melissa mccarthy estrena el viernes 'espías'

La reina de la comedia vale su peso en oro

Melissa McCarthy ha roto todos los estereotipos que había respecto a las estrellas de Hollywood y se ha convertido en la nueva reina de la comedia norteamericana

Foto: Melissa McCarthy en 'Por la cara' uno de sus éxitos
Melissa McCarthy en 'Por la cara' uno de sus éxitos

Que en Hollywood hay todavía mucha diferencia entre hombres y mujeres es evidente. Lo dicen todos los informes que analizan la industria y descubren que casi no hay directoras, que las mujeres protagonizan muy pocas películas y que si tienen más de 40 años ya pueden ir despidiéndose del negocio. Esa separación de género se palpa haciendo un simple juego. Si uno dice 'Rey de la comedia' uno pensará (dependiendo de sus gustos) en Jim Carrey, Will Ferrell, Adam Sandler, Louis C.K. o Steve Carell.

Ahora pensemos en femenino, si en algún sitio mencionan la etiqueta 'Reina de la comedia', seguramente iría acompañada de la postilla 'Romántica', porque desde hace décadas Hollywood nos ha vendido que las mujeres graciosas y divertidas sólo pueden ser jóvenes y guapas en medio de un género que ha hecho poco por la figura de la mujer en el cine.

Julia Roberts, Jennifer Aniston, Katherine Heigl, Sandra Bullock… todas ellas han sido bautizadas como 'Nuevas reinas de la comedia romántica', pero ¿es que no hay ninguna mujer que pueda ser la 'Reina de la comedia', a secas? Ahora sí. Desde hace unos años una mujer ha ocupado un trono que estaba vacío. No es guapa, y su cuerpo no responde a los canones que marca Hollywood, pero tiene más carisma y gracia que todas las anteriores. Por si fuera poco los espectadores aman sus películas, que revientan la taquilla una tras una. Se trata de Melissa McCarthy, la actriz que ha conseguido que la comedia para adultos no sea sólo terreno de hombres.

McCarthy se ha encargado de dar un toque gamberrro y hasta chusco a la comedia protagonizada por mujeres. Hacía falta. Ya estaba bien de remilgadas que sólo querían encontrar un amor que las salvara de su triste vida. La nueva reina de la comedia dice tacos, burradas, bromas sexuales y no se avergüenza de su físico. De hecho todas sus comedias hacen referencias y chistes sobre su sobrepeso. Y ella lo ha convertido en un arma con la que reivindica un feminismo alejado de las etiquetas hollywoodienses.

El viernes llega a España su nueva comedia, Espías, dirigida por el realizador que ha revitalizado el género: Paul Feigg. El mismo que se encargó de la hilarante La boda de mi mejor amiga. Feigg vuelve con una comedia, pero como en su anterior filme (Cuerpos especiales), mezclado con muchas dosis de acción.

En esta ocasión Melissa McCarthy es una agente de la CIA que no corresponde al prototipo de espía de campo. Ella se encarga de la logística de las misiones desde su escritorio, hasta que (por cuestiones del azar) tiene que encargarse de una peligrosa misión.

Melissa McCarthy se ha encargado de dar un toque gamberrro a la comedia protagonizada por mujeres. Ya estaba bien de remilgadas que sólo querían encontrar un amor que las salvara de su triste vida

Comedia sin amor, y con mucha acción. Una mezcla a la que la actriz tiene pillado el punto y que ya ha reventado la taquilla norteamericana. La película se colocó en su primera semana como número uno recaudando más de 30 millones, a pesar de su calificación por edades, que hace que no puedan verla los menores sin acompañamiento de un adulto, y a pesar de la llegada de la todopoderosa Jurassic World ha aguantado en el segundo puesto y ya suma 62 millones de dólares y rumbo a superar la barrera de los 100, lo cual para este tipo de 'comedias R'. y más protagonizadas por mujeres, es sinónimo de taquillazo. Además el filme ya ha conseguido otros 56 millones en otros países, por lo que las cuentas salen pronto para un proyecto de 65 millones de dólares.

Melissa McCarthy en 'Espías'
Melissa McCarthy en 'Espías'

Es el presupuesto más holgado que ha tenido el director, pero los resultados en todos sus filmes (y todos con McCarthy como una de las protagonistas) han sido muy rentables. La boda de mi mejor amiga se convirtió en un fenómeno de masas y llegó a los 169 millones de dólares en EEUU y a los 288 en todo el mundo. Pero es que además la crítica se rindió a sus pies consiguiendo estar nominada al Globo de Oro a la Mejor comedia y dos candidaturas a los Oscar, Mejor guion original y Mejor actriz secundaria para, cómo no, Melissa McCarthy.

La nueva reina de la comedia entraba por la puerta grande. Su película había demostrado que existía otro tipo de humor para las mujeres y que estaban deseando que llegara. El fenómeno McCarthy funciona hasta en los filmes que la crítica destroza. Es el caso de Tammy, que el año pasado se estrenó por estas fechas y se hizo con 85 millones de dólares en Norteamérica. Costó sólo 20, y para McCarthy significó otro paso más en su carrera, ya que ella mismo escribió el guion junto a su pareja, Ben Falcone, que también se encargó de dirigir el proyecto.

Los últimos años han sido suyos, y el futuro también, dará vida a Campanilla (sí, el hada de Peter Pan) en una peculiar versión del cuento y se enfundará el mono verde en la esperada versión femenina de Los cazafantasmas a cargo de su director fetiche Paul Feigg. Escuchimizadas apartaos, el Macartismo ha vuelto a Hollywood, pero esta vez con un significado completamente diferente.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios