MÁS DE 11 MILLONES DE EJEMPLARES VENDIDOS

De servir comida rápida a reventar el mundo editorial: así es Anna Todd, autora de 'After'

Hasta 2013, Anna Todd era una esposa de soldado más residente en la base militar de Fort Hood (Texas). Ahora su saga romántica da el salto al cine

Foto: Anna Todd en una presentación en 2016. (Efe)
Anna Todd en una presentación en 2016. (Efe)

Hasta 2013, Anna Todd era una esposa de soldado más residente en la base militar de Fort Hood (Texas), adonde se había mudado desde Dayton (Ohio) tras casarse con un soldado llamado Jordan a los 18 años. Todd trabajaba en Waffle House, una cadena estadounidense de comida rápida especializada es gofres, mientras su marido pasaba largas temporadas desplazado en Irak. Hasta 2013. Tenía 24 años y pasaba las horas leyendo 'fan fictions' inspiradas en los miembros de One Direction —se separaron hace un par de años—, en especial en el cantante Harry Styles, que entonces acababa de cumplir 19. Todd decidió abrirse una cuenta en Wattpad, una web gratuita para escribir, leer y compartir artículos, relatos y poemas y empezó a subir capítulo tras capítulo de este drama romántico adolescente de chico-conoce-a-chica que muchos han relacionado con 'Cincuenta sombras de Grey'.

Portada de 'After'. (Planeta)
Portada de 'After'. (Planeta)

"Me encanta ‘Cincuenta sombras de Grey’ y me encanta lo que ha supuesto para las mujeres y para la literatura romántica, pero no creo que sea una comparación demasiado precisa más allá de que hay un romance y sexo. Me halaga, pero no la comparto. Yo creo que si hay que compararla con algo, es más certero hablar de ‘Crepúsculo’", defiende Todd ahora, a su paso por España, un día después de que la Casa del Libro de la Gran Vía madrileña estuviese a punto de venirse abajo ante una marabunta de seguidoras enfervorecidas que esperaban la firma de la autora de esta 'fan fiction'. Seis años después de la publicación 'online' y en abierto de las primeras entregas, 'After' —así se llama la saga nacida de su 'carta de amor' a Harry Styles— se ha convertido en un fenómeno editorial que ha vendido más de 11 millones de ejemplares, que ha recibido más de 400 millones de lecturas 'online' y que el 12 de abril llega al cine en forma de película.

"‘After’ lo es todo para mí", confiesa Todd, que no sabe qué habría sido de su vida si no hubiese comenzado a escribir esas primeras líneas. "Muchas veces hay momentos en los que, como ayer en la firma de libros, todo es una locura y me siento como dentro de un tornado. Pero no he tenido tampoco mucho tiempo para pararme a pensar en lo joven que me ha llegado este éxito".

Anna Todd firma ejemplares de sus obras en un puesto de la Feria del Libro en 2016. (Efe)
Anna Todd firma ejemplares de sus obras en un puesto de la Feria del Libro en 2016. (Efe)

Todd no es una escritora al uso. Su vestuario es bastante llamativo: botas blancas, a juego con la manicura, vestido azul eléctico y pestañas postizas infinitas. Habla con muletillas y responde a cualquier cosa sin mostrarse incómoda ni molestarse por las preguntas de los periodistas. 'After' es, efectivamente, 'Crepúsculo', pero sin vampiros ni hombres-lobo. Chica virginal-estudiosa-y-recatada (Tessa) conoce en su primer año de universidad a chico-malo-tatuado-e-intensito (Hardin, 'alter ego' de Harry Styles) y comienzan un tira y afloja sexual y sentimental en medio de la agitación hormonal propia del momento.

Chica virginal-estudiosa-y-recatada (Tessa) conoce en su primer año de universidad a chico-malo-tatuado-e-intensito (Hardin, 'alter ego' de Styles)

"En el libro ellos son conscientes de que están en una relación tóxica y lo dicen literalmente", reconoce Todd, pero no siente que sus personajes deban ser modelos de conducta para los lectores más jóvenes. Porque en 'After' se reproducen muchas conductas que hoy hacen saltar las alarmas en las relaciones amorosas entre los más jóvenes: conductad de celos y control, roles de masculinidad exacerbada y feminidad sumisa. "Si obligásemos a los escritores y a los cineastas a contar solamente historias bonitas de parejas perfectas, no tendríamos historias que contar. Creo que hay mucha gente que se puede sentir identificada con un tipo de relación de idas y venidas como ésta, que creo que es más complicada que para etiquetarla simplemente como ‘tóxica’ y creo que no es justo ni para los lectores, los espectadores o los creadores obligar a tener personajes perfectos", se defiende.

Un fotograma de 'After'. (Diamond Films)
Un fotograma de 'After'. (Diamond Films)

"Y a pesar de que es lo que más me critican, es de lo que más orgullosa me siento, porque sé que hay mucha gente que empatiza más con la gente que comete errores que con la gente que no ha hecho nunca nada mal", prosigue. "Creo que la vida real es muy complicada y que las historias también pueden ser complicadas. Cuando empecé a escribir lo hice para mí misma; no pensaba si sería un libro para adolescentes o para mujeres, simplemente una historia que yo consideraba que era digna de contar".

Ponerse el preservativo no es la cosa más sexy del mundo, pero es muy importante

Eso sí, para Todd es fundamental la promoción de un sexo seguro, algo que queda patente en la película. "En los libros, en ningún momento tienen sexo sin protección. Incluso antes de conocer el público objetivo de mi libro, no me sentía cómoda hablando de sexo sin protección. Y eso ha sido una elección consciente para el libro y el guión. Ponerse el preservativo no es la cosa más sexy del mundo, pero es muy importante. He leído mucha novela rosa e, incluso en las que los protagonistas son adolescentes de 17 años que tienen relaciones, no se suele hablar del preservativo o de anticonceptivos. Y creo que hablar de ello es importante no sólo para la gente joven, sino para la gente en general".

En los cines Capitol, desde primera hora de la mañana, un grupo de adolescentes hace cola para asegurarse las primeras filas en la première de esta noche, en la que la autora y los protagonistas, Josephine Langford y Hero Fiennes —de los Fiennes de toda la vida— pasearán por la alfombra roja y se darán un baño de multitudes entre los fans. La mayoría son chicas jóvenes, y alguna madre como cancerbera. Porque el fenómeno fan —fan obsesivo— está inevitablemente ligado a la pasión juvenil. ¿Y cómo se siente Todd, una vez sobrepasada la treintena, con el sambenito que conlleva haberse inspirado en una fantasía amorosa con el cantante de una 'boyband'?

La directora Jenny Cage y Anna Todd. (Diamond)
La directora Jenny Cage y Anna Todd. (Diamond)

"No me avergüenzo de haber empezado a escribir por Harry Styles", asegura. "Él es el muso que me inspiró la historia, pero creo que cada vez más los libros tienen una vida propia que se ha distanciado del personaje de Harry Styles. Al contrario, me encantan las fanfictions de One Direction. Aunque no los conozco personalmente, creo que han hecho mucho por muchas chicas a las que leo en internet. Ellos son… no diría ‘modelos de conducta’, necesariamente, pero me he dado cuenta de que, si voy a ser fan de algo o voy a seguir una tendencia, ésta es una buena. [Styles] tiene muy buena reputación y una carrera increíble, pero no me considero la fan loca que la gente piensa que soy y ya no voy a conciertos de One Direction. Si no me hubiese inspirado, quizás nunca hubiese escrito nada".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios