estrenos

'Vengadores: Infinity War': el piso patera de Marvel está a punto de reventar

Tercera y penúltima entrega de la multimillonaria saga de superhéroes

Foto: 'Vengadores: Infinity War'.
'Vengadores: Infinity War'.

'Vengadores: Infinity War' nos ha sido vendida como algo parecido a un final de temporada del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) a pesar de que no lo es o, al menos, no alcanza a serlo: esa culminación no se completará hasta mayo del año que viene, cuando vea la luz la cuarta y última entrega de la saga Vengadores. Sí funciona, en cambio, como una mastodóntica celebración de lo que Marvel ha conseguido desde que empezó a construirse en 2008: el dominio absoluto del 'zeitgeist' de Hollywood. Eso, ojo, en ningún caso significa que la nueva película aporte una experiencia fílmica coherente; no lo es. ¿Cómo podría, conteniendo como contiene una treintena de personajes repartidos entre seis líneas argumentales distintas?

Por 'Infinity War', en efecto, transitan Iron Man y el Capitán América, y Spider-Man, y Black Panther, y Hulk, y Thor, y el Doctor Extraño y, de hecho, no todos los héroes del MCU pero casi –faltan Ant-Man y ese fulano que lanza flechas—, para lanzarse pullas los unos a los otros mientras tratan de evitar que un semidiós intergaláctico gigante aniquile el planeta.

Sí, la misión de los Vengadores en esta ocasión no es ni más ni menos que la de siempre: salvar a la humanidad. Conscientes de que a estas alturas las películas de la saga llevan tiempo pareciéndose demasiado las unas a las otras, eso sí, los hermanos Russo han decidido cambiar el foco y convertir lo que nominalmente es una película sobre los Vengadores en una película sobre el villano, que responde al nombre de Thanos y que es el personaje con más carne y más hueso de esta película caótica pese a haber sido creado digitalmente.

Por lo que respecta a sus contrincantes, decimos, son tantos que hacen que la nueva película recuerde a 'El coloso en llamas' (1974) y a todas esas epopeyas de los 70 que metían a docenas de estrellas en un metraje abultado aunque no lo suficiente como para acomodar a todos los egos. Los directores parecen haber intentado que cada uno de sus actores tuviera motivos para irse a casa contento; cada uno de los héroes tiene su momento para lanzar un 'one-liner', o para romperle la cara a alguien, o para sacrificarse. Pero equilibrar a tantos personajes es imposible y, como resultado, figuras como la Viuda Negra o Falcon se limitan a pasar por ahí.

Los hermanos Russo han decidido cambiar el foco y convertir lo que nominalmente es una película sobre los Vengadores en una película sobre el villano

Asimismo, en 'Infinity War' pasan tantas cosas que no existe sentido del ritmo. Todo es grande e intenso, todo el tiempo; y, como consecuencia, incluso los 'fans' más acérrimos de Marvel se sienten como un niño que recibe tantos regalos el día de su cumpleaños que llega a cansarse de abrirlos. Entretanto, por supuesto, también hay chistes. Muchos, de hecho. Chistes sobre los sabores de los helados Ben & Jerry’s o sobre el hecho de que entre los héroes de Marvel haya dos insectos; escenas en las que los Guardianes de la Galaxia nos recuerdan que, incluso cuando el destino de la Tierra está en juego, no hay gag que no pueda ser estirado hasta perder totalmente la gracia. Como sucede en buena parte del cine de Marvel, la gran baza de la película es la capacidad para combinar tonos, para resultar cómica un momento y triste al siguiente y para ser absurda y a la vez convincente aspirante al estatus de tragedia griega.

Por lo demás, 'Infinity War' permanece casi por completo carente de toda capacidad para la sorpresa. La mayoría de cuanto sucede en ella es pura rutina; las secuencias de acción, sin ir más lejos, se basan en gente que se lanza objetos los unos a los otros o emana ondas de color de las manos. Pese a la familiaridad, es cierto, todo sucede tan rápido que resulta difícil anticipar qué pasará después.

Asimismo, el otro gran instrumento que los Russo manejan para evitar que nos rindamos al tedio es convencernos de que, en cualquier instante, alguno de los héroes podría morir. De hecho, por momentos la película amenaza con convertirse en algo similar a 'Juego de Tronos', y eso incluso antes de que uno de los habitantes de Poniente se asome por la pantalla. De todos modos, que nadie espere encontrar aquí escabechinas al estilo de la Boda Roja. En caso de producirse, las medidas argumentales extremas tendrán lugar el año que viene. En ese sentido, 'Infinity War' se esfuerza tanto por ser una precuela de 'Vengadores 4' que no llega a adquirir identidad propia. Todo lo que en ella sucede, incluso las muertes, podría ser matizado o puesto en duda en la siguiente película. ¿Será Thanos finalmente derrotado? ¿Qué habrán ideado los Russo para quitar de en medio a todos esos superhéroes cuyos intérpretes han decidido que no quieren seguir en Marvel? ¿Se incorporará Howard el pato finalmente al grupo? Veremos.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios