ESTRENOS DE CINE

'Historia de un matrimonio': una historia genial e implacable sobre el fin del amor

Scarlett Johansson y Adam Driver ilustran el fin de una pareja con un detalle y una meticulosidad exquisitos, mezclando con habilidad portentosa la brutalidad emocional y un humor esperpéntico

Foto: Scarlett Johansson y Adam Driver protagonizan la última película de Noah Baumbach. (Netflix)
Scarlett Johansson y Adam Driver protagonizan la última película de Noah Baumbach. (Netflix)

El título de la nueva película de Noah Baumbach puede parecer irónico porque, después de todo, lo que cuenta no es la historia de una vida en pareja sino la del final de una. Aunque, por otra parte, ¿no es el divorcio una parte misma del matrimonio? Casi siempre, el proceso de una separación dice mucho del amor que en su día vehiculó la unión, y esa es una triste realidad que Baumbach y sus actores protagonistas, Scarlett Johansson y Adam Driver, ilustran con un detalle y una meticulosidad exquisitos, mezclando con habilidad portentosa la brutalidad emocional con un humor casi esperpéntico.

En la primera secuencia de la película, marido y mujer describen los pormenores de su amor mutuo a través de sendos monólogos en 'off' ilustrados con imágenes de su vida compartida, tan tiernos que resulta casi imposible no rendirse inmediatamente a su alianza. Por supuesto, ese precisamente es el lugar en el que Baumbach pretende situarnos desde el principio, haciéndonos tomar conciencia de todo cuanto se perderá cuando la pareja se rompa, e incapacitándonos para tomar partido. La de Charlie y Nicole era una unión perfectamente idónea hasta que dejó de serlo, y por ello sirve como ejemplo de la facilidad con que el amor puede volverse frustración y rabia.

Baumbach, por supuesto, ya ha abordado este tema anteriormente. Hace 14 años, dirigió 'Una historia de Brooklyn' (2005), relato basado en sus propias vivencias sobre un adolescente que se ve atrapado en medio del divorcio de sus padres. Y también a la nueva película se le asumen tintes autobiográficos; cabe recordar que el neoyorquino atravesó en 2010 un tormentoso proceso de separación de la actriz Jennifer Jason Leigh. Como les sucedía a ellos, los protagonistas de 'Historia de un matrimonio' no son solo pareja romántica sino también profesional: Charlie es el aclamado cerebro de una compañía teatral en la que Nicole ejerce de intérprete estelar. Ella, que apareció en una exitosa comedia de Hollywood antes de mudarse a Nueva York para apoyar el trabajo de él, siempre ha tenido en mente la posibilidad de volver a Los Ángeles para relanzar su carrera cinematográfica. Él, por su parte, nunca se ha cerrado a ello, pero al mismo tiempo ha permanecido demasiado inmerso en sus propios proyectos como para considerarlo realmente.

Ambos se han propuesto separarse de forma amistosa; quieren ahorrarle a su hijo, Henry, cualquier molestia o dolor. Sin embargo, ese anhelo se disuelve a medida que los abogados entran en escena e incitan una escalada en la confrontación, y las grietas en la relación se vuelven brechas abisales. De hecho, 'Historia de un matrimonio' obtiene buena parte de su pegada dramática y cómica mordacidad al observar el funcionamiento de un sistema legal que empuja a gente razonable a comportarse de la forma más irracional posible a costa de su propia salud emocional y financiera, y al constatar cómo el pequeño Henry llega a convertirse para sus padres tanto en un trofeo con el que alzarse como en un arma con la que agredir al enemigo.

Los dos intérpretes aquí ofrecen sendos trabajos mayúsculos, quizá los mejores y más sofisticados de sus respectivas carreras

El guion de Baumbach es afilado como un bisturí. Sus diálogos están plagados de conversaciones en apariencia triviales que en realidad están cargadas de reproches y rencor y melancolía, y su puesta en escena se articula en buena medida sobre miradas de reojo y gestos menores que rebosan significados complejos. A su servicio, claro, tiene a dos intérpretes que aquí ofrecen sendos trabajos mayúsculos, quizá los mejores y más sofisticados de sus respectivas carreras; ambos resultan desgarradores a medida que su enfrentamiento se recrudece y sentimientos como la compasión, la furia, el resentimiento, la vergüenza y la desesperación pugnan por el dominio de sus rostros.

Baumbach asigna al egoísmo de Charlie, su probable 'alter ego', buena parte de la culpa, pero al mismo tiempo la película gravita sobre todo alrededor de su punto de vista, y resulta mucho más precisa cuando se fija en la exasperación que la batalla por la custodia le causa que en la lógica infelicidad de Nicole. En cualquier caso, tiene empatía de sobra para repartir entre todos los personajes.

Cartel de 'Historia de un matrimonio'.
Cartel de 'Historia de un matrimonio'.

En ese sentido, incluso cuando se adentra en territorios dramáticamente lacerantes, la película contiene pequeños momentos de alivio en los que sus protagonistas se ayudan o se consuelan mutuamente; en realidad, son esas sutiles evidencias de afecto mutuo, el reconocimiento de que el recuerdo de los tiempos felices perdurará incluso después de que los documentos hayan sido firmados, lo que más complica su separación. Y, mientras los contempla, 'Historia de un matrimonio' se revela como la película más generosa y humanista de un director implacable a la hora de observar la mezquindad y los comportamientos pasivo-agresivos que lastran las dinámicas familiares, y la más capaz de detectar humor y esperanza en las situaciones más desdichadas. Su mejor película.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios