.
Isabel Naveira en una imagen de la serie de TVGA 'Serramoura'.

Viviendo la ficción

Isabel era una veinteañera cuando el contrabando de tabaco dejó paso al narcotráfico en Galicia. "Nací en una zona industrial de A Coruña y ser testigo de esa época era durísimo. Y lo que sí es verdad es que la costa de Galicia se acostumbró. Era tal la cantidad de droga que había, cómo se manejaba... Los más jóvenes, y eso sí que lo recuerdo muy bien, ya la conocían, la manejaban, no le tenían ningún miedo. Con 15 o 16 años ya la habían visto, la habían probado y te llevaban de la mano si querías ir a por ella". Un "nivel de normalización" que como la actriz señala, tuvo "un gran impacto en toda una generación".

Cuando consiguió el papel, en el entorno de Isabel "estaban muy contentos con el proyecto, aunque también tienes esa cosa de que son gente que está viva. Pilar Charlín no, porque no es un personaje real en sí mismo. Los Charlines" explica "eran 8 o 9 y los creadores cogieron una coctelera y lo pusieron todo en tres personajes. Pero bueno, no deja de ser una familia que sigue ahí, y los titulares de estos días nos dicen que sigue ahí literalmente con todo su esplendor. Está claro que la historia muerta muerta no está."

Sin embargo, el personaje de la hija del capo ha supuesto un gran cambio en la imagen que durante años la actriz ha creado en la televisión autonómica. "En Galicia me reconoce todo el mundo porque me asocian con personajes que he hecho previamente. Saben que soy Pilar Charlín porque soy la que hace de Raquel en 'Serramoura'. He interpretado a mujeres fuertes, con carácter, es verdad que no me han llamado para hacer papeles muy delicados pero nunca había hecho de mala, no sé lo que han visto en mí para que haga de Pilar Charlín" reconoce Isabel antes de añadir que "en Galicia el vacile es claro, y la gente me dice "¡qué engañados nos tenías!" de cachondeo."

Isabel Naveira convertida en Pilar Charlín en una imagen de 'Fariña' (Atresmedia)
Isabel Naveira convertida en Pilar Charlín en una imagen de 'Fariña' (Atresmedia)

Mujeres que ponen las cosas en su sitio

​A pesar de que a lo largo de toda la entrevista parece que en cualquier momento va a pronunciar el recurrente "Meu pai" que Pilar utiliza para referirse a su padre, Isabel habla con un tono mucho más suave que el de su personaje. "Tengo la voz bastante grave y me siento cómoda en ese registro" reconoce, "lo que pasa es que muchas veces, a muchos personajes, no se lo das porque los carga de una profundidad que no me gusta. En Pilar sí que me gustaba porque entre el acento y las indicaciones de Carlos Sedes (el director de 'Fariña') me parecía que esa gravedad le daba peso a ella y no la hacía pretenciosa."

Pilar sabe que su madre manda mucho en esa casa, pero Pilar quiere mandar dentro y fuera, no solo dentro.

Aunque los protagonistas de la producción ambientada en Galicia son hombres como Sito Miñanco o Laureano Oubiña, los personajes femeninos de 'Fariña' han despertado gran interés en la audiencia, probablemente porque ellas, y su labor en los años del narcotráfico, no acaparó el interés mediático que lograron sus maridos o sus padres. Para Isabel, su personaje y los de sus compañeras de reparto "son mujeres con mucha presencia que representan muy bien, independientemente de la actividad a la que se dedican que podría ser cualquiera, la realidad de Galicia." Según la actriz "si ya los gallegos, por tendencia natural, somos gente que siempre trabajamos desde abajo y parece que siempre nos peleamos por ver quién está más abajo, en el caso de las mujeres es mucho más porque allí las mujeres asumieron con normalidad ese rol de que fuera de las puertas de tu casa jamás le vas a llevar la contraria en público a tu marido, a tu padre… Pero de puertas adentro es otra cosa."

Un reparto de papeles que en 'Fariña' asumen mujeres como "mi madre, Amalia, o el personaje de Eva Fernández, Esther Lago. Mujeres que asumen ese rol de no ser las que llevan la voz cantante fuera de casa, pero dentro no es lo mismo". "Si no me equivoco", añade, "en el próximo capítulo (el octavo) vamos a tener alguna secuencia del personaje de Amalia Charlín que pone las cosas en su sitio". Precisamente una de las últimas escenas en las que hemos podido ver a Pilar Charlín con su madre es una de las preferidas de la actriz, cuando ambas hablan en el exterior de la conservera. "Es un momento", aclara Isabel "que marca mucho ese cambio generacional, es una secuencia muy significativa que muestra muy bien lo que queríamos contar sobre mi personaje: Pilar sabe que su madre manda mucho en esa casa, pero Pilar quiere mandar dentro y fuera, no solo dentro". "Y después" añade "es una de mis secuencias favoritas porque a mí Luisa Merelas me entusiasma. He trabajado con ella varias veces en mi vida y es una actriz alucinante. Por lo que podemos ver en 'Fariña' no se puede juzgar demasiado pero es la quintaesencia de la verdad, del realismo, de la naturalidad" apunta con cariño.

Isabel Naveira en una de las imágenes de su book personal. (IN)
Isabel Naveira en una de las imágenes de su book personal. (IN)

Ser una Charlín

Capítulo tras capítulo Pilar Charlín lucha contra el machismo de su padre para participar en la empresa familiar. Y a pesar de que es ella quien la mantiene a flote cuando su padre huye de la justicia y se refugia en Portugal, a su regreso de poco le sirve haberse encargado del negocio. Para Isabel, Pilar toma decisiones por egoísmo, "no hay solidaridad entre mujeres, ella va a por lo que quiere e incluso ella critica con cierta misoginia a otras por no hacerlo". Un comportamiento lejano al feminismo y propio, según la actriz de "un tipo de mujer insolidaria. Es una mujer de carácter, de perfil triunfador, elevado, como Margaret Tatcher, referente de mujeres que a lo mejor no fueron un ejemplo de solidaridad de género sino más bien escalaron en el sentido más masculino. Me interesaba más esa vertiente, no vengo a defender a las mías sino que quiero ser una de las vuestras. Es un concepto bastante distinto".

En lo que respecta a los momentos más difíciles de la familia Charlín, cuando el cabeza de familia la toma con sus hijos a base de porrazos, Isabel confiesa que el rodaje de esas escenas "eran momentos de tensión enorme. Las secuencias de los golpes de Charlín son sucios, no son golpes de especialista con una coreografía. Entonces se generaba una tensión importante en el set, aún teniendo como tenemos una relación estupenda y una sensación muy grande de cohesión familiar. Creo que no hubo ni una sola risa." Sin embargo, para Pilar, trabajar con Antonio Durán "Morris", que encarna a Manuel Charlín, "ha sido una delicia. Yo tenía muchas ganas, no había trabajado nunca con él aunque nos conocemos desde hace mil años y ha sido un padre de ficción fantástico". "Morris" apunta "lleva 35 años en la profesión y está como cualquier joven en su primer día de plató, preocupado, buscando, viendo como puede llegar bien a una marca. Y a mí esa manera de trabajar me encanta. Hubo mucho trabajo por parte de Morris para hacer un personaje como Manuel Charlín y creo que ahí está el resultado".

Imagen de la familia Charlín de ficción, con Isabel Naveira en el centro. (Atresmedia).
Imagen de la familia Charlín de ficción, con Isabel Naveira en el centro. (Atresmedia).

Convencidos de la calidad

Tras seis meses de rodaje, "muy intenso pero creo que peor para el equipo técnico" Isabel se muestra "muy orgullosa del resultado" porque es el producto de "mucho trabajo que ya veíamos y estábamos orgullosos de él, del planteamiento inicial. Todos estábamos muy convencidos no del éxito, sino de la calidad." Una convicción que la actriz atribuye a la profesionalidad y el trabajo del equipo que queda tras las cámaras, desde la directora de casting, Conchi Iglesias, hasta el director, Carlos Sedes que "tenía claro dónde quería llevarnos y nos llevó a ese lugar. En mi caso fue muy exigente a la hora de buscar lo que quería, luego es tu trabajo encontrar cómo dárselo. Fue un trabajo duro, porque es duro pelearse con uno mismo y pensar "¿Ahora cómo se sienta? ¿Cómo habla? ¿Cómo fuma?" Pero consigues es así como consigues esa dureza y esa frialdad."

Yo creo que el público está muchísimo más preparado de lo que le parece a las cadenas. Ojalá 'La Casa de Papel' o 'Fariña' hayan abierto un camino para poder contar cosas en la tele.

Consciente del éxito que ha supuesto la serie para la industria audiovisual gallega, a Isabel le "encantaría que Galicia volviese a ser un referente a la hora de venir a rodar. Y espero que lo aprovechen las productoras de Galicia, la TVGA, que en ellas también haya ese orgullo que hay en la calle." Meses atrás, cuando estaban en pleno rodaje, reconoce que "nosotros no esperábamos ser un producto con unas audiencias grandísimas porque sabíamos que era un proyecto muy diferente. Pero al final si lo ha sido y eso está muy bien. Sobretodo haber aunado a la crítica, notar que a la gente le gusta, que entiende ese lenguaje. Yo creo que el público está muchísimo más preparado de lo que le parece a las cadenas. Ojalá 'La Casa de Papel' o 'Fariña' hayan abierto un camino para poder contar cosas en la tele."

Ella, por el momento, ha dejado de lado el negocio familiar de hostelería que regentaba "no precisamente porque me apeteciese", sino porque "con la crisis las cosas cambiaron y ahora que tenía un buen año de trabajo lo cerré con "dolorcillo" aunque no descarto que pueda volver a abrirlo algún día". Y reconoce que gracias a su participación en 'Fariña' "algunos trabajos me han salido, pero tampoco estoy que no pueda gestionarlo". Si tiene que elegir entre la pequeña pantalla y la grande Isabel confiesa que le gustaría hacer cine porque "me parece el mejor lenguaje para contar historias" aunque como espectadora la experiencia reciente "más impresionante ha sido ver 'Stranger Things' con mi hijo. Ha sido precioso ver todo lo que le ha generado, lo que en su mente se ha creado gracias a esa ficción". La actriz reconoce que su trabajo "no consiste en hacer medicamentos que curen a la gente, no tienes la sensación de hacer algo grande que cambie nada. Pero cuando ves en un niño la importancia de la imaginación, lo que se despierta en ellos, piensas "bueno, pues igual está muy guay lo que hago".

Series

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios