estrenos de cine

'Casi imposible': la comedia romántica intenta sobrevivir al siglo XXI... y casi lo logra

Esta historia de amor improbable entre una poderosa Charlize Theron y un irreverente Seth Rogen renueva algunas rutinas de un género en baja forma como la comedia romántica

Foto: Fotograma de 'Casi imposible'.
Fotograma de 'Casi imposible'.

“A los hombres no les gusta salir con mujeres con más poder que ellos, aunque se creen que sí”, constata Charlotte (Charlize Theron) ante Fred (Seth Rogen) en una escena de 'Casi imposible'. Ella es la secretaria de Estado estadounidense y, por tanto, la política más poderosa de su país. Él, un periodista al que acaba de fichar para que le escriba los discursos. Como cualquier otra comedia romántica, este filme de Jonathan Levine pone en contacto a una pareja 'a priori' incompatible.

Charlotte encarna el epítome de la mujer perfecta, bella, inteligente y triunfadora, que además aspira a presentarse como candidata a presidenta de su país. Fred es un periodista de aquellos que llaman 'de raza', un profesional capaz de infiltrarse en un grupo de supremacistas blancos (siendo judío) o abandonar el periódico para el que trabaja cuando lo compra un magnate que representa todo aquello contra lo que él lucha. Físicamente, se antoja el tipo de hombre en que 'a priori' jamás se fijaría una mujer como Charlotte. La chaqueta de chándal modelo yonqui que suele llevar puesta tampoco ayuda mucho. Y sin embargo... Tras coincidir en una fiesta, ambos se dan cuenta de que se conocen de hace años. Charlotte, un poco mayor, hizo de canguro durante su etapa en el instituto del adolescente Fred. El recuerdo que le viene al periodista a la cabeza de esa época es el de una erección en un momento de lo más inoportuno...

Género en capa caída en los últimos años, la comedia romántica intenta sobrevivir en el siglo XXI adaptándose a los nuevos modos sociales. 'Casi imposible' es un buen ejemplo de ello. Aunque se la defina como una 'Pretty Woman' con los roles intercambiados, el filme sobre todo encaja en la variante del género destinada en parte al público masculino, aquella en que la reina del baile de promoción del instituto se acaba enamorando del chico perdedor que ni tan siquiera se plantea asistir a tal evento. 'Casi imposible' conecta pues con filmes en la tradición de 'Algo pasa con Mary', la comedia de los hermanos Farrelly en que el protagonista también está colado por una mujer que en apariencia se mueve en otra órbita en lo que a relaciones sentimentales se refiere. Como allí Cameron Diaz, aquí Charlize Theron no solo es guapísima, también resulta ingeniosa, inteligente y tiene aficiones que a los chicos les gusta compartir.

En 'Casi imposible' también se cuela, vía el personaje masculino, una dosis de comedia gruesa que vuelve a encontrar en un chorro de semen su máxima expresión humorística. La eyaculación de Fred registrada en un vídeo tiene más recorrido y permite plantear una crítica a la doble moral (no solo) estadounidense respecto a la sexualidad. “¿Acaso no se pajea todo el mundo?”, proclama Theron en quizás el momento más democrático de sus discursos como política.

'Casi imposible'.
'Casi imposible'.

Además de esta combinatoria no tan nueva entre las inercias de la comedia romántica y el humor grueso, 'Casi imposible' también se sitúa en un escenario poco habitual en este género, el del mundo de la política, de la mano además de la protagonista femenina. Charlize Theron brilla en la construcción de un personaje en exceso idealizado (gajes del género) pero al mismo tiempo muy bien medido, el de una política vocacional de firmes convicciones que sin embargo comprueba cómo ciertas inercias machistas respecto a las figuras públicas suponen una traba para su carrera profesional. Otro gag recurrente del filme es la presión que siente Charlotte para tener pareja, y el hecho de que el principal candidato a ello sea un primer ministro de Canadá que resulta una clara parodia del empalagosamente atractivo y sensible Justin Trudeau.

Charlize Theron brilla en la construcción de un personaje en exceso idealizado (gajes del género) pero al mismo tiempo muy bien medido

La primera discusión entre Charlotte y Fred se debe a que la política le pide recortar una parte del discurso que ha escrito, lo que él se toma como un agravio a su integridad profesional. La solidez del personaje de la protagonista se demuestra en el hecho de no ceder ante estos tics de orgullo masculino herido. Por otro lado, Fred comprueba que la alocución de Charlotte triunfa gracias a la narrativa que él ha incorporado sobre la reivindicación de los 'perdedores' de instituto como él, y cómo esto se vincula con la lucha por el medio ambiente.

Cartel de 'Casi imposible'.
Cartel de 'Casi imposible'.

Aunque el romance entre Fred y Charlotte requiera una suspensión de la incredulidad todavía mayor de la ya habitual en la comedia romántica, 'Casi imposible' plantea como un triunfo político este vínculo a contracorriente. Theron y Rogen disponen del suficiente peso escénico como para presidir todo el metraje. Pero en un filme de este tipo, se echa en falta que no den más cancha a los personajes secundarios. En este caso, al séquito de la política compuesto por Maggie (June Diane Raphael) y Tom (Ravi Patel), y sobre todo al mejor amigo de Fred, Lance (O'Shea Jackson Jr.), con el que comparte algunas de las conversaciones más divertidas ya hacia el final del metraje.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios