estrenos de cine

'Bienvenidas a Brasil': una despedida de soltera de muerte

A esta comedia del desmadre francesa le sienta bien apostar más fuerte que otras por el humor negro y desacomplejado, el desparpajo juvenil y la mezcla de géneros

Foto: Las protagonistas de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)
Las protagonistas de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)

En la actual corriente de comedias que apuestan por un protagonismo colectivo de mujeres cuyo principal objetivo no es otro que divertirse juntas, una tiene la sensación de que todavía los personajes femeninos se cortan más que sus homólogos masculinos a la hora de desmadrarse. 'Bienvenidas a Brasil' compensa esta inercia que presentan títulos como las dos entregas de 'Malas madres' con una bienvenida ráfaga de humor negro, cierta vulgaridad muy liberadora y mayores dosis de acción.

El segundo largometraje como director del también actor Patrick Mille parte de una situación recurrente en este tipo de películas: la invitación a una boda en un país exótico que reciben las tres protagonistas, amigas de toda la vida de la novia, que va a casarse en Brasil. Las tres chicas residentes en París componen un trío variopinto: Agathe (Alison Wheeler), una joven profesora más bien tímida, su hermana menor Lily (Philippine Stindel), siempre dispuesta a enfadarse con alguien, y la mejor amiga de ambas, Chloé (Margot Bancilhon), no demasiado afortunada en el amor. La propuesta de viaje al país iberoamericano las pilla por sorpresa, ya que consideran que Katia (Vanessa Guide) las tenía un tanto olvidadas.

Un momento de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)
Un momento de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)

A pesar de todo, deciden aceptar la invitación y aterrizan en Río de Janeiro... para descubrir que su amiga no solo está embarazadísima sino que además se encuentra disfrutando de su despedida de soltera muy lejos de allí. Así que a sugerencia de su anfitriona, se apuntan por su cuenta a otra fiesta en un local de moda en la ciudad. Allí la cosa se anima y las chicas se desmelenan. Chloé se lía con un pijo que le tira los trastos en francés, quien seguidamente intenta follar también con Lily, que lo rechaza. El tipo acaba intentando violar a la muchacha, que se defiende y lo mata accidentalmente. Así que lo que debía haber conducido a una boda acaba con un funeral.

En esta comedia, lo que debía haber conducido a una boda acaba con un funeral

La muerte inesperada de alguien en pleno desmadre no es un giro de guion precisamente original. En la reciente 'Una noche fuera de control', las protagonistas veían cómo su despedida de soltera se iba al garete cuando el supuesto 'stripper' invitado fallecía en circunstancias no deseadas. Y, dentro del 'boom' de filmes a la manera de Tarantino que pobló la década de los noventa, destacaba 'Very Bad Things', que ya empezó a subvertir las dinámicas de las comedias nupciales con una buena inyección de violencia y humor negro. En 'Bienvenidas a Brasil', la identidad del muerto contribuye con más mala leche a dinamitar las convenciones de las películas de boda. Y permite trasmutar el género del filme hacia la comedia de acción. Cuando el padre del accidentado descubre quiénes perpetraron, sin querer, su muerte, decide perseguirlas para acabar con ellas. Así que las chicas acaban huyendo cargadas de armas, cual guerrilleras inesperadas, por la selva brasileña con la intención de llegar a la Guayana francesa.

Otro momento de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)
Otro momento de 'Bienvenidas a Brasil'. (Segarra Films)

Patrick Mille no pisa el acelerador a fondo en ningún momento, de manera que el desmadre de las protagonistas se queda siempre en un registro de humor un tanto salvaje pero perfectamente digerible para todos los estómagos. La edad de las protagonista también juega a favor del filme. Como mandan los cánones de la comedia del desmadre, las chicas viven sus propios conflictos internos, ya que al fin y al cabo esta también es una película sobre la importancia de la amistad. Pero 'Bienvenidas a Brasil' muestra los roces entre las protagonistas desde un tono más desenfadado que otros títulos donde los personajes arrastran mochilas más cargadas en lo que a experiencias compartidas y frustraciones vividas se refiere.

'Bienvenidas a Brasil' presenta esa xenofobia naturalizada habitual de las películas de occidentales en un país 'exótico'

A la contra, 'Bienvenidas a Brasil' presenta esa xenofobia naturalizada habitual de las películas en que un grupo de occidentales se traslada a un país 'exótico' donde todo de repente se gira en su contra. El filme despliega el catálogo completo de estereotipos sobre los brasileños: hipersexualidad, obsesión con el físico, relación con las drogas, corrupción en todos los estamentos, pasión por el baile... Lo más involuntariamente divertido es cómo asoma la vena chovinista en una película que convierte al Estado francés en el héroe salvador de las protagonistas. Cuando ya no les quedan recursos propios, las chicas acuden al consulado, donde un diplomático un poco dudoso (al que da vida el director del filme, Patrick Mille) les ofrece la solución de viajar hasta la Guayana, territorio francés. "Y yo criticando la colonización...", concluye Lily.

Cartel de 'Bienvenidas a Brasil'.
Cartel de 'Bienvenidas a Brasil'.

'Bienvenidas al Brasil' se mueve por un terreno a estas alturas muy reconocible y no invoca precisamente a la sofisticación en su vuelta de tuerca a la comedia femenina gamberra. Pero es justo su falta de complejos, su confianza en la comicidad y la química entre las cuatro protagonistas, y su apuesta por un humor que dinamita las dinámicas de los filmes de bodas, lo que la convierte en una muestra de lo más disfrutable de su género.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios