Críticas de cine: No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, del humor y otras catástrofes. Noticias de Cine
ESTRENOS DE CINE

'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas', del humor y otras catástrofes

La nueva comedia de Maria Ripoll adapta la novela de Laura Norton en un intento de parir la versión castiza de la exitosa Bridget Jones

Foto: Fotograma de 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas'
Fotograma de 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas'

La mujer y las catástrofes forman un tándem explotado hasta la saciedad en la comedia cinematográfica. La 'screwball' norteamericana de los años treinta popularizó, a través de películas como 'La fiera de mi niña', al personaje femenino que arrastra a su compañero por toda una serie de hilarantes desventuras destinadas a poner patas arriba la estabilidad del hombre en cuestión, que así acaba descubriendo los placeres de una vida abierta a lo imprevisible. Hace poco más de una década, el crítico estadounidense Nathan Rabin popularizó el término 'manic pixie dream girl' para referirse a estos personajes femeninos excéntricos y aventureros cuyo principal objetivo es alterar para bien la tranquilidad existencial del protagonista masculino. La otra cara de la moneda de la mujer como agente generador de catástrofes ajenas es la protagonista que acumula calamidades propias.

Desde Bridget Jones hasta la Greta Gerwig de films como 'Frances Ha' o 'Mistress America', la chica que afronta múltiples reveses de la vida, sea para sortearlos y desembocar en un final feliz (típico de la comedia romántica), sea para provocar una catarsis de autosuperación liberadora (la opción de la comedia 'indie') se ha convertido en un nuevo tópico de la comedia contemporánea.

'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas', del humor y otras catástrofes

Sara (Verónica Echegui), la protagonista de 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas', responde a este cliché de la protagonista femenina que atrae los problemas como la miel a las moscas. La muchacha intenta sacar adelante su pequeño negocio de venta y confección de complementos con plumas de ave que heredó de su abuela mientras su novio se traslada a París por cuestiones laborales. Encima, su padre se muda a vivir con ella cuando se madre se lía con otro hombre. Y a él se suma la hermana con ganas de emanciparse junto a su prometido, que resulta ser el amor platónico de la Sara adolescente ahora convertido en cantante pop de éxito. En plena encrucijada caótica a Sara se le presenta el primer reto profesional en forma de encargo para un desfile de moda. Justo cuando su novio decide regresar acompañado de un amigo... Sobrepasada por las circunstancias, Sara deberá tomar algunas decisiones cruciales para su vida.

Maria Ripoll vuelve en este su séptimo largometraje a adaptar las convenciones y la estética de la comedia anglosajona a la idiosincrasia española

Maria Ripoll vuelve en este su séptimo largometraje a adaptar las convenciones y la estética de la comedia anglosajona a la idiosincrasia española. Una opción a priori comprensible que puede dar excelentes resultados, como bien demuestra la filmografía de Javier Ruiz Caldera, el autor de 'Promoción fantasma' y 'Tres bodas de más'. Ripoll ya la practicó en títulos anteriores como 'Tu vida en 65'', en que se apropiaba de cierto espíritu del cine indie norteamericano, o 'Ahora o nunca', típica comedia de boda con los protagonistas de la saga 'Ocho apellidos'.

Para quienes no hemos leído la novela original, 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas' recuerda al universo blandito de Bridget Jones. Como la británica, Sara desmenuza en voz alta sus dudas, inseguridades y pensamientos ante su propia vida, que transcurre sin que ella sea capaz de controlarla. También como Bridget, la joven se debate entre dos amores, el novio estable y el atractivo amor platónico.

Tiene mérito que en un film con incontables vueltas de tuerca, el único chiste realmente divertido por lo que tiene de veraz verse sobre la dificultad para cagar cuando estás de viaje

La protagonista responde igualmente al tópico del patito feo, de chica mona escondida bajo una apariencia poco llamativa que contrasta con la guapura oficial de su hermana modelo. Su entorno es un barrio de Malasaña contemplado desde una óptica cuqui. Mientras se le acumulan quebraderos de cabeza, a la protagonista también se le abren pequeños paréntesis de transgresión como esa fiesta improvisada en su propio piso en la que su padre se fuma un porro o una escapada clandestina al zoo para recolectar plumas para su negocio. La película pone en evidencia sus propios límites cómicos al proponerse fugas humorísticas tan inanes como convencionales.

Cartel de 'No culpes al karma...'
Cartel de 'No culpes al karma...'

Mientras en cierta comedia centrada en la crisis masculina el conflicto proviene del pavor del protagonista ante la obligación de adaptarse a las convenciones de una vida estable, en el equivalente femenino el problema surge justo por lo contrario, por el miedo de la mujer a no lograr lo que la sociedad espera de ella, básicamente tener pareja y casarse. Por ello, la comedia romántica arrastra desde la década de los ochenta cierto regusto reaccionario en tanto equipara, en la perspectiva femenina, final feliz a emparejamiento o matrimonio. En 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas' este efecto se ve acrecentado por la adolescentización del tramo final, en que el culmen de la felicidad responde al imaginario romántico y rancio de una fan quinceañera. Y ya tiene mérito que en un film con incontables vueltas de tuerca al tema de la familia, el trabajo y la pareja, el único chiste realmente divertido por lo que tiene de veraz verse sobre la dificultad para cagar cuando estás de viaje.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios