El activista climático al que odian los activistas: "El alarmismo es una religión antihumana"
  1. Cultura
Un mundo en llamas

El activista climático al que odian los activistas: "El alarmismo es una religión antihumana"

Michael Shellenberger publica el libro 'No hay apocalipsis' contra los mensajes alarmistas de personajes como Greta Thunberg, periodistas y grupos como Extinction Rebellion

placeholder Foto: Michael Shellenberger durante la Cumbre Climática de Bonn de 2017. (EFE)
Michael Shellenberger durante la Cumbre Climática de Bonn de 2017. (EFE)

El activista estadounidense Michael Shellenberger es cualquier cosa menos un negacionista del cambio climático. De hecho, lleva luchando por un planeta verde desde su adolescencia. De su militancia hizo su trabajo e incluso colaboró con la administración de Barack Obama abogando por las energías renovables y por la reducción de las emisiones. Pero tras lecturas científicas más detalladas comenzó a creer en los beneficios de la energía nuclear y a apartarse de las consideradas energías limpias —por no serlo tanto—. Fue así como fundó la organización Environmental Progress, que defiende que no se cierren las plantas nucleares y que se abran en lugares en desarrollo como un factor de beneficio tanto para el medio ambiente como para el crecimiento económico de estos países.

Ha participado en numerosas cumbres contra el cambio climático, pero en 2019 el aumento de los mensajes alarmistas —tanto de Greta Thunberg como de periodistas como David Wallace-Wells— le hicieron reflexionar sobre las consecuencias de estos mensajes que considera irreales y que, sobre todo, defienden causas unipersonales y no ayudan en nada a la salud del planeta. Todo ello lo explica en el libro 'No hay apocalipsis' (Deusto) y en esta entrevista.

PREGUNTA. ¿Es usted un converso?

RESPUESTA. Mi misión en la vida es la misma que cuando yo era adolescente. Lo que ha cambiado desde los días en los que promocionaba las energías renovables para la Administración Obama abogando contra la energía nuclear es una comprensión de la ciencia y la tecnología. Las investigaciones que hice me hicieron ver lo mucho en lo que yo estaba equivocado. Ahora entiendo que la energía nuclear es la manera más segura de crear energía y la única manera de descarbonizar nuestras economías modernas.

placeholder

P. En el libro habla del negacionismo y el apocalipsis como los dos extremos desde los que se trata el cambio climático. Uno más relacionado con la derecha y el otro con la izquierda reaccionaria. ¿Cómo hemos llegado a estas dos posiciones?

R. El apocalipsis juega un papel central en muchas religiones y el medio ambiente no es una excepción. Creer en un apocalipsis ambiental proporciona un propósito y un significado. El propósito de un ambientalista es salvar al planeta del cambio climático o de alguna otra catástrofe y los activistas climáticos lo que hacen es seguir un camino con el objetivo de salvar al mundo mismo. Su búsqueda proporciona una forma de elevación espiritual al enfatizar la conexión con la naturaleza y al verse a sí mismos como héroes que crean el bien en el mundo. Con suerte, revisarán su religión para excluir el apocalipsis o encontrar una nueva. Los evangelios de la izquierda en esta religión se basan en afirmaciones aterradoras e infundadas hechas en los medios de comunicación, informes de políticas mal construidos del IPCC y el alarmismo de un pequeño número de científicos. La derecha ya no es negacionista, en su mayoría. He testificado ante el Congreso seis veces en poco más de un año y ni un solo republicano ha negado que el planeta se está calentando.

P. El libro, no obstante, pone el foco en el alarmismo climático. En los últimos años ha habido voces como Greta Thunberg, grupos como Extinction Rebellion, pero también periodistas como David Wallace-Wells diciéndonos: vamos a morir todos mañana. ¿Por qué han surgido estos discursos y a quién benefician?

R. Estas predicciones se basan en conocimientos inexactos de la ciencia. Ningún escenario del IPCC predice que "miles de millones morirán" como afirma Extinction Rebellion. Varios científicos han comentado algo similar, pero la ciencia que describe con precisión el cambio climático no predice con tanta precisión cómo responderemos, nos adaptaremos y cómo nos afectará. Las afirmaciones apocalípticas descartan la inspiradora y masiva prosperidad y resiliencia que el desarrollo económico trae a las naciones. Y el periodismo alarmista es parte de este problema. Los científicos presentan una amplia variedad de escenarios climáticos, desde los peores casos hasta los más optimistas. Muchos de los escenarios en los polos tienen una probabilidad minúscula de que ocurran, pero los medios a menudo toman estos peores escenarios y los reportan como probables en lugar de altamente improbables. Este periodismo alarmista es la base de las creencias de muchos activistas, lo cual es lamentable.

Foto: Manifestación ecologista. (EFE)

Las afirmaciones exageradas sobre el cambio climático benefician a los periodistas que buscan lectores, a los activistas que buscan la salvación y a las empresas de energía renovable que desean ganancias. No beneficia a la gente normal. El alarmismo ayuda a los periodistas: prestar atención a las noticias es más valioso para la gente normal en situaciones de emergencia que en los buenos tiempos. Los activistas se benefician porque sienten que están salvando al mundo a través de sus profecías de olvido inminente. Las empresas de energía renovable pueden ganar miles de millones de las inversiones masivas en energías renovables que exigen activistas y periodistas. El alarmismo climático está provocando depresión entre los niños del Reino Unido, porque creen que van a morir en cinco o 10 años debido al cambio climático. Vergüenza y pánico, el enfoque de Greta Thunberg sobre el cambio climático desmoraliza.

"Las afirmaciones exageradas sobre el cambio climático benefician a los periodistas, a los activistas y a las empresas de energía renovables"

P. También el IPCC con sus resúmenes ha exagerado datos que, según usted, ha tenido que modificar posteriormente. Y a estas exageraciones se han sumado a los medios. ¿Quiénes son los últimos responsables de la existencia de Greta Thunberg?

R. Greta Thunberg y su movimiento utilizan los informes del IPCC que son menos precisos y más alarmistas como base fáctica de su activismo, junto con noticias alarmantes y creencias de un pequeño número de científicos. Hacer mejores informes del IPCC y un periodismo que proporcione un contexto adecuado para el cambio climático socavaría significativamente el movimiento de Thunberg y, con suerte, también cambiarían algunas mentes. Se utilizan intencionalmente predicciones y escenarios horribles para traumatizar a los niños con la esperanza de que se adopte una política de cumplimiento. Empatía por Greta. No descarte su importancia. Las historias se utilizan para generar un impacto emocional más que una probabilidad científica.

P. Otro dato que da en el libro: los desastres naturales han disminuido en un 90% en el último siglo. Sin embargo, la sensación, según los titulares de los periódicos, es que estamos viviendo una plaga de incendios, tormentas, nevadas, inundaciones... ¿Por qué este sesgo?

R. Los desastres naturales han disminuido en un 90 por ciento porque, a medida que las sociedades se vuelven más ricas, se vuelven más resistentes y pueden protegerse a sí mismas. El cambio climático no va a revertir los avances que hemos logrado desde 1900. Es cierto que el cambio climático está empeorando las olas de calor y las precipitaciones más intensas, pero, como usted misma ha señalado, eso no es lo que afirma la mayoría de los periodistas. Los periodistas citan los resúmenes del IPCC que son menos precisos como la base ideológica de su periodismo.

También citan la creciente devastación causada por algunos incendios. Si bien los incendios están disminuyendo a nivel mundial, el cambio climático está haciendo que algunos incendios, como en mi estado natal de California, sean más intensos. Sin embargo, los periodistas no se dan cuenta de que los incendios graves se pueden prevenir mediante mejores técnicas de manejo forestal y menos desarrollo en áreas propensas a incendios. La cantidad de incendios tampoco se ve afectada por el cambio climático, sino por los factores que acabo de mencionar. Nuestras adaptaciones pueden anular los efectos del cambio climático en los incendios. Si bien creo que muchos periodistas que catastrofizan el cambio climático simplemente están mal informados, también obtienen lectores a partir de titulares e historias más pegadizas y urgentes.

"Los desastres naturales han disminuido en un 90% porque las sociedades se vuelven más ricas y así más resistentes y pueden protegerse"

P. Un tema en el que insiste constantemente en el libro es el del desarrollo económico de los países pobres como la lucha contra el cambio climático y no tanto en la reducción de emisiones o reducción de plástico, pero ¿cómo hacerlo? ¿Con más inversión de los países ricos? ¿Más inversión de las empresas?

R. Las naciones ricas y la comunidad internacional necesitan financiar proyectos que realmente incrementen la fortuna de las personas en los países más pobres. Los países no pueden enriquecerse sin fuentes de energía sólidas y fiables. El Banco Mundial debería apoyar el desarrollo de presas y combustibles fósiles, algo que no ha hecho desde la década de 1990. En algunos casos, deberíamos ayudar a las naciones en desarrollo a construir plantas nucleares, lo que permitiría a las naciones desarrollarse sin emisiones de carbono y contaminación del aire. Oponerse a energías fiables en las naciones pobres las mantiene pobres. Es una forma enfermiza de eco-colonialismo que debe abandonarse de inmediato.

placeholder Incendio en Miami
Incendio en Miami

P. Por otro lado, mientras leía también pensé: "Bueno, nuestras ciudades tienen boina de contaminación, se han detectado enfermedades respiratorias…". Es decir, lo de la contaminación no es mentira y no parece que sea malo que haya, por ejemplo, una reducción de automóviles. ¿Qué opina de estos movimientos en las ciudades a favor del uso de la bicicleta, el transporte público y el uso de vehículos compartidos?

R. Me encanta andar en bicicleta y caminar en las ciudades. Estas actividades reducen las emisiones y también son opciones más saludables que conducir solo a todas partes. Sin embargo, la mayoría de las emisiones de carbono no se pueden eliminar cambiando hábitos como los modos de transporte y usando menos calefacción y aire acondicionado. Lo que ha reducido la contaminación del aire de manera tan drástica no han sido cambios en el comportamiento, sino cambios en la tecnología.

P. ¿Esta lucha contra el cambio climático enfocada desde el alarmismo es un sentimiento de culpa judeocristiano de los países ricos?

R. Sí, hasta cierto punto. Los alarmistas climáticos se sienten culpables por la forma en que los países desarrollados obtuvieron su riqueza, lo que tuvo un impacto inmenso en el medio ambiente. Es por eso que se oponen a que los países en desarrollo se hagan ricos de la misma manera que lo hicieron ellos mismos. Si bien creo que las creencias en el apocalipsis ambiental son similares a las tradiciones judeocristianas (como el libro de Apocalipsis de la Biblia), hay un antihumanismo en esta religión secular que no existe en las religiones judeocristianas. Jesús predicó el amor por nuestros semejantes, lo que implica un amor por las cosas que mejoran la vida de todos nosotros. Algunos alarmistas climáticos ven el desarrollo humano, que ha traído a las naciones desarrolladas vidas más largas, más libertad y seguridad financiera, como un mal por sus efectos sobre la naturaleza. Colocan a la naturaleza, su dios, antes que a la humanidad.

"El Banco Mundial debería apoyar el desarrollo de presas y combustibles fósiles, algo que no ha hecho desde la década de 1990"

P. Estos libros sobre alarmismo y las posiciones de Thunberg fueron antes de la pandemia. Ahora no se escuchan tanto (casi nada). ¿Cree que la pandemia cambiará la postura política sobre el cambio climático de alarmante a un mayor humanismo?

R. Espero que los impactos ambientales del coronavirus hagan que los ambientalistas anticrecimiento como Thunberg reconsideren sus posiciones. Thunberg predicó ante la ONU: “Estamos en el comienzo de una extinción masiva y de lo único que se puede hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¡Cómo te atreves!". El coronavirus ha frenado el crecimiento económico más que en cualquier otro momento de la historia moderna. Menos personas están trabajando, viajando y participando en otras actividades económicas que aumentan las emisiones, sin embargo, las emisiones de dióxido de carbono han caído solo un 6,4 por ciento. No podemos resolver el cambio climático deteniendo la actividad económica. La única solución es utilizar el crecimiento económico para invertir en tecnologías como la energía nuclear que pueden descarbonizar rápidamente las redes eléctricas, preservar los hábitats y reducir la contaminación del aire.

placeholder Un oso polar joven se prepara para alimentarse con los restos de ballenas de Groenlandia. (EFE)
Un oso polar joven se prepara para alimentarse con los restos de ballenas de Groenlandia. (EFE)

P. Hacia el final del libro hace una defensa de la energía nuclear porque es más limpia y duradera, pero pienso en Hiroshima, Chernobyl y Fukushima y me asusto un poco.

R. Los temores a la energía nuclear, el desperdicio y los accidentes provienen todos de los temores de Hiroshima y la bomba. Pero las plantas de energía nuclear no son bombas y no pueden explotar como bombas. El peor accidente nuclear, Chernobyl, matará, como máximo, a 200 personas en un lapso de 80 años. Para poner esto en contexto, la Organización Mundial de la Salud estima que 4,3 millones de personas mueren al año por la contaminación del aire. Como tal, la energía nuclear ha salvado al menos 1,8 millones de vidas debido a la reducción de la contaminación del aire. Los últimos 60 años han demostrado que la energía nuclear es increíblemente resistente y segura. Incluso en los peores accidentes, los cuales son pocos, los daños son eclipsados ​​por el uso de combustibles fósiles. Un cambio de combustibles fósiles a la energía nuclear salvaría millones de vidas y detendría el cambio climático.

"La energía nuclear ha salvado al menos 1,8 millones de vidas debido a la reducción de la contaminación del aire"

P. ¿No cree en las energías limpias como la solar, eólica, etc.?

R. Piense en Francia y Alemania. Francia invirtió en energía nuclear y ahora tiene una de las eléctricas más baratas de Europa. El país emite 10 veces menos contaminación que Alemania. Mientras tanto, Alemania gastó miles de millones en energías renovables y está cerrando sus plantas nucleares. Han visto dispararse los precios de la electricidad y se han vuelto más dependientes del gas natural ruso. La energía eólica y solar son peores para el medio ambiente que la energía nuclear. Ambos requieren respaldo de gas natural, ya que no pueden proporcionar energía más de aproximadamente un tercio del tiempo. La energía eólica y solar pueden ocupar entre 250 y 400 veces más tierra por planta de energía que la nuclear, que es una tierra que no puede protegerse por la vida silvestre o la belleza natural. La energía eólica es una amenaza creciente para las aves y los murciélagos. Las turbinas eólicas matan aves en peligro de extinción y amenazan a las especies con la extinción.

Tanto la energía eólica como la solar utilizan mucho más material físico para construir sus plantas que la nuclear, lo que significa más minería. Tampoco son baratas. Alemania está aprendiendo por las malas. Para que la energía solar y eólica sean limpias y eficientes es necesario construir muchas más líneas de transmisión y la red necesita grandes cantidades de batería de respaldo. Ninguna nación ha construido suficientes baterías para que la energía solar y eólica sean tan confiables como otras fuentes de energía. Estas son algunas de las razones por las que me preocupa la red eléctrica de España. La energía nuclear está amenazada en España. La central nuclear de Santa María de Garoña cerró recientemente y fue reemplazada principalmente por combustibles fósiles, agregando el equivalente en carbono de casi un millón de automóviles en la carretera. Otras plantas corren el riesgo de cerrar. En lugar de invertir en energía nuclear, España ha gastado miles de millones en energías renovables, lo que ha generado algunos de los precios de la energía más altos de Europa. España promulgó una moratoria sobre la energía nuclear en 1983 que debe levantarse y prolongar la vida útil de las centrales nucleares que están en riesgo de cierre.

Greta Thunberg Combustibles fósiles Energía eólica Hiroshima Fukushima Solares Garoña
El redactor recomienda