estrenos de cine

'Cars 3': Pixar firma una vez más otra (deslumbrante) mala película

Si antes el sello Pixar era garantía de calidad, en los últimos años la productora se ha volcado en las secuelas, más preocupada por el 'merchandising' que por una buena historia

Foto: Fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)
Fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)

Hubo un tiempo, al principio, en el que cada artículo que se escribía sobre Pixar incluía elogiosas alusiones a la aparente incapacidad de los estudios para hacer una película que no fuera excelente. Después, precisamente a partir del estreno de 'Cars' (2006), nos acostumbramos a aceptar que la compañía de John Lasseter de vez en cuando también se equivocaba, pero que en todo caso esos tropiezos eran una excepción. Pero ese tipo de matizaciones han dejado ya de tener sentido.

En otra época, dicho de otro modo, el estreno de 'Cars 3' habría causado el desconcierto. Después de todo, 'Cars 2' es posiblemente la peor película hasta la fecha de Pixar. Pero ya no. Desde que fueron adquiridos por Disney en 2006, los estudios han mostrado mucho un interés primordial en las secuelas, mucho más fáciles de hacer y de comercializar que las historias originales.

Fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)
Fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)

De hecho, el nuevo modelo de negocio de la compañía parece dictar que no van a producir una obra original y mayúscula sin antes estrenar un par de secuelas de segunda fila. A 'Cars 2' y 'Monster’s University' les sucedió 'Del revés'; después de 'Buscando a Dory' y 'Cars 3' vendrá 'Coco' envuelta en expectativas. Inmediatamente después de eso, al parecer llegarán 'Los increíbles 2' y 'Toy Story 4'. Luego, ya se verá.

Parece que no van a producir una obra original y mayúscula sin antes estrenar un par de secuelas de segunda filaLa buena noticia es que 'Cars 3' es mejor que 'Cars 2'; la mala es que aun así no es muy buena. Cierto que hará aullar de placer a los amantes de las competiciones de velocidad entre automóviles animados —que alguno habrá—, puesto que incluye un sinfín de carreras, en estadios y pistas de tierra y simuladores y hasta a través del bosque. A nivel visual, asimismo, la película resulta deslumbrante, y es imposible estar en desacuerdo con su defensa de la importancia de la perseverancia y el valor del trabajo en equipo. Pero carece por completo del calado emocional y la finura narrativa que en el pasado, decíamos, caracterizaba cada nuevo estreno de Pixar.

Otro fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)
Otro fotograma de 'Cars 3'. (Disney/Pixar)

Su argumento es predecible de principio a fin: cuenta la increíblemente trillada historia —de hecho, 'Cars' (2006) ya se basaba en ella— de un campeón en horas bajas que planifica su regreso a la gloria. Y en concreto toma elementos narrativos prestados de varias de las entregas de la saga de Rocky Balboa: el perro viejo que debe adaptarse a los nuevos tiempos y pelear por recuperar la supremacía en una competición que parece haberse olvidado de él, y que en última instancia debe aprender a echarse a un lado con la cabeza alta.

Es inevitable fijarse en la falta de humor y hondura emocional y diálogos que no sean meramente expositivosDe entrada, es cuando menos cuestionable hacer una película infantil que habla del paso del tiempo y la crisis de la mediana edad, pero por otra parte es cierto que pese a ello los niños acabarán viendo 'Cars 3' unas tres mil quinientas veces por cabeza, y que se hincharán a comprar juguetes y mochilas y objetos decorativos basados en Rayo McQueen. Para el resto, en todo caso, es inevitable fijarse en la falta de humor y hondura emocional y diálogos que no sean meramente expositivos que acusa la película, y lamentar que una historia que pone tanto énfasis en la velocidad avance de forma tan lenta y arrítmica. Al final, resulta mucho más divertido recordar los gigantescos problemas de lógica del universo Cars —¿qué pinta un autobús escolar en un universo en el que no hay seres humanos?— que ver la película.

Cartel de 'Cars 3'.
Cartel de 'Cars 3'.

En Pixar han prometido que en un futuro cercano volverán a centrarse en ideas originales. Y quizá resulte ser cierto. Pero al pensar en lo que hizo grande a Pixar uno se acuerda de 'Up', que en sus cinco primeros minutos mostraba más capacidad para conmovernos que muchas ganadoras del Oscar durante todo su metraje; o de la soledad del protagonista de 'Wall-E', abandonado en la Tierra para limpiar la basura de los humanos. Ninguno de esos títulos tiene previsto generar una secuela, y ninguno de ellos tiene su propia atracción en un parque temático. ¿Alguien cree que Pixar volverá a molestarse en hacer ese tipo de películas?

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios