estrenos de cine

'Descontroladas': ¿por qué la reina de la comedia televisiva pincha en el cine?

La regular 'Descontroladas' tampoco será la comedia que haga despegar de una vez por todas la carrera cinematográfica de Amy Schumer

Foto: Amy Schumer y Goldie Hawn, en 'Descontroladas'. (20th Century Fox)
Amy Schumer y Goldie Hawn, en 'Descontroladas'. (20th Century Fox)

Sobre el papel pintaba bien. Una comedia maternofilial desfasada, con vocación de convertirse en uno de los éxitos de la cartelera veraniega, donde podemos ver juntas a la actriz que está revolucionado el humor en el panorama estadounidense, Amy Schumer, y a una de las titanes del género en los setenta y ochenta, Goldie Hawn. Pero no. Con una trama de lo más rancio, unas protagonistas cuya química no se explota, unas secundarias desaprovechadas y un guion que apenas ofrece carburante para las risas, 'Descontroladas' no llega a levantar el vuelo como comedia.

Dirigida por Jonathan Levine, la película está escrita por Kattie Dipold, una guionista con experiencia en libretos al servicio de grandes actrices de comedia. Suyos son el de la muy reivindicable 'Espías', de Paul Feig, y el del 'reboot' en femenino de 'Cazafantasmas'. Aquí el argumento resulta más trillado. La protagonista, Emily, se encuentra de un día para otro sin novio, sin trabajo y con un paquete de vacaciones en el extranjero para dos no reembolsable. Así que decide invitar a su madre, una mujer que ve peligros en las situaciones más seguras, a que viaje con ella a Ecuador. Allí, Emily flirtea con un atractivo tipo que en el fondo trabaja como cebo para una banda de secuestradores...

Así, la excusa argumental en 'Descontroladas', el viaje de diversión a Iberoamérica que acaba tornándose primero en una pesadilla y después en un itinerario aventurero, propicia que Hollywood vuelva a desplegar su muestrario de estereotipos respecto a otras culturas. Los habitantes de Ecuador y Colombia solo se contemplan como criminales violentos (el jefe de la banda de secuestradores está encarnado por un español, Óscar Jaenada, en el mismo tipo de papel que antes han interpretado otros actores como Luis Tosar o Jordi Mollà) o como aldeanos de buen corazón en pueblos remotos a los que no ha llegado el siglo XXI. Ni tan siquiera el XX.

Los habitantes de Ecuador y Colombia solo se contemplan como criminales violentos o como aldeanos de buen corazónEste contexto lleno de tópicos solo se justifica cuando el objetivo último consiste en parodiar o poner en evidencia la actitud de los personajes estadounidenses respecto al entorno en el que se mueven, pero no es el caso. Una vez más, el país extranjero es la excusa para situar a las protagonistas lejos de su espacio de seguridad y embarcarlas en toda una serie de tribulaciones supuestamente divertidas que acaban conduciéndolas a una crisis vital de la que su relación madre-hija saldrá, por supuesto, reforzada.

Hawn y Schumer, en un fotograma de la película. (20th Century Fox)
Hawn y Schumer, en un fotograma de la película. (20th Century Fox)

Como toda comedia que se precie, 'Descontroladas' cuenta con un plantel de secundarios que levantan la función en algunos momentos. El infalible Ike Barinholtz cumple como el hermano/hijo agorafóbico que debe salvar a su familia; Bashir Salahuddin ofrece el mejor gag recurrente del filme como el funcionarial agente del Departamento de Estado; mientras que la dupla formada por Wanda Sykes y Joan Cusak muestra un potencial desaprovechado que se queda en simple extravagancia. Mientras que las estrellas de la función, Amy Schumer y Goldie Hawn, no consiguen brillar con la fuerza que merecen.

Las estrellas de la función, Amy Schumer y Goldie Hawn, no consiguen brillar con la fuerza que merecenAmy Schumer es de lo mejor y más necesario que le ha pasado a la comedia estadounidense en los últimos tiempos. Hasta hace pocos años, hablar de comedia con y para mujeres en el cine significaba remitirse a la comedia romántica, es decir, a películas conservadoras en lo que a humor, concepto de la feminidad y relaciones personales se refiere. Y citar nombres como los de Julia Roberts o Sandra Bullock.

Schumer y Hawn, en otra escena de la película. (20th Century Fox)
Schumer y Hawn, en otra escena de la película. (20th Century Fox)

Buena parte de las excepciones a esta regla provenían del humor televisivo, de programas como 'Saturday Night Live', que desde los setenta funciona como el principal vivero de cómicos del cine estadounidense. De allí han salido figuras tan reverenciables como Tina Fey o Kristen Wiig. Pero la aparición de Amy Schumer y su popular programa de 'sketches' en Comedy Central supuso la ruptura de una serie de limitaciones que muchas actrices se autoimponían a la hora de invitar a la risa. Schumer se ha hecho famosa ejerciendo una comedia transgresora que parecía cosa solo de hombres. Cuenta sin miedo chistes de humor grueso, quiebra tabúes respecto a la sexualidad femenina y, como Lena Dunham, mantiene y exhibe una relación desacomplejada con su cuerpo.

Schumer se ha hecho famosa ejerciendo una comedia transgresora que parecía cosa solo de hombres

Pero la reina del humor televisivo pincha en sus incursiones en el cine. Su primer vehículo en pantalla grande, 'Y de repente tú' (2015), fue de la mano de Judd Apatow, un productor que siempre ha apoyado la comedia en femenino. La película abría las puertas, en su arranque, a la posibilidad de subvertir los códigos de la comedia romántica. Pero acababa derivando en un insultante ejercicio de domesticación de la Schumer más salvaje.

En 'Descontroladas' no se repite este error. Desde el primer 'sketch' disfrutamos de la Schumer que conocemos, la que suelta tacos, se ríe de su falta de encaje en la idea de feminidad más convencional y, cómo no, protagoniza como mínimo un gag en torno a su vagina. Entonces, ¿cuál es el problema? ¿El humor de Amy funciona solo en pequeñas dosis, en 'sketches' pensados para una comicidad de corto recorrido? En el panorama anglosajón, se vive un 'boom' de la comedia televisiva creada por mujeres como nunca antes se había visto.

Cartel de 'Descontroladas'.
Cartel de 'Descontroladas'.

Sin embargo, esta edad de oro del humor femenino no tiene traslación apenas al mundo del cine. Ya sea por el talante más conservador de las productoras de Hollywood, que no permiten expresarse en todo su potencial a cómicas como Schumer, ya sea porque no se acaba de encontrar la fórmula cinematográfica que mantenga la frescura del humor televisivo, el cine no consigue situarse a la altura de la televisión en lo que a comedia en femenino se refiere. Y 'Descontroladas' es un buen ejemplo de ello.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios