SE DESCANTÓ POR UTILIZAR OTRA MÁS ANTIGUA

Por qué el Titanic no mandó señales SOS hasta que estaba prácticamente hundido

El Titanic es, posiblemente, uno de los hundimientos más conocidos de la historia, pero lo que no mucha gente sabe es que el mal uso de sus comunicaciones pudo ser determinante

Foto: El 'Titanic' en una de las reconstrucciones que se han hecho para televisión.
El 'Titanic' en una de las reconstrucciones que se han hecho para televisión.

Corría un 15 de abril de 1912 cuando la tragedia se cruzó en el camino del Titanic. El transatlántico que por aquella fecha tuvo el honor de ser el mayor barco del mundo nunca antes construido y considerado absolutamente insumergible, se hundía solo cuatro días después de salir del puerto de Southampton (Reino Unido), tras sufrir el impacto de un iceberg que fue definitivo para hacerle colapsar. Ahora, un equipo de expertos quiere recuperar su ya mítico aparato de radio, con el que la primera señal de socorro, curiosamente, no fue un SOS.

El Titanic contaba con el último grito en telecomunicaciones cuando partió desde Inglaterra, donde destacaban una imponente sala de radio y un telégrafo Marconi con los que mantener la comunicación con el resto de naves y, en el hipotético caso de que fuera necesario, poder mandar señales de alarma. Pero no era solo un sistema de comunicación para navegar, sino que muchos adinerados que estaban en el barco utilizaban estas comunicaciones para enviar mensajes personales a través de las ondas.

De hecho, no es algo que surgiera en pleno viaje, sino que lo más poderosos eran conscientes de que podrían utilizar este servicio, pues se les comunicó en el momento de comprar el billete. Para cubrir este servicio, Marconi contrato a Jack Philips y a Harold Bride con el objetivo de manejar estos sistemas, a sabiendas de que aquellos que viajaran en primera clase podrían utilizarlo durante las 24 horas del día para dar a conocer todo aquello que desearan. Lo que no sabían era que eso podía complicar la verdadera subsistencia del propio barco.

Tal y como explica 'National Geographic', tal cantidad de mensajes que eran pura publicidad provocó que algunos barcos desconectaran sus sistemas de comunicación para no tener que estar escuchándolas durante todo el día. E, incluso, dio lugar a que el propio Titanic silenciara a otros barcos que a su vez informaban de otras situaciones para no saturar sus líneas. Es lo que ocurrió con el SS Californian, que mandó un mensaje avisando de que estaba rodeado de hielo, lo que provocó una respuesta malhumorada de Philips: "Cállense, estoy ocupado". El SS Californian apagó su receptor tras escuchar la respuesta fuera de lugar del telégrafo del Titanic.

Lo que desde el Titanic no sabían es que, solo unas horas después, un iceberg ibaa a provocar un daño irreparable en el casco que terminaría por convertirse en el hundimiento del barco. Precisamente en la zona en la que el SS Californian avisaba de la presencia de hielo. Tras varias comunicaciones, decidieron enviar una señal de socorro. Pero los telegrafistas del Marconi del Titanic lanzaron un aviso llamado CQD, una señal de socorro que había quedado en desuso en 1906 y que significaba algo así como ‘vengan rápido, tenemos problemas’. Sin embargo, en esa época ya había nacido otro estándar que a día de hoy se sigue utilizando: el SOS.

Philips y Brice insistieron en mandar varias señales CQD avisando de que el barco se estaba hundiendo, algo que hizo que muchos de los operadores que recibieron la señal restaran importancia a la llamada. Sin embargo, en otros creó confusión, lo que provocó que en lugar de mandar el barco hacia su rescate preguntaran al Titanic para ver qué de cierto había en esa señal. ¿Cuál era el problema? Que desde el Titanic solo se podía enviar o recibir un mensaje al mismo tiempo, por lo que la línea estaba continuamente ocupada por esta situación.

Cuando vieron que el hundimiento era inminente, los operadores de radio comenzaron a mandar también señales SOS, con el objetivo de tratar de recibir ayuda lo antes posible. De hecho, Philips nunca llegó a ver si la ayuda acudió a su llamada: se terminaría hundiendo con el Titanic mientras seguía mandando señales de socorro durante sus últimos momentos. Ahora, un fallo judicial permitirá la recuperación del telégrafo del Titanic, un aparato Marconi desde el que la confusión de señales enviadas puedo ayudar a que aquella noche trágica del 15 de abril de 1912 se produjesen más de 1500 víctimas.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído