el ganador de 7 Oscar explica su retiro

Rick Baker, estilista de los Gremlins, planta a Hollywood

El creador de miniaturas y efectos de maquillaje en películas como 'Un hombre lobo americano en Londres', 'King Kong' o 'Men in Black' ha anunciado que deja la industria

Foto: Rick Baker recibe su estrella de la fama rodeado de alguna de sus criaturas (EFE)
Rick Baker recibe su estrella de la fama rodeado de alguna de sus criaturas (EFE)

¿Qué tienen en común 'La guerra de las galaxias', 'Un hombre lobo americano en Londres', 'Videodrome', 'El grinch' y el 'Thriller' de Michael Jackson? A simple vista nada, pero el responsable de todas sus criaturas, miniaturas y efectos es Rick Baker, una leyenda ganador de siete Oscar que revolucionó la industria con sus creaciones, convirtiendo el maquillaje de cine en un arte y que este año anunció su retiro después de 40 años de trabajo.

Baker ha recogido esta semana en Sitges el premio Máquina del tiempo por toda su carrera y ha explicado a El Confidencial los motivos de su adiós, provocado por los cambios en la industria de Hollywood, que apuesta por lo digital y los efectos especiales en vez de por la artesanía. “Primero tengo ya 65 años, que es la edad clásica para jubilarse, pero la principal razón es que la industria ha cambiado. Yo tengo un estudio muy grande que lleva años vacío y costándome mucho dinero. La forma en la que se hacen las películas ha cambiado. Ahora todo es CGI, o si no contratan a alguien de la escuela de maquillaje que no les cuesta dinero, yo no puedo competir contra eso. Nadie va a contratar a mi equipo teniendo esas otras opciones”, explica.

Rick Baker puliendo una de sus criaturas
Rick Baker puliendo una de sus criaturas

El creador de los Gremlins ha preferido irse antes de ver a su empresa en quiebra y su trabajo sometido a unos estándares de calidad que no comparte, aunque confiesa que volvería encantado si algún realizadir le ofreciera el tiempo y el dinero necesario para realizar bien su trabajo. “El problema es que no me lo darán. Mi trabajo es muy importante para mí, y su calidad también. No quiero terminar mi carrera siendo forzado a hacer cosas que no quiero hacer”, cuenta Baker mientras explica que actualmente son los productores los que toman las decisiones en las películas, y no los directores que se limitan a decir “acción y corten”.

Mamá, quiero ser maquillador

A pesar de ser el máximo representante de una forma de hacer cine que ya no se estila, Rick Baker no es un talibán de los efectos caseros y artesanales, sino que piensa que en la convivencia de ambos estilos está el futuro del cine. “Ahora parece que todo tiene que ser efectos especiales o efectos clásicos, ¿por qué no puede haber una forma de trabajar juntos? No me gusta cuando hacen algo que yo podría haber hecho más real y mejor, pero me encanta cuando hacen algo que yo no puedo hacer”, añade.

Ahora todo es CGI, o si no contratan a alguien de la escuela de maquillaje que no les cuesta dinero, yo no puedo competir contra esoEn ese sentido Baker se muestra emocionado con que haya directores como J.J. Abrams que están apostando por esa mezcla, y que hasta declaró que la nueva entrega de 'Star Wars' apostaría de nuevo por los monstruos artesanos, alejándose de la segunda trilogía, que fue muy criticada por su abuso de trucos y personajes digitales. El maestro cree que Abrams “está tomando las decisiones adecuadas” y que las nuevas entregas “pueden ser geniales”.

Es fácil imaginar a un niño que se acerca a sus padres y les dice que quiere dirigir películas, pero ¿en qué momento alguien decide dedicarse al maquillaje de cine? Para Rick Baker ese momento fue a los 10 años, tras un tiempo en el que quería ser médico para parecerse al Doctor Frankenstein se plantó delante de su madre y le dijo: “Quiero ser creador de monstruos”. “Ella me dijo que eso no era un trabajo, pero yo le demostré que sí que lo era. Ella finalmente me dijo que hiciera lo que quisiera y que si trabajaba muy duro podría lograrlo”, recuerda emocionado Baker.

Rick Baker recibe su Oscar por 'El hombre lobo' (EFE)
Rick Baker recibe su Oscar por 'El hombre lobo' (EFE)

El apoyo de su familia en una profesión difícil fue fundamental para que lograra convertirse en el genio que Hollywood necesitaba: “Yo no nací en el mundo del cine y no sabía nada al respecto. Crecí en una familia de clase media, pero mis padres me apoyaron desde el primer momento en mi decisión”.

Ahora parece que todo tiene que ser efectos especiales o efectos clásicos, ¿por qué no puede haber una forma de trabajar juntos?A pesar de sus éxitos Rick Baker confiesa que hubo muchos personajes que no pudo crear o que no funcionaron y que finalmente no se vieron en pantalla, igual que se muestra crítico con la criatura que le dio la fama, el hombre lobo en la película de John Landis de 1981. “Sé que 'Un hombre lobo americano en Londres' me puso en el mapa y estoy muy orgulloso de ella para el tiempo y el dinero que teníamos, pero ojalá pudiera hacerlo de nuevo con las habilidades que tengo ahora”, opina mientras se moja por la que considera su mejor creación, el Harry de 'Harry y los Henderson'. No es precisamente uno de sus filmes más populares en España, pero cree que actualmente sigue siendo un gran trabajo, tanto en diseño como en los movimientos faciales que él mismo controló.

Ahora Harry sería un actor lleno de bolitas blancas en su cara para captar sus gestos y crear un rostro desde un ordenador en postproducción. Adiós a las máscaras, a los monstruos y a las criaturas más emblemáticas de la historia del cine. Adiós a Rick Baker, de momento.

Cine

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios